Buscar
Usuario

Vida

Presentan el primer muñeco con rasgos de síndrome de Down

Oli fue desarrollado íntegramente por al empresa "Casita de Muñecas".

El miércoles 21 de marzo se celebró el Día Internacional del Síndrome de Down y, con motivo de esta jornada tan reivindicativa, una empresa argentina decidió lanzar el primer muñeco de bebé con rasgos de síndrome de Down.

Este muñeco, al que han denominado Oli, tiene un modelo masculino y otro femenino, el cabello oscuro, los ojos claros y puede mover los brazos, las piernas y la cabeza. Según la agencia EFE, el evento sirvió para relatar la historia de una niña quien no quería jugar con los muñecos comunes.

"Nació de una anécdota, cuando una persona nos contó que charlando con una nena con síndrome de Down le preguntó si le gustaban las muñecas y la nena le dijo que no. Cuando le preguntó el por qué la nena le dijo que no le gustaban las muñecas porque no había ninguna parecida a ella", afirmó a Efe Federico Galanterni, dueño de la empresa fabricante.

Una idea que comenzó con la historia de una niña que no le gustaban las muñecas porque no había ninguna parecida a ella

La empresa que ha desarrollado al acertado Oli destaca por fabricar muñecos que favorecen la diversidad por un "juego más inclusivo", con muñecos que reproducen con sus gestos la realidad del movimiento de los bebés, no una simple cara sonriente. En la actualidad desarrolla alrededor de 60 gamas de muñecos con los que se llegan a los diversos segmentos de población, explicó Galenterni.

Naturalizar una realidad

En el país latinoamericano hay, según el director ejecutivo de ASDRA, Pedro Crespi, cerca de 5 millones de personas con discapacidad, aunque no existen estadísticas certeras que indiquen cuántas de ellas tienen síndrome de Down, como sostuvo el director.

"Tiene el valor de la diversidad, que los chicos comiencen a jugar también con muñecos que tienen este tipo de condición y que los niños con síndrome de Down encuentren un muñeco con el que se puedan identificar", consideró Crespi.

Otro valor que quiso destacar fue el del "boca a boca", esos niños usarán a Oli para jugar con otros niños, que a su vez, aprenderán que en todos los juegos hay lugar para muñecos de todo tipo. "Si nosotros comenzamos a naturalizar esto desde el juego desde que los chicos son pequeños, sin lugar a duda les estamos dando herramientas para que cuando sean adultos les va a servir muchísimo para poder vivir en la diversidad", concluyó.

Artículos recomendados

Comentarios