Twitter cabrea a los usuarios al censurar las palabras "bisexual" y "transexual"

Twitter cabrea a los usuarios al censurar las palabras "bisexual" y "transexual"

La red social del pajarito ha encendido la polémica al modificar algunas normas de uso de su plataforma.

Tecnología Christopher Mackenzie Christopher Mackenzie 07 Noviembre 2017 13:20

La red social Twitter, una de las más activas de Internet y donde se han propagado verdaderas revoluciones (Primavera Árabe, 15-M, Occupy Wall Street...), ha enfadado y mucho a los usuarios que la utilizan al actualizar parte de sus reglas. La intención de la plataforma parecía ser "buena": filtrar el contenido adulto para evitar que se acceda fácilmente a todo este material.

Con estas nuevas normas, se pretende limitar el spam en la red social, la violencia gráfica, el contenido adulto, los tweets que promueven propiciarse daño a sí mismo y, en general, los comportamientos que resultan abusivos por parte de algunos energúmenos. Sin embargo, esta iniciativa ha provocado el enfado de muchas personas.

Captura de pantalla del servidor de búsquedas de Twitter "Captura de pantalla del servidor de búsquedas de Twitter"

Twitter ha censurado "por error" los resultados de las búsquedas de las palabras "bisexual" y "transexual". Si entras al buscador de la red social e intentas acceder a alguna imagen o vídeo relacionada con estos dos términos, el resultado es cero. Ninguno. Ni una sola imagen o grabación que se asocie a las personas bisexuales o transexuales. Como si estos dos términos estuvieran asociado a la pornografía.

Este filtro no tiene ningún sentido puesto que las intenciones iniciales del servicio de microblogging quedan desdibujadas cuando se realizan otro tipo de búsquedas. Al teclear otros vocablos como "gay", "hetero" o "lesbiana", una marea de archivos pornográficos puede ser localizada por cualquiera sin apenas ningún tipo de filtro.

El enfado de los tuiteros

El cabreo de los microbloggeros se basa en la asociación que ha hecho la red social del pajarito azul de los términos "bisexual" y "transexual" con un contenido adulto cuando, en realidad, nada tienen que ver. Una persona bisexual no necesariamente tiene que estar relacionada con el contenido pornográfico, puesto que se trata de una condición sexual y no de un carácter promiscuo del ser humano.

"El problema es que la bisexualidad ha sido hipersexualizada históricamente y asociada al porno y a la promiscuidad (...) algunos sistemas de wifi públicos bloquean el término, incluso cuando no tienen nada que ver con el porno", declaró Kate Harrad a GayStarNews.

Muchos usuarios se quejan sobre la posibilidad de encontrar porno al teclear otros términos mientras las palabras "bisexual" y "transexual" son censuradas:

La Human Rights Campaign ha reclamado a la compañía californiana que corrija este claro error por parte de los administradores. A su juicio, este hecho invisibiliza a un colectivo y los estigmatiza aún más si cabe, dando alas al discurso homófobo de quienes todavía en pleno siglo XXI consideran una aberración que a una persona le puedan gustar las personas, independientemente de su género, o que quieran cambiar de sexo legítimamente.

Por su parte, desde Twitter han lanzado un tweet en el que afirman que se trata de un error, piden disculpas y aseguran que se encuentran trabajando para solucionarlo:

No es la primera vez

Youtube tuvo que dar marcha atrás a la "Youtube tuvo que dar marcha atrás a la "censura" de su modo restringido"

La polémica está servida: en diferentes ocasiones, varias redes sociales han metido la pata hasta tal punto que han puesto en pie de guerra a sus potenciales usuarios, llamando al boicot en algunos casos.

Hace unos meses, la plataforma de vídeos Youtube activaba un "Modo restringido" para ocultar millones de vídeos que previamente habían sido calificados por los usuarios como inapropiados. Este hecho produjo que miles de usuarios vieran censurados sus creaciones sin ningún tipo de filtro.

Por ejemplo, si un youtuber colgaba una grabación en la que trataba el tema del matrimonio homosexual y una marea de homófobos irracionales lo marcaban como inapropiado, este vídeo quedaba "censurado" y no aparecía en el servidor de búsquedas. Aunque no tuviera un contenido sexual.

Desde la empresa audiovisual tuvieron que salir al paso de las críticas y rectificar. Asimismo, se disculparon asegurando que en ningún momento pretendían filtrar contenido en su plataforma por razones de género, identidad sexual, ideas políticas, razas o religiones. 

Varios han sido los casos de censura que han puesto entre las cuerdas a diferentes redes sociales. Tumblr se unía al modo restringido de Youtube activando un "modo seguro" para menores de 18 años, nuevos usuarios o usuarios que estuvieran desconectados. Esta nueva modalidad provocó la censura previa de contenido LGTBI aunque no tuviera ningún fondo sexual, mientras millones de imágenes y vídeos pornográficos polulaban tranquilamente por la red social.

Intentar controlar las redes sociales siempre suele suscitar la polémica entre la sociedad. Frenar a los trolls, el contenido ilegal, el bullying, la incitación al odio o al terrorismo resulta casi imprescindible para la convivencia de los seres humanos en el mundo virtual y, por ende, en la vida real misma. Sin embargo, las compañías deben poner especial cuidado con los mecanismos que utilizan para impedir toda esta "violencia" dentro de sus servidores puesto que se puede caer en el grave error de censurar otro tipo de contenidos y afectar gravemente a colectivos que históricamente han sido marginados, como el LGTBI. 

Comentarios