Buscar
Usuario

Vida

8 maneras de lidiar con los malos compañeros de trabajo

Te contamos cómo gestionar tu ira y aprender a lidiar con esa persona que hace que tengas aún menos ganas de ir a trabajar cada día.

8 maneras de lidiar con los malos compañeros de trabajo 8 maneras de lidiar con los malos compañeros de trabajo

Foto: Envato Elments

No estás solo. Y es que encontrarse con personas que no nos agradan en nuestro trabajo es una situación de lo más común, solo que en lugar de evitarlas como haríamos en nuestra vida cotidiana, el ambiente laboral hace que no solo tengamos que verlas diariamente, sino que además conviene poner buena cara para evitar crear problemas en el trabajo.

La vuelta a la rutina y el fin del teletrabajo han permitido retomar las relaciones sociales y, en muchos casos recuperar también amistades. Y es que la presencialidad también tiene cosas buenas, y una de ellas pueden ser esos compañeros que hacen que trabajar sea mucho menos tedioso. Por desgracia, esto no ocurre en todos los casos, y hay a quién volver a su puesto de trabajo le ha supuesto también tener que hacer frente a esa persona a la que le gustaría no volver a ver nunca, y mucho menos trabajar con ella.

Si te suena esta situación y tu paciencia está a punto de agotarse, te contamos ocho formas para que trabajar codo con codo con ese compañero al que no soportas parezca menos difícil. Y sí, aunque parezca imposible estos trucos facilitarán la convivencia y el trabajo en equipo, incluso con esa persona en la que estás pensando.

1 Mantén la calma

En situaciones tensas es importante mantener la calma En situaciones tensas es importante mantener la calma, imagen de sustitución
En situaciones tensas es importante mantener la calma Pexels

Perder los nervios suele salir mal. Y desde luego, estallar contra otra persona no va a conseguir solucionar los problemas en el trabajo.

Es un hecho que las personas que mantienen la calma en situaciones difíciles se presentan ante los demás como alguien más centrado y respetable que aquellos que pierden el control.

Respirar un par de veces antes de dar rienda suelta a la ira o al pánico no solo mejorará tus relaciones laborales, sino que te ayudará a llegar más lejos como profesional.

2 Entiende la intención de la otra persona

Aunque parezca lo contrario, lo más probable es que ese compañero no la tenga tomada contigo. Las personas siempre tienen una razón para actuar del modo que lo hacen e identificar este motivo puede serte muy útil a la hora de lidiar con la tensión en el trabajo.

¿Por qué actúa de esa manera? ¿Qué le impide colaborar contigo? ¿Cómo puedes ayudarle a conseguir sus objetivos y resolver la situación? Tómate el tiempo de intentar averiguarlo y es posible que te sorprendas.

3 Sé claro con tus intenciones

Del mismo modo, al igual que nos interesa conocer qué motiva los actos de los demás, es importante que tú también expliques a tus compañeros por qué haces lo que haces para evitar malentendidos.

Si tu intención en el trabajo no es complicarle la vida a nadie, sino hacer las cosas de la mejor manera posible o lidiar con una situación difícil, es importante que lo comuniques al resto para que puedan entenderte y empatizar con tus circunstancias. La colaboración es la clave para un buen clima laboral.

4 Construye una relación

En la era de la digitalización, los emails y las videoconferencias, el trabajo se convierte en un proceso mecánico. Sin embargo, la vuelta a la presencialidad puede servir para crear nuevas relaciones personales.

Existe vida más allá del trabajo y tus compañeros agradecerán que te intereses por conocerles también como personas, que propongas salir con ellos a comer, o tomar algo para desconectar después de una dura jornada laboral.

Intentar conectar de un modo más profundo con tus compañeros no solo puede resultar enriquecedor, sino que ayudará a construir un equipo mucho más sólido.

5 Céntrate en lo que se puede hacer

Si te encuentras en una situación difícil en el trabajo por culpa de un error cometido por otro compañero, es importante recordar que ya ha ocurrido y la situación no se puede cambiar. En lugar de lamentarte y responsabilizar a todo el mundo de tus circunstancias, céntrate en los pasos que puedes dar para salir de la situación.

6 No criticar en la oficina

Criticar a los compañeros de trabajo contribuye al mal ambiente laboral Criticar a los compañeros de trabajo contribuye al mal ambiente laboral, imagen de sustitución
Criticar a los compañeros de trabajo contribuye al mal ambiente laboral Pexels

Seguramente habrás oído alguna vez la expresión "las paredes oyen". Y es que por muy seguro que puedas sentirte al criticar a ese compañero que no soportas con tu mejor amigo o amiga de la oficina, es mejor que lo hagas fuera del recinto empresarial o con alguien ajeno al trabajo.

Ten en cuenta además que es muy probable que esa persona se acabe enterando y puede generar tensiones innecesarias y situaciones comprometidas.

7 Aprende a ignorar

Si ya lo has intentado todo. Si has seguido todos los consejos y la persona en cuestión sigue siendo un problema, puede que la mejor solución sea simplemente ignorarla. Después de todo has hecho todo lo que estaba en tu mano.

Sigue con tu día a día e interactúa con la persona solo cuando sea necesario. Obviamente, esto no es posible en casos en los que la persona tiene un papel importante en tu trabajo diario, pero para eso tenemos el siguiente consejo.

8 Acude a una autoridad superior para resolver el conflicto

Si nada de lo anterior funciona y sientes que te has quedado sin opciones, tal vez sea el momento de acudir a tu jefe para comunicar el problema. Eso sí, es importante recordar que esta debe ser siempre la última carta y utilizarla cuando ya no quede alternativa.

Hay veces en las que la única manera de conseguir la colaboración de una persona es a través de la cadena de mando, sobre todo en organizaciones muy burocráticas. Ten cuidado de no usar este consejo constantemente ya que correrías el riesgo de hacer pensar a tu superior que ser incapaz de resolver un problema.

Artículos recomendados

Comentarios