Buscar
Usuario

Noticias

Arabia Saudí permitirá conducir a las mujeres

El rey Salmán bin Abdulaziz ha firmado un decreto que levanta la histórica prohibición.

Las mujeres de Arabia Saudí están de enhorabuena. Aunque llega varias décadas tarde y todavía quedan muchos derechos por conseguir, a partir del próximo mes de junio -según la agencia de noticias saudí SPA- podrán manejar su propio vehículo sin la necesidad de depender de terceros.

Esta histórica medida en un país que es el epicentro del wahabismo, una radical interpretación del islam que ha sido utilizada por Al Qaeda y el autodenominado Estado Islámico, llega mediante un decreto del rey Salmán bin Abdulaziz.

La puesta en marcha de este progreso para las saudíes se desarrollará mediante un comité integrado por los ministerios de Interior, Trabajo, Hacienda y Desarrollo Social. Este comité deberá alegar una serie de indicaciones en un plazo de treinta días para desarrollar la aplicación del decreto y reformará las normas de tráfico para asegurar la plena igualdad entre hombres y mujeres en las carreteras.

Rey Salmán bin Abdulaziz "Rey Salmán bin Abdulaziz"

Avances al calor de la 'primavera árabe'

Tras varios años desde que estallara la revolución árabe en Túnez y se extendiera por toda la zona, las mujeres han conseguido obtener una pequeña victoria. Un grupo de saudíes llevaba tiempo desafiando a las autoridades poniéndose al volante e incluso fotografiándose pese a las penas de cárcel. Manal al Sharif, una de las principales activistas de este reto a las instituciones que incluso estuvo en prisión, ha mostrado su alegría en su cuenta de la red social Twitter asegurando que se trataba del "último país del planeta que permite conducir a sus mujeres".

La medida se ha aprobado tras obtener la aprobación de la mayoría de los miembros de la Autoridad de los Ulemas, favorables siempre y cuando se respete la legislación islámica de la sharia "para evitar problemas". El apoyo viene también desde la realeza. El príncipe adinerado Al Waleed bin Talal fue el primero de su clase que se posicionó a favor de levantar la prohibición asegurando que "ya era hora" de que el país pasara página en este asunto como han hecho en otros temas a lo largo del último siglo.

Manifestantes protestando durante la primavera árabe "Manifestantes protestando durante la primavera árabe"

"Impedir que una mujer conduzca un vehículo es hoy un asunto de derechos similar al que evitaba que recibieran educación o tuvieran una identidad independiente. Son actos injustos de una sociedad tradicional, mucho más restrictiva de lo que por ley permiten los preceptos de la religión", escribió el príncipe multimillonario.

El príncipe explicaba la necesidad de que más de 1,5 millones de mujeres que se encuentran en el mercado laboral pudieran tener un transporte seguro. Además, aseguró que se estaban vulnerando los derechos de las saudíes, más aún cuando ya habían conquistado otros progresos como el acceso a la educación o el trabajo.

Pequeños avances

Este decreto coincide con el nombramiento como príncipe heredero del hijo de Salman, Mohamed bin Salman que,  con 31 años, está tratando de impulsar un desarrollo econmómico en el país con medidas como el fomento del empleo y la apertura de gimnasios para las saudíes.

La medida se produce una semana después de que se permitiera a las mujeres acceder a los estadios de fútbol y apenas unos meses desde que la educación física fuera incluida en las escuelas femeninas del país. Una rigurosa ley establece la segregación por sexos en las instituciones educativas.

Asimismo, en 2011 se les reconoció el derecho a votar y presentarse a las elecciones muncipales. En 2013 se incluyeron a 30 "súbditas" en la Shura, un consejo designado por el rey que tramita y propone leyes. Posteriormente se permitió a las mujeres pasear en motocicleta o bicileta por zonas restringidas solo si llevaban el niqab -prenda que solo deja visible los ojos- y eran acompañadas por un hombre, el "mahram".

Una mujer desafía la prohibición y conduce un vehículo "Una mujer desafía la prohibición y conduce un vehículo"

La discriminación sigue vigente

No todo son cánticos de victoria en Arabia Saudí. Hace apenas unas semanas,un clérigo fue apartadode su cargo tras haber asegurado en público que las mujeres no deberían conducir debido a que sus cerebros tienen un cuarto de la capacidad que el de los hombres cuando van a comprar.

La discriminación en el país religioso sigue imperando. En una sociedad profundamente machista y que impone un estilo de vida y una moralidad basándose en el fundamentalismo, las mujeres aún tienen que pedir permiso al "mahram" para poder trabajar, hacer deporte, abrirse una cuenta bancaria, alquilar una vivienda, matricular a sus hijos en el colegio, viajar, operarse o incluso caminar por la calle.

Son actos injustos de una sociedad tradicional, mucho más restrictiva de lo que por ley permiten los preceptos de la religión

Según el índice mundial de desigualdad de género de las Naciones Unidas, el país se encuentra en el antepenúltimo puesto.

Artículos recomendados

Comentarios