Buscar
Usuario

Política

Avalmadrid fija en 311.000 euros el dinero que debe la empresa de los Ayuso por un préstamo desde hace diez años

Un informe de febrero señala que Avalmadrid todavía no ha logrado recuperar el dinero de los avalistas.

Avalmadrid fija en 311.000 euros el dinero que debe la empresa de los Ayuso por un préstamo desde hace diez años

El escándalo en el cobro de comisiones por la adjudicación de mascarillas es el caso más mediático vinculado a los hermanos Ayuso, pero no es el único que se mantiene abierto. Ambos también están relacionados con el caso Avalmadrid: la madre de Ayuso y sus socios empresariales deben 311.109 euros a la entidad semipública por un préstamo que no devolvieron, mientras que Isabel y Tomás se apropiaron de dos viviendas que debían cubrir precisamente un posible impago, según publica Infolibre.

Dicho importe quedaba fijado el pasado 24 de febrero, pero no hace más que aumentar cada día en 25,29 euros por intereses de demora. Así consta en un informe realizado hace dos meses por Avalmadrid, publicado por el citado medio, en el que aparecen cuatro datos hasta ahora desconocidos.

Los datos son los siguientes: la fecha en la que se reclamó judicialmente el pago del dinero a los avalistas, el resultado de los embargos practicados, el cálculo actualizado de la deuda y la situación de una nave industrial en Sotillo de la Adrada (Ávila) hipotecada en la operación y que Avalmadrid intenta vender de manera infructuosa desde hace año y medio.

Este caso surgió cuando se concedió un préstamo de 400.000 euros en marzo de 2011 a MC Infortécnica SL, empresa propiedad de los padres de Ayuso y otros tres matrimonios. La operación fue avalada por la sociedad de garantías, entidad donde la Comunidad de Madrid consta como principal accionista, controlada entonces por el Gobierno de Esperanza Aguirre.

Tres meses después de recibir ese importe, MC Infortécnica dejó de pagar la nómina de sus trabajadores y, a la vuelta del verano, despidió a la mayoría. La empresa ya se encontraba en quiebra, como admitió Ayuso en un correo enviado el 23 de septiembre de 2011 al número tres de Avalmadrid. La entonces diputada quería conocer cómo podía afectar al patrimonio de su familia el impago del préstamo. La respuesta era la siguiente: sus padres y los otros seis socios eran avalistas solidarios de los 400.000 euros, por lo que cada uno debían responder con sus bienes.

Dos semanas después de confesar que la empresa no tenía viabilidad, los Díaz Ayuso donaron sus principales propiedades a sus hijos Isabel y Tomás. A ella, un piso de 90 metros cuadrados en el barrio de Chamberí y a él una vivienda unifamiliar de 212 metros cuadrados construida sobre un terreno de 700 metros en Sotillo de la Adrada.

El primer pago de la devolución se tenía que realizar el 15 de diciembre de 211, pero la empresa no devolvió nada. La operación estaba garantizada con la hipoteca sobre una nave industrial en Sotillo de la Adrada, propiedad del padre de Ayuso y el aval solidario de los ocho dueños de la empresa, a priori no parecía que Avalmadrid no tuviera mayor problema para recuperar el dinero. Sin embargo, empezaron a surgir problemas: Avalmadrid permitió que los deudores se descapitalizasen sin reclamarles el dinero.

Se tardó casi ocho años en acreditarse el primer impago: en octubre de 2019, cuando el caso saltó a los medios. La sociedad de garantías controlada por la Comunidad de Madrid no acudió a los tribunales a reclamar el dinero que le correspondía hasta que el escándalo finalmente se hizo público.

Sin recuperar el dinero

Avalmadrid elaboró el último informe en el que reconoce que no recuperará el dinero porque fue la propia entidad quien en su día permitió que los avalistas se desprendiesen de todos sus bienes sin realizar ninguna actuación para impedirlo.

Los ocho socios de MC Infortécnica utilizaron en su día la historia regístrales de los 14 inmuebles para justificar su solvencia ante Avalmadrid y lograr los 400.000 euros, según Infolibre. Los Díaz Ayuso fueron los primeros en deshacerse de su patrimonio mediante donaciones a sus hijos. Cuando comprobaron que Avalmadrid permitía esta operación, el resto siguió su ejemplo. En julio de 2012, ninguno de los ocho avalistas tenían bienes embargables a su nombre. Habían traspasado mediante donaciones a familiares o vendido a terceros todos los inmuebles que no estaban hipotecados.

Todas las operaciones fueron inscritas en el Registro de la Propiedad correspondiente. Y la cúpula de Avalmadrid fue consciente de lo que estaba sucediendo. Su Comité de Morosidad trató el tema del impago de MC Infortécnica en dos reuniones celebradas en abril y noviembre de 2012, en las que quedó constancia por escrito de que los padres de la entonces diputada Ayuso y sus socios empresariales estaban deshaciéndose desusados propiedades. La entidad controlada por el Gobierno de Aguirre no hizo nada.

Artículos recomendados

Contenidos que te pueden interesar