Buscar
Usuario

Vida

¿Qué le pasa a nuestro cuerpo cuando dejamos de tomar lácteos?

Aunque no está claro si los beneficios pesan más que los inconvenientes, es recomendable consultar con un nutricionista.

¿Qué le pasa a nuestro cuerpo cuando dejamos de tomar lácteos?

Están presentes en nuestra vida desde que nacemos; no hay ningún otro animal en el planeta Tierra que beba leche procedente de una especie diferente a la suya, ni mucho menos que continúe consumiéndola una vez se ha desarrollado. Los humanos somos únicos. Alimentos como leche, queso, yogures o mantequilla forman parte de nuestra alimentación diaria y los incorporamos en cientos de recetas, aunque no seamos conscientes de ello.

Siempre han sido alimentos considerados indispensables para mantener una dieta saludable, que cubra todas nuestras necesidades nutricionales. Sin embargo, para desgracia de los amantes de los lácteos y sus derivados, han surgido algunas voces que señalan que esta visión idílica está lejos de la realidad.

En España, según la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD), uno de cada tres adultos padece intolerancia a la lactosa. Entre los síntomas de esta intolerancia, se incluyen la hinchazón, los gases, los calambres estomacales y la diarrea. Por tanto, entre estas personas, evitar o reducir el consumo tendrá como consecuencia una mejora de los mismos.

Además, según un estudio publicado en Journal of the American Academy of Dermatology, la leche contiene precursores de la testosterona (sustancias que utiliza nuestro cuerpo para sintetizar esta hormona), contribuyendo a la producción de sebo y aumentando el riesgo de acné.

Los lácteos están presentes a diario en nuestra dieta "Los lácteos están presentes a diario en nuestra dieta"

¿Beneficios o inconvenientes?

Aunque hay quienes afirman que es beneficioso eliminar los lácteos de nuestra alimentación, hay quienes se preguntan si los beneficios son mayores que los inconvenientes. Y es que no es fácil encontrar un sustituto con propiedades nutricionales parecidas. Los lácteos son ricos en vitamina D, proteínas y calcio, fundamentales para la salud de nuestros huesos. También aporta proteínas, fósforo y otras vitaminas como la B2 o la B12, muy importantes para el organismo.

Es cierto que no está claro si eliminar el consumo de lácteos es beneficioso o no para nuestra salud; por ello si se opta por hacerlo, lo mejor es consultarlo con un nutricionista para garantizar que no queda ningún cabo suelto en la alimentación.

Artículos recomendados

Comentarios