Buscar
Usuario

Política

Así incluyó el rey Juan Carlos I a su hijo Felipe VI como beneficiario de su cuenta en Suiza

Fue en marzo de 2011 cuando incluyó a su hijo como beneficiario mediante un reglamento que incluía una serie de obligaciones.

Así incluyó el rey Juan Carlos I a su hijo Felipe VI como beneficiario de su cuenta en Suiza

Poco a poco se van conociendo más detalles sobre el patrimonio oculto del emérito rey Juan Carlos que no hacen sino poner sobre las cuerdas a la corona española. Pese a que su hijo Felipe VI trata de mantener las distancias con su padre dando una imagen de ejemplaridad, finalmente no ha podido evitar que le salpique el escándalo.

En 2008, el patriarca de los Borbones creó la Fundación Lucum en cuya cuenta en Suiza ocultaba el dinero proveniente de Arabia Saudí por valor de 100 millones de dólares, unos 64 millones de euros. Dos años después, en 2010, el propio rey Juan Carlos ingresó en la cuenta 1,9 millones de dólares que llevó personalmente a Suiza en un maletín. 

Los papeles conservados en la banca Mirabaud reflejan que ambos ingresos fueron "donaciones" del rey saudí Abdalá y del sultán de Barhein Hamad bin Isa Al Khalifa, respectivamente.

Juan Carlos I se puso a sí mismo como primer y único beneficiario del dinero de la cuenta de la Fundación Lucum, administrada por su gestor de patrimonios Arturo Fasana y el abogado Dante Canónica. Sin embargo, en marzo de 2011 incluyó a su hijo Felipe de Borbón como segundo beneficiario cuando se redactó un "reglamento relativo a la asignación y uso de los bienes" de Lucum, según recoge El Español.

Según este reglamento, don Felipe disfrutaría de los fondos en caso de fallecimiento de su padre y su única obligación hubiera sido, "según la voluntad del primer beneficiario", hacer "todo lo posible para mantener a todos los miembros de la Familia Real española", y en particular a la reina Sofia, a las infantas Elena y Cristina y a los hijos de éstas "nacidos o por nacer".

Pero cuando en junio de 2012 saltó el escándalo del accidente sufrido por don Juan Carlos en la cacería de elefantes en Botsuana junto a su amante, Corina Larsen, cambiaron todos los planes. Ante el miedo a que trascendiera la existencia de esta cuenta, el banco sugirió a Fasana y Canónica que se la llevaran a otra entidad.

Así, el entonces rey de España firmó de su puño y letra el 5 de junio de 2012 la orden de transferencia de todos los fondos de Lucum a una cuenta abierta en el banco Gonet en Bahamas por la sociedad Solare. Ésta era otra estructura administrada por Canónica de la que era beneficiaria real Corinna Larsen.

Felipe VI se desvincula

Felipe VI ha asegurado no saber nada de las cuentas de su padre, el emérito don Juan Carlos "Felipe VI ha asegurado no saber nada de las cuentas de su padre, el emérito don Juan Carlos"

Cuando se conoció la existencia de la Fundación Lucum y los millones recibidos por el emérito desde Arabia Saudí, el rey Felipe VI aseguró en un comunicado el pasado 15 de marzo que desconocía todo lo relativo a esta cuenta hasta que el 5 de marzo de 2019 recibió una carta de los abogados de Corinna Larsen informándole, "sin ninguna justificación documental", de su "supuesta" designación como beneficiario.

El 12 de abril de 2019 el monarca compareció ante notario para manifestar que había dirigido una carta a don Juan Carlos "a fin de que si fuera cierta su designación o la de la Princesa de Asturias como beneficiarios de la Fundación Lucum, dejara sin efecto tal designación, manifestando igualmente que no aceptaría participación o beneficio alguno en esa entidad, renunciando asimismo a cualquier derecho, expectativa o interés que, aún sin su consentimiento o conocimiento, pudiera corresponderles ahora o en el futuro en relación con la fundación".

Del mismo modo, Felipe VI aseguró "no haber tenido conocimiento ni prestado consentimiento a participar, en nombre propio o en representación de terceros, en particular de su hija Leonor, en ningún activo, inversión o estructura financiera cuyo origen, características o finalidad pudieran no estar en plena y estricta consonancia con la legalidad o con los criterios de transparencia, integridad y ejemplaridad que informan su actividad institucional y privada".

Artículos recomendados

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados