Buscar
Usuario

Vida

La adicción al aguacate entre los jóvenes continúa aumentando

Los aguacates son el alimento estrella entre los millennials, y eso conlleva consecuencias.

Si hay algo que se ha puesto de moda en la llamada generación millennial es, sin ningún tipo de duda, la llamada 'vida healthy'. Es decir: hacer deporte, comer sano, y optar por consumir la menor cantidad de comida procesada posible. Tiene mucho que ver el hecho de que en las redes sociales se potencie el culto al cuerpo, o lo que muchos conocen como 'fitness'. Todo esto, sumado a la ya constante fijación que tiene la industria por vendernos que nuestra máxima es tener un cuerpo perfecto, hace que los nuevos "súper alimentos" triunfen. 

Seguramente los hayáis visto por todas partes, y muy probablemente consumáis de forma habitual algunos de estos "súper alimentos": la crema de cacahuete, los frutos secos en general, el brócoli y, especialmente, el aguacate. Si entráis un momento a instagram y buscáis cuentas famosas que potencien el fitness, encontraréis mil y una fotos de comidas que llevan aguacate. Estamos viviendo lo que casi podría considerarse una fiebre del aguacate, porque está en absolutamente todas partes. Se ha llegado incluso a considerar un alimento milagroso, capaz de cambiar la salud de aquel que lo consume. Pero, ¿es realmente así?

Cuidado: el aguacate no deja de tener un alto contenido graso

¿Es el aguacate un súper alimento? "¿Es el aguacate un súper alimento?"

Que el aguacate es un alimento muy saludable es algo que no podemos negar, puesto que son una fuente muy importante de ácido oléico. El ácido oléico permite controlar los niveles de colesterol que hay en el cuerpo, así como regular el nivel de azúcar de la sangre; a esto hay que sumarle que son antioxidantes, y que también regulan el sistema digestivo, con lo cual es lógico que haya quien lo considere un súper alimento. Pero además de ser exageradamente caros, no hemos de olvidar en ningún momento que el aguacate es muy alto en grasas. Contiene las consideradas llamadas "grasas buenas", cuyo consumo se recomiendan... ¡Pero siempre bajo control!

Un nuevo estudio de la Universidad de Yale, además, ha demostrado que si se consume aguacate acompañado de alguna fuente de carbohidratos, la sensación de bienestar que produce en el cuerpo es tal que podría acabar convirtiéndose en adictivo. Es algo relativamente sencillo de comprender: la parte central del cerebro valora especialmente aquellos alimentos que sean, a la vez, ricos en grasas y en carbohidratos, porque considera que aportan mucha energía. Y si bien es cierto que la aportan, también pueden crear adicción y actuar como una especie de droga para el cerebro.

La directora del Centro de Investigación en Fisiología y Dietas Modernas de la Universidad de Yale, Dana Small, ha comentado al medio The Independent que "el proceso biológico que regula la asociación de alimentos con su valor nutritivo ha evolucionado para definir cuidadosamente el valor de un alimento para que los organismos puedan adaptarse a la toma de decisiones. Pero, sorprendentemente, los alimentos que contienen grasas y carbohidratos parecen indicar sus potenciales cargas calóricas al cerebro a través de mecanismos distintos. Nuestro estudio muestra que, cuando se combinan ambos nutrientes, el cerebro sobreestima el valor energético de la comida".

El aguacate se ha convertio en el alimento de moda "El aguacate se ha convertio en el alimento de moda"

Es decir, que el cerebro comenzaría a sobrevalorar esa comida, a hacernos llegar una sensación de satisfacción mayor de la real, y nosotros acabaríamos sintiéndonos necesitados de la misma; así comenzarían las adicciones, e incluso se potenciaría el comer cada vez más cantidad de estos alimentos. La conclusión de este estudio es, pues, bastante clara: el problema real del aguacate consiste en que el cerebro pueda acabar necesitándolo, necesitando la sensación que este produce al ser consumido en conjunto con carbohidratos, y la persona acabe consumiendo más y más, algo que podría ser perjudicial para su salud (como lo es el comer alimentos procesados, por ejemplo). ¿La solución? Muy sencilla: continuar comiendo aguacate, ¡pero siempre con moderación! Otro tanto de lo mismo con los frutos secos, cuyas propiedades acaban siendo muy parecidas.

Artículos recomendados

Comentarios