PP y PSOE no incluyen medidas anti corrupción en sus programas para el 2D: ¿Qué proponen?

PP y PSOE no incluyen medidas anti corrupción en sus programas para el 2D: ¿Qué proponen?

PP y PSOE utilizan la corrupción para criticar a la oposición, pero Adelante Andalucía y Ciudadanos sí proponen medidas para prevenirla y combatirla.

Los partidos ya han presentado sus programas de cara a las elecciones en Andalucía del 2 de diciembre. Según las encuestas, la corrupción es uno de los temas que más preocupa a los ciudadanos, pero no es tratado ni por PSOE ni por PP, pero sí por Ciudadanos y Adelante Andalucía.

A la espera de que lleguen las eleciones a la Junta, las encuestas se plantean favorables para la renovación de Susana Díaz para otros cuatro años más. Juan Manuel Moreno, el candidato del PP, es el segundo en los sondeos, seguido por Teresa Rodríguez, de Adelante Andalucía, y Juan Marín, de Ciudadanos.

Aún así, a pesar de que Díaz saca casi 20 escaños en los datos, PSOE no llega a la mayoría absoluta y sigue preocupado por su continuación en el gobierno. Como también es preocupante la fuerza que va ganando apoyos, VOX, que podría obtener más de 120.000 votos y un asiento en el Parlamento Andaluz.

El PSOE, más centrado en resaltar sus logros

Susana Díaz, candidata a renovar el gobierno del PSOE en Andalucía "Susana Díaz, candidata a renovar el gobierno del PSOE en Andalucía"

En las 140 páginas de su texto, el partido que espera renovar las presidencia de Susana Díaz no tiene ni una medida contra la corrupción política. Ni siquiera aparece la palabra ni ningún término similar. Palabras como "regeneración" son utilizadas para hablar de "espacios" o "áreas urbanas", y "evasión" se utiliza para temas fiscales, pero no hablan de "fraude".

Con el eslogan "Más Andalucía", los socialistas exponen sus "propuestas en positivo", comparándolas con la oposición y criticando a los dirigentes regionales y nacionales: "Las derechas han convertido nuestra comunidad en su campo de batalla y a los andaluces en el blanco de sus ataques". Afirmando que los partidos de derechas infravaloran a los votantes de Andalucía, el PSOE dice que "nos desprecian porque no admiten que los andaluces votemos en libertad y porque ignoran la sabiduría de un gran pueblo al que siempre han mirado por encima del hombro".

La formación de Díaz pasa de largo mencionando la palabra "transparencia" para hablar de la "administración pública", "los mercados", las "tierras agrarias públicas", las "operaciones quirúrgicas" o la "delimitación y deslinde" de territorios. Destaca la creación de una "Unidad de Transparencia Urbanística" que abrirá por defecto los "servicios y los datos de la Junta de Andalucía" para apostar "por la transparencia, rendición de cuentas y acercamiento a la ciudadanía".

Lo más cercano a ciertas "reformas institucionales" se encuentra bajo el apartado "Un programa de reformas para el progreso de Andalucía", en el que hay un boceto de "nueva etapa" centrada en "la educación, la investigación, la regulación empresarial, los valores", aunque son procesos más difíciles de abordar que "los aspectos meramente físico o materiales".

En definitiva, el PSOE deja claro que su principal objetivo es dar solución al importante "problema estructural que tiene Andalucía: el desempleo" y la necesidad de "luchar contra la evasión fiscal y contra la planificación fiscal agresiva de empresas y personas con rentas altas, evitando el desarrollo de mecanismos de elusión fiscal".

El PP habla de corrupción para criticar a otros partidos

Juan Manuel Moreno, candidato del PP en Andalucía "Juan Manuel Moreno, candidato del PP en Andalucía"

Los populares, por su parte, hablan de "corrupción" tres veces en su programa de 412 páginas, pero no profundizan en medidas para combatirla, sino que la utiliza para criticar a la oposición. El PP cree que hay que "dotar de más medios a la corrupción atendiendo de manera especial a los juzgados que instruyan macrocausas".

Como crítica al gobierno de Díaz, el programa de los conservadores habla de "casos de corrupción política que hemos ido descubriendo en los últimos diez años y que confirman que para el socialismo, la Junta de Andalucía sólo ha sido el instrumento con el que mantenerse, a toda cosa, en el poder".

