Buscar
Usuario

Cine

Un exmiembro de ETA recibe un premio en Donostia y celebra el papel de la banda terrorista

Aunque ha dedicado más de media vida al cine, su pasado como militante terrorista en la banda es para muchos una mancha en su currículum.

Un exmiembro de ETA recibe un premio en Donostia y celebra el papel de la banda terrorista

San Sebastián se sumergió en la más pura vorágine del cine la última semana del mes de septiembre. Tanto el cine patrio, como el internacional se dieron cita en la capital de la provincia de Guipúzcoa y lo acontecido en tierras vascas ha dado para mucho. Si bien, como no podía ser de otra manera, el cine ha sido el leit motiv de este evento, siempre tendrán cabida hechos insólitos como este.

El pasado 24 de septiembre, un antiguo miembro de la banda terrorista ETA recibió el premio Zinemira por su trabajo en la gran pantalla y no contento, aprovechó la ocasión para rendir un homenaje oral a la organización. Este reconocimiento fue pensado por las asociaciones de productores Ibaia y EPE/APV para honrar el trabajo y la prolífica trayectoria de un rostro notorio del cine vasco

José María Lara, ante las atónitas miradas de los presentes en el auditorio Victoria Eugenia, admitía sentirse "orgulloso" de haber formado parte de la formación, además reconocía alegrarse de todos los logros que consiguieron cuando él era un militante más. Sí, increíble pero cierto. 

No sabríamos determinar un adjetivo concreto con el que definirle, desde terrorista a cineasta hay un buen trecho, pero Lara, alias 'Txepe', aúna los dos calificativos. Nació en Madrid en pleno áuge del franquismo, poco después de la Segunda Guerra Mundial. Si bien su página web no hace alusión a ningún detalle que lo relacione con ETA, lo cierto es que estuvo en prisión antes de comenzar su andadura en el mundo cinematográfico. No reniega de ello, pues considera que "desde los años 50 hasta el 82, la lucha de ETA consiguió muchas cosas y fue importante". "Nosotros hemos aportado a que se consiguiera el Estatuto de Autonomía, que todavía está incompleto. Me siento orgulloso de ello", confiesa. 

Está en lo cierto, la organización terrorista surgió paralelamente al mandamiento de Francisco Franco, con el objetivo de conseguir la mayor autonomía posible para el País Vasco, con bases socialistas y nacionalistas. Fue en todo momento el mayor ente opuesto al régimen del caudillo. Durante estos años, la banda fue especialmente sanguinaría y no dudaron en usar la violencia para reivindicar sus pretensiones antifascistas e independentistas. Luego llegó la democracia y gracias a la Constitución y la muerte de Franco, los objetivos de su lucha armada se distorsionaron y aunque su existencia no tenía razón de ser, al menos es lo que muchos consideraban, siempre llevaron por delante el nombre de la comunidad autónoma

"Hubo gente que se arriesgó a luchar contra un estado represor, hijos de la gente que participó en la guerra. Despertaron tarde pero despertaron", condenaba en una entrevista con el diario El Correo. La coyuntura nacional con respecto al nacionalismo vasco y catalán no gozaba de la mejor reputación por aquel entonces. Franco no los quería ni ver y ni que decir tiene que en ningún momento se le pasó por la cabeza dialogar con ellos como deseaban. 

Media vida dedicada al cine

Su contribución al cine vasco comenzó a los 37 años como fotofija y auxiliar de cámara. Ocurría en 1985, tres años después de la fecha mencionada por Lara, aunque su biografía relata que previamente viaj´o a Alemania para estudiar una ingeniería en fotografía en la Escuela Estatal de Colonia. Estuvo allí durante ocho años. A mediados de los años ochenta daba el salto a la industria y comenzó participando en varios largometrajes realizados en Euskal Herria, la región por antonomasia de la cultura vasca. Entre algunos de los proyectos que estuvo involucrado se encuentran 'Ehun metro', 'Zergatik panpox', 'La monja alférez-Moja' alfereza', 'Adios, pequeña' o 'El polizón de Ulises'.

De forma paralela, asentado en Pamplona, se animó a dar un paso más allá y levantó su propia productora en 1988. Como cámara, produjo varios cortometrajes hasta que en 1990 le salió la oportunidad de grabar su propio largometraje en coproducción con Sagutxo S.A.. Por otro lado estuvo involucrado en la fotografía de 'No estamos' de Lurdes Bañuelos, 'La beca' de Mikel Azcona y varios anuncios publicitarios, oficio que continuó a lo largo de la década. También realizó videos industriales para Fundosa y Lurdes Bañuelos

Más de media vida dedicada a un meritorio y creativo oficio, que tantas alegrías le ha dado. Sin embargo, su otra mitad también parece compensarle en gran medida. El cineasta acudió a la cita con un lazo amarillo que colgaba de un imperdible en la solapa de su chaqueta negra. No representaba otra cosa que su "solidaridad con los presos políticos del Estado español". Sin remordimientos ni escrúpulos, alude con nostalgia a su pasado como militante de ETA y no se lamenta de nada. Tampoco de lo que le llevó a prisión, pues consiguió salir en 1976 gracias a un indulto, pero no dudó en volver a las filas de la organización posteriormente. 

"No conseguimos la revolución, pero sí algunas cosas". "Gracias a nuestra aportación cultural, Ángel Amigo pudo producir 'La Fuga de Segovia' y convencer al Gobierno vasco a meter un dinero", explica. El Ejecutivo vasco ha sido históricamente el foco de las acusaciones de los más críticos con el nacionalismo regional debido a su presunto apoyo a las milicias etarras con supuestas financiaciones para llevar a cabo su actividad. No es de extrañar que el PNV cediera con esta propuesta, pues según Lara, es lo que sentó las bases para la creación del denominado cine vasco y el canal de televisión autonómico ETB

ETA emitió un comunicado en 2011 con el que proclamaba un alto el fuego, para posteriormente desarmarse de forma unilateral en 2017 y abandonar su actividad armada. Sin embargo, su extenso historial de ataques y asesinatos ha dejado una larga de víctimas mortales a lo largo de la segunda mitad del siglo XX y comienzos de la década pasada. Es por ello que Consuelo Ordoñez, presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo y hermana del concejal popular Gregorio Ordoñez, ha condenado los testimonios del exmiembro de la banda terrorista a través de Twitter. Su hermano, que ejercía su actividad en San Sebastián y también en el parlamento vasco, murió a manos de ETA en 1995. Como no podía ser de otra manera, la publicación ha traído consigo un aluvión de comentarios y críticas reprobando la actitud de Lara.

Artículos recomendados

Comentarios