Buscar
Usuario

Noticias

Carmen, la mujer que metió la cabeza de su marido en una caja, contrató sicarios sin pagar

Carmen se deshizo de su marido en San Valentín después de que la relación de ambos se hubiera deteriorado, con celos e infidelidades de por medio.

Carmen, la mujer que metió la cabeza de su marido en una caja, contrató sicarios sin pagar

Una supuesta infidelidad hizo que María del Carmen Merino acabara con la vida de su marido. Eso sí, a pesar de que las pesquisas giran en torno a su culpabilidad por un delito de asesinato, Castro Urdiales (Cantabria) sigue conmocionado por un suceso que ha pillado a todos sus ciudadanos por sorpresa, aunque a manos de una mujer que ya tenía antecedentes por hurto y estafa.

En señal de venganza por la supuesta infidelidad de su marido, la asesina de Jesús María Baranda entregó una caja con su cráneo a una amiga, supuesta amante de la víctima. Sin embargo, la investigación habría dado un giro tras confirmarse que habría contratado a unos sicarios para que hicieran el trabajo por ella.

María del Carmen y Jesús María llevaban siete años viviendo juntos en Castro Urdiales, aunque su relación se había deteriorado recientemente "María del Carmen y Jesús María llevaban siete años viviendo juntos en Castro Urdiales, aunque su relación se había deteriorado recientemente"

Con la mujer ya detenida y acusada por lo sucedido, las autoridades ya investigan cómo contactó con los sicarios y qué hicieron con el cuerpo, cuyos restos mortales están siendo buscados en el vertedero de la localidad. Excepto el cráneo, el cuerpo del fallecido sigue en paradero desconocido. Una ardua tarea considerando los meses que han pasado desde el suceso. Todo apunta a que la asesina fue víctima de los celos de su conocida, con la que Jesús María mantenía un idilio y a la que entregó el cráneo, alegando desconocer el contenido de la caja.

Por otro lado, la mujer ha negado ser la persona que cocinó e hirvió la cabeza de su pareja, sino que fueron los sicarios quienes se encargaron de realizar la macabra tarea por 12.000 euros. Y no contentos, también descuartizaron el cuerpo. De hecho, las miradas están puestas en la empleada de limpieza que la pareja tenía contratada, que recibió una llamada de María del Carmen para acudir a limpiar a su casa y tirar demasiadas bolsas de basura, con un peso superior a lo que ella estaba acostumbrada. Se sospecha que podían ser los restos del hombre de la casa.

Aparentó normalidad absoluta

Tras la supuesta marcha de Jesús, su familia creyó la historia de Carmen y decían estar tan preocupados como ella. 12.000 euros es la cifra que María del Carmen aportó en su testimonio cuando le dijo a la familia, en concreto al hermano de su compañero sentimental que este se había marchado a Punta Cana, cogiendo dicha cantidad de dinero, sin responder a sus mensajes. El equipo policial encargado de la investigación encaja poco a poco las piezas de un puzzle tan misterioso, como enrevesado.

Nadie sabe lo que ocurrió, de hecho María del Carmen pudo actuar con normalidad tras acudir a este grupo de delincuentes para matar a su marido en fechas cercanas al día de San Valentín. Poco después disfrutó de la Feria de Abril celebrada en la localidad e incluso ofrecía croquetas a los vecinos de su vivienda, aparentando normalidad. Una manera muy inteligente de no levantar sospechas entre la comunidad cercana a la vivienda.  

Carmen llevaba una vida aparentemente normal y nadie sospechó de ella en un primer momento "Carmen llevaba una vida aparentemente normal y nadie sospechó de ella en un primer momento"

Al parecer, la relación de Carmen y Jesús estaba tan deteriorada que el damnificado le habría pedido abandonar la vivienda después de enterarse que ella había comenzado una íntima relación con un hombre colombiano. Ella también sabía que él se estaba viendo con otras mujeres, incluida su amiga, por lo que se negó a marcharse de la vivienda. Entonces es cuando todo ocurrió. Le devolvieron la cabeza de su compañero envuelta y hervida, separada del cuerpo. Eso es lo que le ha contado a la policía: "Alguien dejó la cabeza de mi novio en la puerta; la guardé porque era el único recuerdo que tenía". 

Pablo Muñoz, periodista de ABC, ha confirmado que las autoridades también manejan la hipótesis de que los matones pudieran haber quemado el cadáver para deshacerse de él, sin embargo, lo que más les ha sorprendido es averiguar que ella nunca llegó a hacer efectivo el pago de la cantidad prometida por realizar el crimen.

Los verdaderos asesinos del hombre ejercieron tal presión para que Carmen les entregara el dinero, que se atrevieron a dejar la caja sobre el felpudo que se encuentra a los pies de la puerta de la casa. Es entonces cuando, a sabiendas de que estaba siendo investigada por la Guardia Civil, decide regalársela a la amante de Jesús, explicándole que se trataba de unos juguetes sexuales que el hombre usaba y ella no quería guardar. 

Jesús María Baranda tenía 66 años, tenia hijos y estaba divorciado, tras lo que había decidido rehacer su vida junto a la Carmen, la sevillana que finalmente acabaría con su vida, con la que se había mudado a la localidad cántabra hace siete años. 

Artículos recomendados

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados