Buscar
Usuario

Noticias

Los jubilados británicos bañan las noches de Benidorm con drogas, alcohol y sexo

Los excesos cometidos por los turistas británicos en Benidorm durante el verano no solo son cosas de la juventud.

Desmadre a la británica. Quien tuvo, retuvo. Aquellos jóvenes, de entre 18 y 30 años que disfrutaron del apogeo y candente Benidorm de los años 70 y 80 vuelven a rememorar sus noches locas de fiesta, según revela la investigación del Daily Mirror. Los jubilados y personas de mediana edad tiñen sus días de descontrol, drogas y sexo en público. A la vejez, viruelas.

Los turistas británicos jóvenes ya pueden decir alto y claro que no son los únicos que la lían en Benidorm. Ahora no son los únicos culpables, ya que los abuelos y padres de muchos de ellos vuelven a recordar aquellas juergas y desmadres. No, no lo hacen a ritmo de 'El Chiringuito' o 'Los Pajaritos'... lo hacen bailando twerking y puestos hasta las patas, algunos más que otros -todo hay que decirlo-.

Sexo, drogas y Rock&Roll

Británicos borrachos en Benidorm "Británicos borrachos en Benidorm"

La cocaína, el éxtasis y la marihuana parecen que son las drogas, según dice el Daily Mirror, preferidas de las viejas glorias británicas. Su consumo va desde la mañana hasta últimas horas de la madrugada. Las jornadas intensivas de bingo se remataban con auténticas y bestiales fiestas nocturnas. "Aquí tienes todo lo que se puede desear: sol, mar y alcohol. Si puede hacerlo, ¿por qué se iría? A la gente le encanta", dice Betty Thirlwall, de 66 años, que lleva en Benidorm más de 30 años.

Una abuela, de Yorkshire de unos 50 años, se jactó de cómo introdujo cocaína de contrabando en el complejo en un inhalador. "Es fácil, nadie piensa revisar el tubo del inhalador entre todas mis píldoras", explicaba la mujer.

Las fiestas se desencadenan en la llamada 'zona guiri' donde se mezclan las viejas glorias, turistas británicos y despedidas de soltero frente a diferentes espectáculos de strippers. Hay una amplia variedad de locales, pero los más populares con el Chaplins y The Red Lion. Aunque, debajo de la superficie es fácil descubrir el consumo de drogas, espectáculos sexuales y prostitución.

Problema de los británicos

Cartel de un espectáculo de un local de Benidorm "Cartel de un espectáculo de un local de Benidorm"

Las prostitutas ejercen su oficio abiertamente en la calle y los traficantes de drogas no tienen reparos en comerciar a plena luz del día frente a restaurantes familiares, en la denominada calle Gerona. En esa zona se ofrece servicios sexuales por tan solo 60 euros y se consume droga, mientras la policía ignora el problema. Un residente británico asegura que él cree que la razón por la que hacen la vista gorda es porque no afecta a los españoles.

"Todos los británicos se congregan aquí (Calle Gerona), mientras que los turistas españoles se quedan principalmente en el casco antiguo, por lo que siempre parece un asunto que no afecta a las familias españolas, entonces los británicos deben cuidarse ellos mismos, no es nada nuevo", explica el residente.

Artículos recomendados

Comentarios