Buscar
Usuario

Ciencia

Alerta sanitaria en Asturias por dos brotes de Fiebre Q: así es la enfermedad, vías de contagio y síntomas

El Principado de Asturias mantiene bajo seguimiento ocho casos infectados por la bacteria Coxiella burnetii.

Alerta sanitaria en Asturias por dos brotes de Fiebre Q: así es la enfermedad, vías de contagio y síntomas

El Principado de Asturias investiga el origen de ocho casos de 'Fiebre Q' detectados durante la última semana e varias zonas de la comunidad. Se trata de las áreas sanitarias III, Avilés, con un brote de cinco casos y otro con tres más.

La 'Fiebre Q' es una enfermedad infecciosa causada por la bacteria Coxiella burnetii, que se transmite a las personas a través de los animales. Las ovejas, el ganado y las cabras son los principales reservorios de la infección, pero también se puede encontrar en otros muchos animales domésticos.

Por lo general, las infecciones por 'Fiebre Q' se producen entre trabajadores cuyas ocupaciones les llevan a ponerse en contacto estrecho con animales de granja y en muchas ocasiones pasan la enfermedad de forma asintomática. Por ello, quienes tienen mayor riesgo de contagio son los ganaderos y veterinarios, así como los profesionales del sector cántico y de la investigación animal.

La transmisión se suele producir por aerosoles infectados que pueden viajar largas distancias y afectar a las personas que viven en los territorios cercanos. Sin embargo, la enfermedad también puede contraerse por vía alimentaria, por ejemplo, al ingerir leche cruda contaminada. En raras ocasiones, la enfermedad se transmite de persona a persona.

La bacteria Coxiella burneti puede permanecer viable en las partículas de polvo de corral contaminado por animales y en las heces de los animales durante meses. También se conserva en la naturaleza gracias al ciclo animal-garrapata, pero estos insectos no están involucrados en la infección del ser humano.

Síntomas

Los síntomas respiratorios suelen aparecer entre 4 y 5 días después del inicio de la enfermedad. Se trata de los típicos de una infección respiratoria que afecta a las vías altas o bajas. Pueden incluir tos, fiebre, dificultad respiratoria en determinadas ocasiones cuando afecta a la parte baja de los pulmones. También puede haber cuadros respiratorios graves, pero suelen resolverse en tres o cuatro semanas con antibióticos.

El período de incubación de la enfermedad oscila entre los 18 y 21 días. Aunque la enfermedad suele ser asintomática, en algunos pacientes puede comenzar de forma súbita, con síntomas pseudo gripales, como fiebre, cefalea intensa, escalofríos, malestar general grave, mialgia, anorexia y sudación. La temperatura corporal puede aumentar hasta los 40ºC y persistir entre 1 y 3 semanas. En raras ocasiones, se manifiesta como encefalitis o meningoencefalitis.

En algunos casos puede afectar al hígado y los síntomas se asemejan a los de la hepatitis viral, con fiebre, malestar general, hepatomegalia con dolor en el cuadrante superior derecho del abdomen y, en ciertos casos, ictericia. En el caso de la 'Fiebre Q crónica', puede manifestarse desde unas pocas semanas hasta muchos años después de la infección inicial. Ocurre en menos del 5% de los pacientes y suele manifestarse con endocarditis o hepatitis.

Artículos recomendados

Contenidos que te pueden interesar