"Es una cruzada contra el Islam": Austria cierra 7 mezquitas de ultraderecha financiadas por Turquía

"Es una cruzada contra el Islam": Austria cierra 7 mezquitas de ultraderecha financiadas por Turquía

La medida ha contado con el apoyo de la asociación musulmana mayoritaria del país.

El autoritario y extremista presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogán, está fomentando el islamismo rigorista y la extrema derecha en un país con una sociedad que tradicionalmente apostó por una versión moderada.

Siguiendo la estela de otros países como Arabia Saudí, su intención actual es extender su versión de la religión y la política a través de otros países del extranjero, situados en Europa y otras regiones.

Para evitar estos problemas, el presidente austriaco Sebastian Kurz ha decidido expulsar a 60 imanes y cerrar siete mezquitas que estaba sosteniendo el Ejecutivo turco y en las que se adoctrinaba a menores de edad en los valores promovidos por Ankara.

Las acusaciones entre los centros se dividen en dos polémicas: por un lado, la difusión de prédicas extremistas religiosas (en seis) y la propagación del ultranacionalismo turco, que se predica en otros cuatro lugares de culto.

Se trata de centros amparados por los denominados 'Lobos grises', una organización turca de extrema derecha que se mantiene por fondos salafistas provenientes del exterior.

El saludo de los Lobos grises, el movimiento ultranacionalista turco "El saludo de los Lobos grises, el movimiento ultranacionalista turco"

La medida ha contado con el apoyo de la asociación islámica del país, la Comunidad de Culto Musulmán, que ha verificado las acusaciones, ha colaborado en la investigación y ha confirmado también que una de las mezquitas no tenía, siquiera, los permisos para funcionar. También de todos los grupos parlamentarios y de Los Verdes, que han lamentado que, a su juicio, beneficiará a Erdogan en las próximas elecciones presidenciales del 24 de junio.

"No se trata de una cuestión religiosa, debemos estar en alerta contra el islam político", ha destacado Kurz. Un presidente que, por otro lado, gobierna en coalición con el ultraderechista y xenófobo FPÖ, aunque en este caso está aplicando las políticas que aprobó el anterior ejecutivo socialdemócrata.

Los imanes recibían periódicamente su salario desde Ankara y pertenecen a la sociedad AtIB, que reconoce sin tapujos la financiación turca bajo el argumento de que Austria no cuenta con los predicadores suficientes. La legislación del país germano, sin embargo, apuesta por la formación de los imanes en Austria, la prédica en el idioma local y la prohibición de obtener financiación extranjera.

"Es una cruzada contra el Islam"

El portavoz del Ejecutivo turco, Ibrahim Kalin, ha calificado la medida como racista y populista "El portavoz del Ejecutivo turco, Ibrahim Kalin, ha calificado la medida como racista y populista"

El gobierno de Erdogán no ha dudado en ofrecer una respuesta contundente: "Estas medidas tomadas por el primer ministro austriaco, me temo que están llevando al mundo hacia una guerra entre la cruz y la media luna", ha afirmado el presidente, que asegura que todo forma parte de una cruzada contra el Islam.

El presidente turco, que sobrevivió a un intento de golpe de Estado en 2016 organizado por la oposición moderada, ha acusado de racismo al gobierno austriaco: "El cierre de siete mezquitas en Austria y la deportación de imanes es consecuencia de las políticas populistas, racistas e islamófobas del país", sentencia el portavoz de la presidencia turca, Ibrahim Kalin, en un mensaje publicado en Twitter.

La medida llega en mitad de las tensiones entre Austria y Turquía, propiciadas tras la intentona golpista y las acusaciones de polarizar a la población turca del país germano. El Ejecutivo del país europeo ha tomado algunas medidas como el veto de un presunto mitin electoral del presidente turco.

Comentarios