La historia de Zafar, el delfín que cerró una playa tras buscar sexo con los bañistas

La historia de Zafar, el delfín que cerró una playa tras buscar sexo con los bañistas

Zafar, el delfín en celo, se frotaba y golpeaba a los bañistas. También lo intentaba con las embarcaciones y los kayaks.

A veces, la naturaleza y los animales nos traen noticias trambólicas y esta vez ha sucedido en una playa de Bretaña, en Francia. A todos nos ha dejado perplejos pero los bañistas nunca olvidarán ese día.

En Landévennec, un pueblo costero de Bretaña se prohibió tajantemente nadar en sus playas ya que un delfín en celo estaba asustando a los lugareños y turistas. 

Zafar, el delfín en celo

Lo que la principio parecía inofensivo, el animal empezó a acercarse a los bañistas y trataba de frotarse contra ellos. Esto lo informa The Telegraph.

El mamífero trató de evitar, además, que varios nadadores salieran del agua. Los acorralaba e inclusó empujó a una mujer para subirla en volandas. Su excitación sexual era tal que trataba de frotarse con kayaks y otros pequeños barcos.

El mamífero, el delfín, medía tres metros de largo y lo apodaron Zafar. El animal ha estuvo dando vueltas por la bahía de Bres durante meses y entretenía a los turistas siempre que visitaban las playas de Plougastel-Daoulas, Logonna-Daoulas y Landevennec.

El delfín era un encanto, según dicen los lugareños, ya que los niños de las escuelas jugaban con él y nadaba alrededor de sus botes. Además, Zafar se dejaba agarrar la aleta dorsal y se daban paseos con él. Pero, de repente, todo cambió, tal y como ha relatado el alcalde de Landévennec, Roger Lars...

La natación y el buceo están prohibidos en la costa de la aldea... siempre que se confirme la presencia del delfín. Acercarse a menos de 50 metros del delfín también está prohibido

Según informó más tarde France 3, la prohibición duró aproximadamente una semana ya que Zafar se fue a otras aguas. Un experto explicó que el delfín estaba en celo. Estos mamíferos no tienen una época concreta para reproducirse, tienen relaciones sexuales recreativas frecuentes y tienen estos comportamientos incluso con las personas.

La triste historia que oculta

El delfín había sido apartado de su manada "El delfín había sido apartado de su manada"

Lo cierto es que su comportamiento tiene una explicación: el delfín se siente solo. Zafar necesita compañía, pero no la encuentra: por ello, intenta satisfacer sus deseos buscando a humanos y bañistas desprevenidos.

"El comportamiento de Zafar no es raro para un delfín en su situación", asegura Elisabeth Hawkings en declaraciones a The Washington Post. Se trata de un delfín solitario, marginado, y que por alguna razón ha sido aislado de otros miembros de su especie.

Las protectoras han pedido a los bañistas que no interaccionen con los animales, ya que pueden ver deteriorada su percepción del riesgo, lo que aumentaría el peligro de morir por la acción de un barco o ser víctima de maltrato.

Comentarios