'Sablazo' a turistas en este bar: dos hamburguesas y tres cafés por 'solo' 81 euros

'Sablazo' a turistas en este bar: dos hamburguesas y tres cafés por 'solo' 81 euros

El establecimiento acumula todo tipo de quejas en Tripadvisor: llegó a cobrar 25 euros a un cliente por un cono de helado de tamaño pequeño.

La llegada de la temporada alta al turismo viene aparejada con las primeras denuncias de estafa en los locales destinados a los recién llegados. Con un destino temporal y con las dificultades de encontrarse en un país extraño, muchos 'pican' en locales dirigidos por hosteleros que, sin duda, tienen muy pocos escrúpulos.

El último caso se ha producido en el conocido Caffè Vaticano, situado en la ciudad que le da nombre. Allí, dos turistas han tenido que pagar por dos hamburguesas y tres cafés, la friolera de 81 euros. Eso sí, han fotografiado el tique y lo han difundido por redes. Y, como no podía ser de otra forma, la denuncia se ha viralizado en cuestión de minutos.

Como se puede comprobar en la fotografía, el establecimiento cobró la 'módica' cantidad de 50 euros por solo dos hamburguesas, 16 euros por tres cafés y una generosa cuantía de ocho euros por el servicio a mesa.

La indignación que ha provocado la noticia ha llevado a que, incluso, el local haya recibido todo tipo de críticas a través de las redes sociales y plataformas turísticas, que sin duda pondán en jaque el futuro del negocio.

No es la única denuncia sobre este local

El local acumula solo una estrella y media sobre cinco en Tripadvisor y obtiene todo tipo de críticas sobre el trato que su personal ofrece a sus clientes, incluidos también españoles.

"Un trato vergonzoso hacia el cliente y eso que hablaban castellano. Nos pusieron unos helados sin preguntar el tamaño y así cobrar lo que ellos quieren y además de mala leche. ¡Qué manera de querer estropear el día a la gente, somos clientes, no se confundan!", escribe un perfil bajo el pseudónimo de 'Carolquintela' que dice proceder de A Coruña.

La más llamativa, sin embargo, la protagoniza un hombre taiwanés, que pagó 25 euros por un simple cono de helado, el más pequeño de todos los que se vendían en el establecimiento. Ante las críticas, el dueño simplemente argumentó que el alimento era "muy bueno".

Este caso, sin embargo, no le salió gratis. El turista advirtió al guía que le acompañaba y llamó a la Policía Municipal. Después de personarse, descubrieron que la carta de precios se encontraba escondida detrás de la barra y le impuso una multa de 2.000 euros.

Comentarios