Soraya interviene en el grupo Prisa, editora de El País, para mantener el control

Soraya interviene en el grupo Prisa, editora de El País, para mantener el control

La vicepresidenta ha sido señalada por su excesiva intervención de los medios de comunicación.

Política 14 Octubre 2017 15:39

La vicepresidenta del Gobierno ha bloqueado la candidatura de Javier Monzón en Prisa para mantener el control del grupo empresarial. Soraya Sáenz de Santamaría, según se comenta en los corrillos, ayudó al grupo a refinanciar una deuda de 5.000 millones con la que se evitó la quiebra de uno de los grupos editoriales con mayor influencia del país, una información que ha sido negada constantemente desde Prisa.

Desde entonces, la vicepresidenta ha sido 'intocable' en los medios que dirige el conglomerado de Juan Luis Cebrián, cuyo relevo se prevé para las próximas semanas. La número dos del gobierno ha llegado a calificar como 'coto privado de caza' al grupo, según comenta el diario El Español.   

Juan Luis Cebrián, cercano a Soraya, continuará dirigiendo la línea editorial de El País "Juan Luis Cebrián, cercano a Soraya, continuará dirigiendo la línea editorial de El País"

Esta medida encaja a la perfección con la política de medios que se ha llevado durante los últimos años desde la vicepresidencia, con una mano derecha de Soraya, María González Pico, que ha conseguido que la número dos de Rajoy sea intocable.

En alguna redacción ha habido presiones para expulsar a 'según qué periodistas' y a contribuir a la mejora de imagen de un peso pesado que, posiblemente, ya se ve como sucesora al frente de La Moncloa, tal y como se desgrana del libro 'La vicepresidenta', de las periodistas Gabriela Bustelo y Alejandra Ruiz-Hermosilla. 

Muestra de todo ello, quizás, es que Cebrián, hombre de confianza en el grupo de la vicepresidenta, continuará dirigiendo la línea editorial de los medios de Prisa, no así su gestión económica. La relación entre ambos es conocida desde que Cebrián invitó a Soraya a participar en el club BIldeberg, uno de los círculos de poder más importantes a nivel internacional.

Una candidatura que no gustaba en Moncloa

El Gobierno había expulsado a Javier Monzón de la dirección de Indra en 2015 "El Gobierno había expulsado a Javier Monzón de la dirección de Indra en 2015"

Javier Monzón, mientras tanto, contaba con amplios escollos para que su candidatura prosperase. Primero, y fundamental, porque no era del agrado de Soraya. El Gobierno se encargó de expulsarle de la dirección de Indra en 2015, una empresa cuyo accionista principal es el Estado,

Segundo: Monzón no contaba con la aprobación de César Alierta, que no niega sus pretensiones de hacerse con el control del grupo. Su entrada en el accionariado, o la compra de Canal +, una de las acciones que mejor sentó a las cuentas de Prisa, han sido fundamentales para que el presidente de la principal compañía de telecomunicaciones del país inserte sus tentáculos. Las buenas relaciones de Telefónica con el PP, quizás, hayan podido llegar a influir en algún momento.

Tercero: la mala imagen de Monzón. El exconsejero de Indra cuenta con una larga lista de escándalos detrás que han lastrado su imagen pública. Su implicación en la investigación del caso Púnica, las pérdidas en Brasil de la empresa que dirigía o los contratos firmados con las sociedades de los hijos de Felipe González y los Pujol han lastrado su candidatura. También el hecho de que sea incluido en la investigación de la Trama Lezo que está llevando a cabo la UCO (Unidad Central Operativa) dependiente de la Guardia Civil.

En todo este movimiento de sillas, queda en duda la sucesión al frente de uno de los principales grupos editoriales del país, que ya está activada y que, a partir de ahora, contará con una premisa fundamental: la próxima persona que coja el timón del grupo tendrá que contar con el visto bueno de Soraya.

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados