Buscar
Usuario

Noticias

Busca a su perro desesperadamente 3 años, hasta que recibe una llamada oculta con el paradero

El hombre buscó a su perro durante tres años hasta que recibió la llamada de un número desconocido con una ubicación que era real.

Busca a su perro desesperadamente 3 años, hasta que recibe una llamada oculta con el paradero

Tres años. Ese es el tiempo que permaneció Giorgi Bereziani, un hombre de 62 años procedente de Tifilis (Georgia) buscando a su perro y amigo, al que llamó Jorge. 

A pesar del tiempo que había pasado desde la última vez que le había visto, Giorgi nunca perdió la esperanza. El vínculo que le unía con el animal era estrecho, como suele sucede con la mayoría de cuidadores de perros.

Con el paso de los meses se perdía la esperanza. Sus allegados le recomendaron que buscara un nuevo compañero para su vivienda, que abandonara toda esperanza. Pero él no se rindió... y contra todo pronóstico consiguió encontrar al animal de la manera más insólita. El reencuentro ha dado la vuelta al mundo:

Una llamada de un número desconocido y un reencuentro emocionante

La vida de este hombre georgiano cambió por completo el pasado 7 de octubre. Giorgi había llenado su ciudad de carteles y todos tenía conocimiento de su situación, además de un medio para contactar con él.

Por este motivo, ese 7 de octubre recibió una llamada de un número desconocido: se trataba de un trabajador del teatro de Ballet y Ópera de Tiflis que aseguraba haber visto al mismo perro frente a las puertas del complejo y rodeando la calle Rustaveli, una avenida céntrica de la capital georgiana.

Nuestro protagonista no dudó ni un solo segundo y decidió acudir rápidamente al lugar donde, en teoría, se encontraba su mascota, a la que llevaba bsucando desesperadamente durante tres años.

Y sí: se trataba de su perro. Giorgi grabó toda la escena, donde se aprecia cómo el perro se encuentra abandonado en la calle y hasta le cuesta reconocer a su dueño. Pero, en cuanto le reconoce, estalla en alegría.

Como se puede comprobar en las imágenes, el perro cuenta con un dispositivo amarillo en la oreja, lo que significa que el perro acabó en manos del control de animales de la ciudad durante el tiempo en el que había desaparecido. El animal había sido castrado, vacunado y había vivido durante un tiempo en un ambiente natural con otros perros. Como no podía ser de otra manera, el reencuentro ha dado la vuelta al mundo.

Un reencuentro en el que su dueño había perdido todas las esperanzas.

Artículos recomendados

Comentarios