Lo que podría considerarse como una regeneración democrática es la eliminación de "estructuras duplicadas e innecesarias", "despolitizar la Administración", controlar los incentivos y ayudas públicas y reducir el número de altos cargos de la Junta para minimizar el gasto. Con todo ello, prometen una bajada del 25% además de la publicación de todos los datos.

Cuando habla de "regeneración" sólo se refieren a mineral, forestal y urbana; y el "fraude" que se repite siete veces es fiscal y de contratación, afirmando que hay que "solucionar la grave situación de caos administrativo, de escándalos y de casos de fraude que han llevado en los últimos años a una casi absoluta parálisis de estas políticas".

La "transparencia" de la que hablan es mencionada hasta 15 veces refiriéndose a los presupuestos, los fondos públicos, un Pacto andaluz por el Agua, la Cultura o la Oferta Pública de Empleo.

Adelante Andalucía centra su programa en prevenir y combatir la corrupción

Teresa Rodríguez, de la formación Adelante Andalucía "Teresa Rodríguez, de la formación Adelante Andalucía"

La unión de Podemos e Izquierda Unida declara en su programa de 224 páginas la preocupación por el "entramado institucional opaco y plagado de corrupción" que ha supuesto el gobierno socialista. Para ello, dedica un apartado a la "Transparencia" y otro a la "Higiene democrática" para abogar por "unas instituciones limpias, sin privilegios y al servicio de la gente".

Las medidas que aportan para luchar contra la corrupción son: la reforma del Portal de Transparencia; la elaboración de un informe externo anual sobre la corrupción en Andalucía; la creación de una oficina independiente "para prevenir y erradicar el fraude y la corrupción en Andalucía"; y un "protocolo de protección a funcionarios" y a todas las personas que denuncien los casos de corrupción política. Afirman que abogarán por que los partidos se corresponsabilicen de los "casos de cargos condenados por corrupción".

Cuando hablan de "fraude", quieren "luchar contra el fraude fiscal y eliminar la elusión y evasión fiscal" apostando por modificar la administración pública y una "hacienda integrada para mejorar la información disponible y dar certidumbre al control de los recursos".

En los 1.642 puntos de su propuesta, hasta en siete ocasiones hablan de "fraude", utilizan el término "transparencia" 47 veces y otras dos para hablar de "regeneración democrática".

Ciudadanos se considera la "primera oposición útil" en 40 años

Juan Marín, el representante de Ciudadanos "Juan Marín, el representante de Ciudadanos"

A lo largo de los 300 puntos que presentan, Ciudadanos habla de "corrupción" 39 veces para criticar el gobierno del PSOE y ensalzar su imagen autoproclamándose como "la primera oposición útil en cuatro décadas".

Según la formación naranja, PSOE "no ha sido capaz de impulsar una sola medida contra la corrupción hasta que" pactaron con Ciudadanos. Tras cuatro décadas de gobierno socialista, hay un "panorama desolador de corrupción, redes clientelares y caciquismo", y ha dejado "una herencia de 30 procedimientos judiciales, casi 600 imputados socialistas y más de 4.000 millones bajo sospecha".

Ciudadanos sentencia que sus votos "no servirán para apoyar al PSOE ni por activa ni por pasiva", rechazando cualquier posibilidad de pacto.

Dejando de lado a sus oponentes, el partido de Albert Rivera centra su programa anticorrupción en la regeneración democrática, la reactivación económica y el estado del bienestar: "los tres grandes pilares de las reformas que ha exigido y defendido Ciudadanos" tras "décadas de clientismo, corrupción y mala gestión".

Una de sus propuestas es una auditoría para que los ciudadanos andaluces sepan "cuánto dinero público se ha ido por el agujero negro de la corrupción y para eliminar duplicidades, chiringuitos y redes clientelares, e invertirlo en educación, sanidad y fomentar el empleo". Otras medidas que proponen son el despido de "los políticos imputados por corrupción" o la creación de una Oficina Andaluza de Lucha contra el Fraude y la Corrupción.

Así, a lo largo de su programa mencionan cinco veces el término "regeneración", tanto democrática como institucional, 14 la palabra "fraude" y hasta en 24 ocasiones hablan de "transparencia".

Comentarios