Túnez se convierte en el primer país musulmán con una comunidad atea

Túnez se convierte en el primer país musulmán con una comunidad atea

La Asociación de Libres Pensadores engloba a más 400 personas agnósticas y ateas.

Noticias Guillermo Galindo Guillermo Galindo 29 Enero 2018 12:40

Túnez mantiene su posición como el país promotor de cambios en el mundo musulmán. Si hace más de seis años fue allí donde se iniciaron las primaveras árabes, ahora los tunecinos han sido pioneros en la creación y aprobación de una comunidad atea en suelo musulmán, todo un tabú en esta religión.

Y es que, para Munir Baatour, abogado y una de las caras públicas de la Asociación de Libres Pensadores "la mayoría de la gente no puede concebir que existan personas que no creen en Alá. Es un escándalo para ellos. Dios es una evidencia, el Corán es la verdad absoluta y todo lo que aparece en él es incuestionable".

Túnez es uno de los países que más rechazan públicamente el yihadismo "Túnez es uno de los países que más rechazan públicamente el yihadismo"

La Asociación de Libres Pensadores, formada actualmente por más de 400 personas consideras agnósticas o directamente ateas, se muestra contraria a la imposición del Islam como religión oficial del Estado, o al menos busca debatir sobre un posible modelo de Estado laico. Es por eso que, aun siendo uno de los países más tolerantes del mundo musulmán, hayan encontrado en Túnez numerosas trabas para la definitiva autorización del grupo, un proceso que ha durado más de un año.

"Las autoridades nos pidieron muchas aclaraciones y retardaron el proceso durante un año y medio. Nos dijeron que no podíamos argumentar que luchamos contra el extremismo religioso porque no estamos capacitados para ello. Nos obligaron a precisar que contribuimos a luchar contra el extremismo. Buscaban cualquier excusa para no legalizar una asociación de ateos", explican desde la asociación.

Una tarea "titánica y peligrosa"

El artículo 6 de la Constitución de Túnez, elaborada tras derrocar a Zinedin el Abedin Ben Ali, establece en el país la libertad de creencia, de conciencia y de culto. Aun así, el primer artículo asevera que el Islam es la religión oficial del estado, circunstancia que discute Baatour: "Túnez no es árabe ni musulmán. Túnez es tunecina".

La Asociación de Libres Pensadores tiene previsto celebrar en las próximas fechas actos públicos sobre polémicos asuntos, como la supresión de la educación religiosa en las escuelas. Una tarea "titánica y peligrosa", según admite la propia asociación, pero que no les va a frenar en el objetivo de concienciar a la sociedad. 

Comentarios