Buscar
Usuario

Vida

¿Qué edad tiene mi perro en años humanos? Hallan una nueva fórmula mejor que multiplicar por siete

¿Sueles calcular la edad de tu perro multiplicando por siete? Un estudio desvela un truco mucho más eficaz a la hora de comparar con la edad canina.

¿Qué edad tiene mi perro en años humanos? Hallan una nueva fórmula mejor que multiplicar por siete

Nuestras mascotas son un miembro impresicindible en nuestras familias, por lo que puede surgir sin duda la necesidad de conocer qué edad tendrían si, en realidad, fueran personas.

El método más conocido -y simple- es multiplicar por siete su edad biológica. Es decir, que si nuestro perro ya tiene cuatro años de edad, en humano el resultado sería de 28. Pero no todo es sencillo.

Un equipo de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos) ha desvelado un método mucho más eficaz para calcular la edad de nuestras mascotas. Una fórmula que compara con mayor precisión las edades de perros y humanos en función de los cambios en el ADN que todos los seres vivos experimentamos a lo largo del tiempo.

El resultado del estudio llega en forma de gráfico que permite comparar la edad de nuestros perros con los humanos. ¿Por qué el método de multiplicar por siete no es válido? Los expertos señalan que la evolución de los perros es distina a los humanos. Es decir, que en sus primeros años de vida crecen a un ritmo mucho mayor que nosotros, pero que a medida que pasa el tiempo (alrededor de los siete años), ese ritmo de envejecimiento se ralentiza.

Gráfico compartido junto al estudio que nos permite comparar la edad real de los perros si fueran humanos "Gráfico compartido junto al estudio que nos permite comparar la edad real de los perros si fueran humanos"

Con todo, un perro de un año se correspondería con un humano que ronda la treintena, uno de cuatro con una persona de 52 años, mientras que ese ritmo se ralentiza hasta que con siete años empieza a adquirir un envejecimiento más parecido a nostros.

"Esto tiene sentido cuando piensas que, después de todo, un perro de nueve meses ya puede tener cachorros, así que sabíamos que la proporción que multiplica por siete no era una medida precisa de la realidad", ha destacado el profesor de la Facultad de Medicina de San Diego y el Centro de Cáncer Moores, Trey Ideker.

Un hallazgo con más importancia de la que aparenta: abre la puerta a tratamientos veterinarios

La fórmula no se reduce a una mera anécdota, puesto que el análisis del envejecimiento de los canes abre una puerta muy interesante a la hora de producir tratamientos veterinarios y analizar cómo puede afectar cada producto en los perros, en función de su edad.

El nuevo hallazgo abre la puerta a nuevos tratamientos veterinarios "El nuevo hallazgo abre la puerta a nuevos tratamientos veterinarios"

El resultado todavía necesita algún detalle por investigar, ya que no todas las razas de perro crecen exactamente igual (el análisis se centra en los labradores), pero se sabe que el patrón se puede adaptar en líneas generales para la mayoría de los perros y abre la puerta, también, a analizar el desarrollo de cada raza.

El propio Ideker, impulsor de este estudio, reconoce que ha cambiado su forma de percibir a su mascota: "Tengo un perro de seis años; todavía corre conmigo, pero ahora me doy cuenta de que no es tan 'joven' como pensaba".

Artículos recomendados

Comentarios