6 frases de la escena de "Maldita Lisiada" que representan tu vida

6 frases de la escena de "Maldita Lisiada" que representan tu vida

Recordamos una de las escenas icónicas de la historia de la televisión protagonizada por la actriz Itatí Cantoral.

Las telenovelas se han convertido con el paso del tiempo en uno de los géneros televisivos más seguidos. Este tipo de productos audiovisuales son fácilmente distinguibles gracias a sus tramas inverosímiles o la exacerbada forma de ser y de hablar de sus personajes. El conjunto de todos estos elementos genera como resultado secuencias repletas de gritos, peleas surrealistas, cachetadas e insultos difíciles de olvidar.

Una de las escenas más míticas del universo de las telenovelas fue la protagonizada por la actriz Itatí Cantoral en 'María la del Barrio', emitida en Televisa en el año 1995. La intérprete se metía de lleno en la piel de la malvada Soraya Montenegro, ofreciendo a los espectadores una clase magistral de cómo dar vida a una villana de telenovela.

En esa famosa escena, Soraya descubría que "una maldita lisiada" le había robado el amor de su hombre, entrando en cólera de una forma desmesurada y atacando a todo aquel que se pusiera en su paso y le impidiera vengarse. Los gritos, los empujones, los tirones de pelo y las reacciones exageradas sin veracidad alguna ocupan dos minutos completos del episodio, en el que tampoco falta una música dramática y cambios de plano estrambóticos para aportar más intensidad y dramatismo al momento.

Sin embargo, más allá de las actuaciones de los actores y sus expresiones, las frases de sus protagonistas tampoco tienen desperdicio alguno. Para ejemplificar esa ira que Soraya siente al ver a Alicia con Nando, el personaje verbaliza todo tipo de palabras que hacen referencia a un contenido violento y ofensivo y que, quizá, en alguna ocasión de rabia contenida te hubiese gustado gritar a los cuatro vientos tal y como hizo la propia Soraya Montenegro.

1 "¡Te dije que no se te ocurriera poner los ojos en él y los pusiste!"

Te dije que no se te ocurriera poner los ojos en  él y los pusiste

Imagínate que abres la puerta de una habitación y te encuentras al amor de tu vida besando a otra persona. ¿Qué harías? La reacción de Soraya Montenegro fue entrar en cólera y actuar como si el demonio le hubiese poseído lanzando cachetadas a diestro y siniestro, pero no sin antes recordar a su contrincante que ya la había advertido con antelación de lo que podría pasar si se acercaba a su chico

Así pues, desde el mismo umbral de la puerta, con los ojos como platos y gesticulando más de la cuenta, Soraya nos representaba interpretando una reacción que a más de una y de uno se le podría pasar por la cabeza al ver que alguien osa robarle un beso a su crush delante de sus propias narices.

2 "Escuincla babosa"

Escuincla babosa

En las telenovelas emplear el insulto es uno de los métodos rápidos que usan los guionistas para acentuar el enfado de los personajes y denotar la ira y el odio que sienten, aunque los improperios utilizados gozan de gran originalidad y llegan a ser incluso graciosos. Solo hace falta pararse un momento y escuchar a Soraya Montenegro llamar a Alicia "escuincla babosa".

Si quieres sentirte una persona poderosa y, a la vez, elegante y sin perder el estilo cuando te enfrentas a alguien que ha hecho algo que te ha molestado, quizá es hora de que utilices este insulto en lugar de los habituales "imbécil", "tonto" o "idiota". Reaccionar así es una forma natural que tiene el ser humano aunque sea mentalmente, no lleguemos a verbalizar las palabras e insultar se trate de una reacción desmesurada e inadecuada.

3 "Quítese vieja zorra"

Quítese vieja zorra

Cuando Soraya Montenegro entra en la habitación y descubre a Alicia con Nando, no hay obstáculo que se ponga en su camino para llegar hasta ella y poder darle su merecido por atreverse a besar a su hombre. Sumida por la ira, llega incluso a empujar a una señora bajo el grito de "quítese vieja zorra", arrojándola al suelo sin mayor remordimiento.

En la vida real no se nos ocurriría usar esta ni ninguna de las frases que Soraya expresa con total impunidad, porque resultan humillantes e hirientes. Sin embargo, la mente a veces juega malas pasadas y en nuestro interior desearíamos sacar a esa persona loca y desquiciada que diría de todo con tal de hacer justicia y dejar claro lo que pensamos, aunque no sea de una forma políticamente correcta.

4 "Te voy a dar una paliza que no olvidarás en la vida"

Te voy a dar  una paliza que no olvidarás en la vida

La violencia nunca está justificada bajo ningún concepto, pero seguramente en algún momento de tu vida se te haya pasado por la cabeza la idea de pegar a alguien porque ha herido tus sentimientos o ha hecho sufrir a alguien a quien aprecias. Como persona civilizada jamás llegarías a tal extremo, a pesar de que en tu cabeza te hayas montado una película digna de cualquier telenovela.

En el instante en el que Soraya se lanza encima de Alicia y le grita con ahínco que le piensa dar tal paliza que jamás podrá olvidarlo en la vida, quizá te hayas podido sentir identificada o identificado con sus palabras. Pero repetimos, pegar nunca es una opción por mucho que en las telenovelas veamos peleas de lo más exageradas y dignas de ser analizadas con detenimiento.

5 "Que si no está muerta la termino de matar"

Que si no está  muerta la termino de matar

Odiar es una pérdida de tiempo porque no ganamos nada alimentando ese sentimiento hacia otra persona. Pero no podemos evitar que algunos seres se hayan ganado a pulso que mostremos nuestra cara más lamentable. Sin embargo, jamás en la vida podremos superar el rencor y la furia que sintió Soraya cuando se encontró la famosa escena.

El enfado era tan monumental que, tras liarse a golpes, empujones, tirones de pelo y cachetadas varias, Soraya no dudó ni un instante en asegurar que, si su rival no estaba muerta, la terminaba de matar porque solo le importaba vengar la ofensa tan grande que le habían hecho destrozando su corazón y honor.  

6 "De mí no se van a burlar, aunque vaya a la cárcel"

De mí no se van  a burlar, aunque vaya a la cárcel

A lo largo de nuestra vida nos encontraremos con todo tipo de personas y no podremos evitar que algunas de ellas nos hieran con sus comentarios o modo de actuar. Lo único que nos queda es, por un lado, hacer caso omiso de esos comportamientos o, por otro lado, vengarnos de cada una de las ofensas haciendo pagar con la misma moneda.

No obstante, la venganza no merece la pena y resulta innecesaria, aunque en nuestro interior nos sintamos una Soraya Montenegro amenazando con acabar con todo aquel que se burle de ella, incluso si sus acciones le llevan a terminar entre rejas. Pero como nosotros no somos los protagonistas de ninguna telenovela, solo nos queda refugiarnos en nuestros pensamientos mientras disfrutamos de personajes tan maravillosos, a la par que surrealistas, como las protagonistas de 'María la del barrio'.

Comentarios