Buscar
Usuario

Noticias

Varios mutilados y muertos en los últimos años por jugar a viajar entre los vagones de metro

Un peligroso juego con el que buscan una emoción y adrenalina que pueden pagar muy caras.

Los jóvenes tienen la costumbre de practicarlo, pero no son plenamente conscientes del riesgo al que se enfrentan. Se trata del juego de permanecer entre los vagones de metro, una decisión que toman en búsqueda de la sensación de riesgo y adrenalina que provoca, pero que está dejando unas consecuencias muy dramáticas.

El problema ha llegado a los medios después de que un joven de 13 años perdiese las piernas cuando se encontraba practicando este peligroso juego. Al parecer, el joven se dedicó a viajar en los acoples de los trenes cuando, en un momento dado y por causas desconocidas (se cree que fue en un momento en el que el tren tomó una curva), cayó a las vías.

En ese preciso instante, cayó con la mala suerte de que el tren en el que iba montado le seccionó las dos piernas. Como pudo, el joven consiguió acceder a un conducto de ventilación para evitar que otro tren acabase con su vida. Allí pidió ayuda y una mujer oyó sus gritos, tras lo cual avisó a las autoridades, que tuvieron que rescatarle desde la siguiente estación de la que el joven había accedido.

El metro quedó completamente paralizado durante varios minutos en la zona, pero en otra parte de Madrid, un joven grababa a otros dos jóvenes que estaban realizando la misma práctica que el afectado, lo que prueba que el desconocimiento del peligro de esta práctica es completamente generalizado.

Numerosos casos

El problema radica en que las líneas más antiguas del metro de Madrid aún no cuentan con los sistemas necesarios que impidan abrir las puertas que dan acceso a los acoples de los vagones. Por ello, muchos jóvenes sin la madurez necesaria pueden terminar haciendo una locura que pagarán durante el resto de sus vidas. Si no mueren en el intento. 

Esto último es lo que sucedió con Domingo, un joven de 25 años que murió en 1994 tras ser aplastado por un tren cuando estaba saltando de un vagón a otro en la estación de Alvarado. Lo mismo sucedió en 2013, cuando otro joven falleció en la estación de Iglesia cuando cayó al suelo de las vías saltando de la misma forma que Domingo. La lína 1 ha sido la que mayores incidencias ha registrado por casos de este tipo.

Los trenes más antiguos son los que registran mayores problemas de este tipo "Los trenes más antiguos son los que registran mayores problemas de este tipo"

Sin embargo, también hay personas que consiguen salvar la vida, pero que quedan con secuelas para el resto de sus vidas. Es lo que sucedió con Miguel Antonio, un joven de 11 años que en 1992 decidió saltarse las clases para practicar este peligroso juego. Termino perdiendo media pierna y el bazo.

O lo que le sucedió a David, otro joven de 19 años que vio como un tren le seccionó el pie y le trituró la pierna izquierda. O con otro joven que en 2001 vio como perdía la pierna derecha al verse arrollado por un tren en la madrileña estación de Iglesia.

Hay muchos más casos registrados, por lo que falta poner el foco en esta información para que los jóvenes eviten enfrentarse con lo que consideran un juego y que puede tener unas consecuencias devastadoras.

Artículos recomendados

Comentarios