6 años y 11 meses de prisión en Vizcaya por violar a su expareja en dos ocasiones

6 años y 11 meses de prisión en Vizcaya por violar a su expareja en dos ocasiones

El violador, con cinco antecedentes de violencia de género, ha reconocido los hechos alegando que sufre "trastorno por consumo de alcohol moderado".

Un hombre con cinco condenas previas identificadas en materia de violencia de género ha sido condenado por la Audiencia Provincial de Bizkaia a cumplir seis años y once meses de prisión por violar a su expareja hasta en "dos ocasiones". Los hechos ocurrieron en su domicilio en Ermua, en el interior de la provincia vasca de Vizcaya, según ha podido confirmar 'Cuatro Al Día'

Según el fallo emitido, el implicado ha invadido ilegalmente la libertad sexual de su expareja, así como la medida de libertad vigilada por ocho años. Por eso, también se le impone la pena accesoria de prohibición reiterada de acercarse a la víctima durante ocho años a menos de 500 metros, y también la pena de 11 meses de prisión como autor responsable del delito de quebrantamiento de condena.

Detenido por violar dos veces a su expareja "Detenido por violar dos veces a su expareja"

Por su parte, el investigado podrá interponer un recurso de apelación para actuar contra la sentencia. En esta sentencia se especifica que el individuo acudió al domicilio de su expareja el 13 de marzo de 2018, con la que había terminado su relación en 2016, invadiendo la propiedad, insultándola e intimidándola con un cable con el que la amenazó asegurándole que la "mataría", y violándola después.

Alega un trastorno con el alcohol

Dos días después el agresor volvió a la casa de la víctima para violarla por segunda vez con el pretexto de reclamarle la "denuncia" que había efectuado tras lo ocurrido. Por suerte, la mujer consiguió huir en esta segunda ocasión, y pidió auxilio. Poco después acudieron en su ayuda agentes de la Ertzaintza y detuvieron al violador. 

La Ertzaintza consiguió detener al violador "La Ertzaintza consiguió detener al violador"

El agresor ha reconocido y asumido los hechos, declarando que posee un "trastorno por consumo de alcohol, de grado moderado, así como rasgos disfuncionales de personalidad que afectaban a sus facultades intelectivas y volitivas". Ahora se le recomienda un tratamiento psiquiátrico ambulatorio, terapia de deshabituación y psicoterapia de rasgos funcionales, y en prisión recibirá un curso de educación sexual. 

Comentarios