Violaciones, maltrato y abusos: la cruda realidad de los niños refugiados

Violaciones, maltrato y abusos: la cruda realidad de los niños refugiados

UNICEF denuncia que el número de niños solos refugiados y migrantes se ha disparado en los últimos años, solicitando además un mayor compromiso por parte de los gobiernos para frenar este hecho.

Vida María Pérez García María Pérez García 19 Mayo 2017 09:35

El fantasma de la inmigración ilegal es algo que afecta a todo el mundo. Y no solo por las consecuencias socioeconómicas que eso supone para los países receptores, que tristemente es el punto que más importa en las reuniones de la alta cumbre, sino porque cada vez que alguien pierde la vida en busca de una vida mejor, perdemos todos. Cada vez que bajamos la mirada ante las pérdidas humanas que se derivan de esta realidad, perdemos el derecho de caminar con la cabeza alta. 

Realmente hemos perdido ese derecho hace mucho, y más sabiendo que el número de niños refugiados y migrantes que viajan solos se ha multiplicado desorbitadamente durante los últimos años, hasta alcanzar entre 2015 y 2016 la cifra de 300.000, cuando en 2010-2011 se registraron 66.000. Estos datos, por supuesto, hay que contextualizarlos en el ámbito de los registros oficiales, por lo que podrían ser, y seguramente serán, mucho más grandes, ya que es complicado llevar un control exhaustivo sobre todos los inmigrantes que entran en los países. 

La mayoría de estos niños toman rutas peligrosas para llegar a sus destinos. En ellas no solo se tienen que enfrentar a las vicisitudes del viaje en sí. Así lo denunciaba el director ejecutivo de Unicef España, Javier Martos, el cual replicaba, según 20 minutos, que "estas cifras son inadmisibles", pues detrás de ellas se esconde la turbia realidad: "Los niños que viajan solos son los más vulnerables: están expuestos a muchos peligros y corren un riesgo mayor de caer en manos de redes de trata de personas y traficantes sin escrúpulos". Tristemente esa suele ser la norma general. Según un informe presentado por UNICEFmás del 75% de los 1.600 adolescentes que han llegado a Italia denunciaron haber sido obligados a trabajar como esclavos o en prostitución

El crudo testimonio de Mary

Entre estos casos se encuentra la historia de Mary, una joven nigeriana que emprendió el viaje de Libia a Italia con la intención de encontrar una vida mejor. Sin embargo, lo que se encontró fue un trance de maltratos, violaciones y vejaciones. Había caído en las manos de una mafia de trata infantil. 

Mary cayó en las manos de una mafia de trata de menores "Mary cayó en las manos de una mafia de trata de menores"

La joven abandonó Nigeria con el objetivo de encontrar una vida mejor. "No pude ir a la escuela. Mi padre está muerto para mí, no tengo hermanos, así que tuve que trabajar como una chica de casa cuidando a los bebés de una mujer y limpiando su casa. Yo estaba tan frustrada y no sabía qué hacer, y un amigo me dijo que debería ir a Europa". 

Después de tomar la decisión de emprender el viaje, una mujer le presentó al que sería su secuestrador en el futuro, solo que en ese momento creyó que era su salvación. "Ben, quien dijo que podía ayudarme, me dijo que conocía a gente que tenía restaurantes para ponerme a trabajar. Además, dijo que iba a pagar mis gastos". 

Engañada aceptó las condiciones del trato, que incluía un pago de 25.000 € y la sumisión a una especie de ritual vudú para infrigir miedo en sus víctimas. Después de eso la trasladaron a Libia, desde donde no tendría ningún contacto con Nigeria. Había caído de pleno en la red. 

Ese lugar es muy, muy malo. Nos trataron tan mal. Todo era una mentira. Estuvimos atrapados primero en Gharyan. Durante tres meses estuvimos allí, y muchas de las muchachas fueron violadas. Mary recuerda como "ese hombre, Ben, abusó de dos chicas una noche. Me dijo que si no dormía con él, me entregaría a los árabes y no me traería a Europa. Me violó.

Ya durante el viaje por mar a hacia Italia fueron rescatados por la guardia del país. Una de las chicas, que hacía el viaje por segunda vez al haber sido deportada, le advirtió que iban a trabajar como prostitutas, pero que no debía decir nada a las autoridades. Mary hizo oídos sordos a la recomendación de la mujer y confesó lo sucedido a las autoridades, por lo que la pusieron en una casa de seguridad. Ahora solo desea encontrar un trabajo en Italia y lograr el modo de sacar a su madre de Nigeria

El 75% de los menores llegados a Italia habían sufrido abusos "El 75% de los menores llegados a Italia habían sufrido abusos"

Para terminar con esta realidad y como medidas de precaución, Martos pide a los gobiernos una actuación eficaz al respecto y medidas para "garantizar la seguridad de estos niños". Además, solicita que en la cumbre del G7, que se celebrará los próximos 26 y 27 de mayo en Italia, los mandatarios elaboren un plan de medidas para proteger a los niños refugiados y migrantes, a la par que se garantice su bienestar

Comentarios