Un albergue de Valencia cobra más a mujeres que a hombres por las mismas habitaciones

Un albergue de Valencia cobra más a mujeres que a hombres por las mismas habitaciones

La empresa niega cualquier tipo de discriminación: "No es sexismo, es oferta y demanda".

El albergue juvenil Up! Hostel, situado en la Estación del Norte de Valencia, ha sido denunciado por la Unión de Consumidores de la Comunitat Valenciana por cobrar más a  las mujeres que a los hombres por habitaciones con las mismas condiciones. El albergue dispone de un total de 89 camas repartidas en nueve habitaciones, que pueden ser solo para chicos o chicas, o mixtas. 

Junto a la denuncia, la Unión de Consumidores de la Comunitat Valenciana ha adjuntado la descripción de la habitación femenina de ocho camas, que dice lo siguiente: "Habitación situada en la planta 0 del establecimiento. Amueblada con 4 literas. Cada cama dispone de ropa de cama (incluido edredón), luz individual, enchufe, estante, cortina opaca para mayor intimidad. Bajo la cama hay disponible un 'locker' que se cierra con candado y deberá ser aportado por el cliente. Dispone de aire acondicionado y calefacción. Habitación de uso exclusivo femenino". 

El precio es de 16,83 euros por noche. La habitación de ocho camas masculina presenta una descripción idéntica, pero cuesta 13,77 euros. Una diferencia de 3,06 euros sin razón aparente, lo que ha deparado la denuncia de la Unión de Consumidores por discriminación. Además, el Instituto Valenciano de las Mujeres ha advertido a Valencia Station Hostel SL, la empresa encargada del albergue, que su política incumple la Ley de Igualdad y el artículo 14 de la Constitución.

La empresa se defiende de las acusaciones "La empresa se defiende de las acusaciones"

"No es sexismo, es oferta y demanda"

La empresa defiende el sobrecoste para las mujeres en el marco del mercado capitalista. "No es sexismo, es oferta y demanda", comentó a EFE una directiva. Rechazó la supuesta discriminación por género en el albergue, ya que en las habitaciones mixtas hombres y mujeres pagan lo mismo. 

Sin embargo, según sus datos, la mayoría de chicas que acuden al albergue optan, en la medida de lo posible, por la habitación femenina. A más demanda, mayor es el precio. Muchos han criticado la política comercial de la empresa, que aprovecha la inseguridad social que sufren las mujeres y que les hace apostar por habitaciones femeninas para obtener beneficio económico. 

De momento, el albergue ya ha retirado las habitaciones masculinas tras la polémica. La denuncia ya está en manos de la Consejería de Igualdad y Políticas Inclusivas de la Comunidad Valenciana. 

Comentarios