Buscar
Usuario

Vida

¿Te agobia y estresa el sexo?: La ansiosexualidad y cómo remediarla

No todas las personas sentimos el sexo de la misma manera; para lo que algunos es lujuria y placer para otros es un rato de agobio y estrés.

¿Te agobia y estresa el sexo?: La ansiosexualidad y cómo remediarla

A priori el sexo nos relaja y nos aporta bienestar, pero cada persona es un mundo y puede vivirlo de cualquier manera, incluso repletos de estrés y agobio, como a aquellos que sufren ansiosexualidad

La ansiosexualidad consiste en vivir el sexo con angustia, entrando en un estado de tensión durante el mismo que provoque que seamos incapaces de disfrutar. Sin embargo, hay varios tipos: por una parte, la ansiosexualidad de aquellas personas que al estar estresadas y agobiadas no tienen ganas de mantener relaciones sexuales y, por la otra, aquellos a los que la intimidad, la excitación o las mismas relaciones les generan tensión. Los malos pensamientos y la inseguridad aparecen en la mente, que bloquea al cuerpo. Y no, no son apáticos, asexuales o "estrechos", son ansiosexuales.

Según afirmó Melania Figueras, psicóloga especializada en terapia de parejas del gabinete de psicología a SModa, "las personas que viven el sexo con angustia son aquellas que hacen una lectura de su reacción física como de ansiedad". "Por ejemplo, hablar en público puede producir un cierto temor, la diferencia está en cómo se interprete. Podemos pensar que esas mariposas en el estómago son normales y que la charla nos reportará beneficios y notoriedad; o podemos barruntar, cuando los nervios nos invaden, pensamos que nos quedaremos en blanco y que la audiencia saldrá decepcionada", declara.

Tipos de ansiedad

La ansiedad no siempre se manifiesta en el mismo momento ni de la misma manera. Existiría una ansiedad generalizada hacia el sexo y otra de ejecución. La primera, causada generalmente por cualquier problema o trastorno sexual, suele afectar a las mujeres; mientras que la segunda se relaciona con las expectativas, el querer hacerlo todo perfecto o el miedo a exponernos de tal manera, y que suele afectar en mayor medida a los hombres.

Los hombres suelen sufrir ansiedad de ejecución "Los hombres suelen sufrir ansiedad de ejecución"

Según Francisca Molero, sexóloga, ginecóloga, directora del Institut de Sexología de Barcelona, del Instituto Iberoamericano de Sexología y presidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología, "si la ansiedad hacia el sexo es generalizada, es más frecuente en mujeres. Lo evito porque no tengo deseo, me cuesta llegar al orgasmo, me siento utilizada o el resultado no es positivo. Pero existe también la ansiedad de ejecución (hay que quedar bien durante la relación sexual) y esto ya es más propio de hombres con disfunción eréctil o que son muy autoexigentes y se imponen la tarea de dar placer al otro. Ahora bien, en esto también influye la forma en cómo aborda cada uno su sexualidad. Las personas que tienen más facilidad para abandonar el sexo son las que tienen una sexualidad muy mental; mientras que los que se centran más en el cuerpo pueden seguir teniendo relaciones, incluso con parejas que ya no les atraen demasiado. Generalmente, las mujeres pertenecían al primer grupo pero vemos que las cosas están cambiando. El Satisfyer no es sino un intento de cambiar esto, derivando hacia una sexualidad más genital", remarcaba en SModa.

Cómo remediarlo

Para conseguir terminar con esta ansiedad y disfrutar placenteramente de nuestras relaciones debemos trabajar el sexo consciente. Generalmente se trata de conseguir encontrar momentos de conexión con uno mismo, momentos de tranquilidad, de paz... Momentos en los que puedan fluir las propias sensaciones y logremos apagar la mente. 

Asimismo, tendremos que tener en cuenta que la sexualidad no aparece de un momento a otro, sino que se va desarrollando y debemos ir observando pequeños gestos, erotismo, experiencias... 

Y, tras ello, tendremos que trabajar los pensamientos negativos que tengamos respecto al sexo, culpables de que nos bloqueemos y no podamos disfrutar del momento. Es el más complejo de resolver, y en ocasiones es conveniente que acudamos a un sexólogo especialista. No obstante, es un proceso largo en el que no debemos desesperarnos. No se puede luchar contra la ansiedad en tan solo un día.

Artículos recomendados

Comentarios