3 puntos clave de 'La venda' para ser competitiva en Eurovisión 2019

3 puntos clave de 'La venda' para ser competitiva en Eurovisión 2019

La canción de Miki Nunyez fue mayoritariamente elegida, pero, ¿es competitiva?.

España ya tiene canción para Eurovisión y, sorprendentemente, este año no ha habido excesivo eurodrama en su elección. Si bien el proceso de preselección si fue tortuoso con canciones a medio hacer para escuchar y hasta artistas a los que no les apetecía el festival, lo cierto es que una vez se ha elegido 'La venda', ha habido cierto quorum acerca de verla como la mejor candidatura de las diez que llegaron a la gran final en 'OT 2018', y quizá la que mejor resultado tendría en Tel Aviv allá por el mes de mayo. Pero, ¿nosotros la vemos competitiva? Para analizarlo, vamos con tres puntos que vemos muy importantes para que la canción de Miki nos saque del pozo eurovisivo en el que llevamos inmersos años y años. ¡Vamos con ello!

1 No es eurovisiva

Miki ante la sorpresa de ser elegido para Eurovisión "Miki ante la sorpresa de ser elegido para Eurovisión"

De entrada, empezamos mal. Seguro que al leer el epígrafe habrás pensado que sin ser eurovisiva una canción no puede triunfar en el festival. Por norma general, al oír que una canción tiene tintes eurovisivos, se nos viene a la cabeza a la gran diva en su tono más alto en una balada rodeada de fuegos artificiales, o quizá al mayor grado de petardeo posible, con una música de estribillo pegadizo, toques electrónicos y a ser posible ropas estrambóticas en el escenario. Pues bien, esto, recientemente, no ha funcionado en Eurovisión. 

En los últimos años, la diferenciación ha sido la clave fundamental en un festival que en apenas dos años ha pasado de ver ganar a una balada portuguesa a que lo hiciera un sintetizador en manos de una chica israelí. Ambas tenían un punto en común: no tenían comparación en la edición. 

Entonces, seamos realistas, 'La venda' no es eurovisiva. Si bien en alguna otra ocasión hemos visto a algún país balcánico apostando por un ritmo ska, la canción de Adriá Salas para Miki podría pasar por una más de La Pegatina, reventarlo (y lo reventará) en el Viña Rock o sonar por la Europa más alternativa. Sabiendo que esa Europa también vota, creemos que 'La venda' será una muy buena canción para televoto gracias a su ritmo festivo, y que quizá sufrirá algo más con los jurados. Sea como sea, es demasiado pronto. 

2 Española sin caer en clichés

Miki durante la actuación de ganador en la gala "Miki durante la actuación de ganador en la gala"

El eurofan extranjero espera ver siempre el mismo pack de España: fiesta, flamenco fusión y a ser posibles voces femeninas potentes. Ni qué decir que en más de una ocasión les hemos regalado este pack, pero de igual forma nunca ha triunfado. 

Si bien España debe huir de canciones escritas por suecos metidas con calzador, o de meterse en estilos que no le llaman en exceso, lo cierto es que rara vez en los últimos años la delegación española ha llevado algo acorde a su industria musical, para muchos la novena de todo el mundo. 

Este año sin embargo, 'La venda' sí es un reflejo de la música que suena. Y es que seguro que has bailado el 'Mari Carmen' de La Pegatina en alguna discoteca, te has acabado viciando a 'La lluna a l'aigua' de Txarango o te ha dado pena el parón musical de La Raíz. Este género heredero del ska clásico y con toques de la rumba catalana lo está petando, y en esta ocasión una de las mejores manos, las de Adriá Salas, ha dejado en bandeja a un catalán como Miki una canción que le viene como anillo al dedo. Sonar español sin tener que meter guitarras forzadas es un acierto de partida. 

3 Una canción global

Miki interpretando 'La venda' en la preselección "Miki interpretando 'La venda' en la preselección"

Pese a que eurofans somos muchos en España, lo cierto es que la amplia mayoría de población que sigue Eurovisión en todo el mundo apenas ve la final, observa las canciones solo una vez, y si alguna le convence pues vota. En un solo pase, en muchas ocasiones el orden de actuación, el inicio de la misma o incluso la complejidad de un tema puede llevarte de ganar un voto asegurado a perder muchos. 

A sabiendas de que Eurovisión es una perfecta mezcla entre el público europeo (y alguno más) y jurados profesionales de cada país participante, una canción eurovisiva tiene que tener el equilibrio perfecto entre ser atractiva (catchy que dicen los ingleses) y a su vez guardar una producción y mensaje digno de ser valorado por jueces musicales. 

Si miramos a 'La venda', de inicio, el punto atractivo lo tiene. Teniendo un estribillo tremendamente pegadizo y un ritmo en el que apenas en cuestión de compases se hace tuyo, la canción se redondea con un coro final de toque andaluz (creemos) y mensaje extraño que toda Europa podría cantar, acompañarlo con palmas y sería la perfecta bienvenida al último estribillo. Ese "lo que ere" es el valor más seguro de 'La venda', y lo mejor es que nada es puesto adrede para Eurovisión. Esta canción ya era así, y si en un festival cualquiera levantaría un pogo, en Eurovisión hará mover banderas de lo lindo. 

No hace falta manual de instrucciones para entender 'La venda', y eso es una victoria sin duda alguna. 

Conforme a todo esto, y a sabiendas de que hay en la actualidad apenas dos canciones confirmadas, habrá que ir esperando a ver las apuestas de otras delegaciones extranjeras. 'La venda' es un buen pack, y si bien tampoco vemos un 'alert winner' al escucharla por primera vez, sí pensamos que por primera vez en varios años, el concepto va a ser recordado. ¡Habrá que esperar! 

Comentarios