Buscar
Usuario

Vida

Segunda semana de cuarentena: menos papel higiénico y más cerveza

A pesar de que el coronavirus ha hecho protagonista al papel higiénico, este no es el producto que más ha aumentado sus ventas en la segunda semana.

Segunda semana de cuarentena: menos papel higiénico y más cerveza

Una vez todas las familias han realizado su respectiva 'compra de búnker', ese aprovisionamiento que tiene como objetivo neutralizar el miedo y garantizar los víveres durante un periodo de aislamiento en casa, los productos no perecederos y los de limpieza y hogar como el papel higiénico abren paso y descienden posiciones en el global de ventas.

Según el estadio de compra en supermercados de la primera semana de confinamiento realizado por la aplicación de cuentas Gelt, los productos de limpieza son los que no han faltado en ninguna operación, seguidos de cerca por conservas, legumbres, platos preparados y arroz. Sin embargo, pasada ya la primera semana de cuarentena, el panorama cambia y es la cerveza la gran sorpresa, aumentando un 78% sus ventas.

La lista en incremento de consumo queda de la siguiente manera: cerveza (+78%), limpiadores (+34%), alcohol (+24%) y las conservas (+23%). Por otro lado bajan el aceite (-58%), platos preparados (-48%), arroz (-46%), legumbres (-42%), leche en polvo (-36%), amoniaco (-33%), pasta (-33%), papel higiénico (-10%) y lejía (-8%).

El últimamente codiciado papel higiénico "El últimamente codiciado papel higiénico"

Comenzamos a consumir de manera racional

"Tras unas primeras compras más motivadas por el miedo como reacción al confinamiento, ahora los ciudadanos hemos asumido y desdramatizado este hecho y empezamos a gestionar nuestro consumo de forma más racional" destaca el consejero delegado y confudador de Gelt, Carlos Prieto. Y es que en ningún momento estarán vacíos los supermercados: "El acopio no tiene sentido con el abastecimiento garantizado y los ciudadanos van a ir normalizando su consumo".

Por lo menos nos queda claro que en estos tiempos a la par de extraños que de difíciles, la gente comienza a relajarse y ya piensa en una de las tradiciones españolas más españolas que no vienen en los libros: tomarse una cerveza en compañía, aunque sea a la fresca de la terraza de casa para los más afortunados o apoyado en la ventana para el resto de los mortales.

Artículos recomendados

Comentarios