Buscar
Usuario

Vida

El duro vídeo para concienciar sobre el problema de los tiroteos en las escuelas de EEUU

La escuela Sandy Hook vivió dentro de sus muros una tragedia que se saldó con la vida de 20 niños y 6 adultos.

El duro vídeo para concienciar sobre el problema de los tiroteos en las escuelas de EEUU

El problema de las armas en Estados Unidos alcanza en los centros escolares, donde se han llevado a cabo verdaderas matanzas fruto de la permisividad que impera con las armas de fuego. Lleva ocurriendo mucho tiempo, sin embargo, ahora ha sido un colegio de Estados Unidos, que estuvo implicado directamente en la cuestión, el que ha querido concienciar a la población acerca de las consecuencias que este tipo de eventos dejan. No solo físicas, sino también verdaderos traumas psicológicos que muchas veces han de ser tratados. 

El movimiento en contra de este tipo de violencia ha sido una cuestión a la que los políticos del país también habrían querido sumarse. De hecho, los debates en torno al acceso a las armas son una constante en los encuentros de índole política y se han realizado propuestas para cambiar las leyes que lo permiten. La escuela Sandy Hook (Connecticut), que en 2012 sufrió en sus propias aulas el ataque de un adolescente que acabó con la vida de 20 niños y 6 profesores, ha sacado a la luz un vídeo muy impactante que pretende reflejar la realidad de la tragedia.

Su entidad Sandy Hook Promise, formada por las familias de aquellos que perecieron aquel trágico día, considera primordial crear conciencia en las mentes de toda la ciudadanía, para que  de esta manera, también padres y alumnos tengan una percepción adecuada de lo que suponen estos ataques. Son muchas las voces que catalogaron la masacre como uno de los peores eventos de estas características que tuvieron lugar en la historia reciente del país.

El comienzo del vídeo puede parecernos de lo más normal, niños que se muestran preparados para afrontar la vuelta al cole, provistos de mochilas, archivadores o zapatos nuevos. Todo bien, hasta que el espectador se percata de que mientras los niños cuentan ante la cámara las cosas que han adquirido para el nuevo año de escolar, se está produciendo un tiroteo en su escuela. Para protegerse, utilizan sus nuevos objetos como barrera: tijeras como utensilio de defensa, o una sudadera para atar las puertas. Por si la tensión no fuera ya sucifiente, la última escena es aún más desgarradora. Una niña, escondida en el lavabo, usa su smartphone para despedirse de su madre y decirle lo mucho que la quiere. 

Una imagen vale más que mil palabras. Sin embargo, esta organización, formada por personas que han vivido en sus carnes lo que algo así significa, ha querido remarcar lo que supone volver a las aulas, con un claro mensaje: comunicar e informar de cualquier comportamiento sospechoso por parte de cualquier estudiante, para así poder evitar este tipo de violencia. Agresividad, bullying, insultos, aislamiento, venganzas, alteraciones alimenticias o académicas en el rendimiento de cualquier alumno, todos son posibles factores de riesgo. 

Polémica con unas sudaderas que lucen agujeros falsos de balazos

Siguiendo este camino, algunas escuelas de Estados Unidos también habrían modificado el diseño de sus edificios, pues en caso de inminente amenaza, habría un riesgo menor de que se saldara con víctimas mortales. Las asociaciones de padres de todo el país siguen presionando a los Gobiernos estatales para que regulen el acceso a armas de fuego. La polémica también ha estado servida después de que una marca de ropa haya lanzado al mercado una línea de prendas en cuyo diseño se pueden apreciar agujeros que simulan haber sido perpetrados por el impacto de balas. De esta manera, en su parte delantera también incluyen los diferentes nombres de aquellos centros donde alguna vez haya habido alguna matanza. Como era de esperar, las críticas han inundado las redes condenando la actitud de Bstroy como "ofensiva" y de "mal gusto".

Uno de sus diseñadores, Brick Owens, ha querido salir al paso de la polémica y explicar la historia detrás de una de sus creaciones, en concreto la sudadera que lleva el nombre de Samsara: "A veces la vida puede ser dolorosamente irónica. Como la ironía de morir de forma violenta en un lugar que considerabas seguro y controlado, como la escuela". "Samsara es el ciclo que debemos completar para llegar al Nirvana", añade. Su otro cofundador, Dieter Grams, quiere usar la marca para concienciar acerca de temas importantes, como lo es este. "Queremos empoderar a los supervivientes de las marcas a través de la historia que contamos con nuestras prendas", explica. De hecho, pretenden sacarlas de las pasarelas y ponerlas a la venta para el público general. Aunque no han estimado un precio, algunas de las sudaderas disponibles en la página web oficial de la marca alcanzan el precio de 210 dólares

Los amigos, conocidos o familiares de las víctimas de este tipo de sucesos no han encajado bien el lanzamiento de esta nueva línea de ropa, pues consideran que se aprovechan de su dolor. "Hay muchas maneras de usar la moda para hacer comentarios sociopolíticos, pero esta no es una de ellas. ¿Cómo crees que se pueden sentir los padres que han visto la ropa de sus hijos atravesada por balas de verdad después de ver esto?", criticaba un usuario en Twitter. "Es puto materialismo, no civismo", opina otro. 

Artículos recomendados

Comentarios