¿Sensibilidad o sadismo? Morante le seca las lágrimas a un toro antes de matarlo

¿Sensibilidad o sadismo? Morante le seca las lágrimas a un toro antes de matarlo

El polémico gesto del torero ha causado conmoción y las redes han ardido en su contra.

Los espectáculos taurinos en las plazas cayeron en 2018 al mínimo histórico en España, año en el que se celebraron 1.521 festejos, la cifra más baja (y demasiado alta igualmente) desde que el Gobierno comenzó a elaborar estadísticas taurinas en 2003. Pero esta antigua tradición sigue provocando polémicas de manera casi habitual, y los toreros son conscientes de ello.

En esta ocasión, el que ha llamado la atención ha sido Morante de la Puebla. El revuelo se ha causado a raíz de un acto tan simbólico como polémico, y éticamente dudoso en el debate del maltrato animal que acarrea la tauromaquia. El torero decidió secar las lágrimas del toro con un pañuelo antes de matarlo. Un movimiento que lejos de parecer sensible, ha quedado de lo más sádico y cruel. 

Los polémicos hechos ocurrieron en la plaza de toros de La Maestranza de Sevilla, en plena Feria de Abril. Con las manos manchadas de sangre, el diestro sacó un pañuelo de su traje de luces, se acercó al sollozante animal, y le limpió las lágrimas que brotaban de sus grandes ojos negros. 

Twitter arde contra el sadismo de la tauromaquia

El gesto fue muy aplaudido en el ruedo, tal y como ha informado 20 Minutos. Morante recibió en la plaza todo el apoyo que le faltó en las redes sociales. Twitter especialmente, como es habitual en estos casos, ardió en contra del torero y muchos usuarios aprovecharon el ejemplo para criticar el toreo como tradición cultural del país. Hubo quien hasta calificó al diestro de "psicópata", "sádico enfermizo" o "repugnante".

PACMA pide la abolición 

Entre todos los usuarios cabreados, también se pronunció en esta red social Silvia Barquero, la presidenta del partido animalista PACMA. En su perfil de Twitter denunció que "solo una mente retorcida y perversa sería capaz de torturar a un animal hasta que la sangre le chorree por las patas, y limpiar con un pañuelito una brizna de su cara". A esto añadió una contundente sentencia: "Disimula el torero mal su espeluznante carencia de empatía. ¡Abolición de la tauromaquia YA!"

Comentarios