Buscar
Usuario

Política

OPA a Ciudadanos: así están siendo los tanteos del PP para absorber a su socio de la derecha

Ciudadanos quiso sorpassar al PP en las elecciones anteriores, pero ahora ve cuestionado su futuro ante la debacle que experimentó el pasado 10-N.

OPA a Ciudadanos: así están siendo los tanteos del PP para absorber a su socio de la derecha

La debacle que vivió Ciudadanos en las pasadas elecciones del 10 de noviembre ha dejado al partido en auténtico shock. El desánimo cunde en las filas del partido, con la anterior cúpula en parte fuera de la política y el miedo de revivir una desaparición como la que ya sufrió UPyD en el pasado.

Los esfuerzos de Inés Arrimadas, la líder de facto en estos momentos, pasan por intentar tímidas acciones con las que evitar la fotografía de colocarse como un anexo de los populares. Pero su debilidad no lo permite. De ahí el empeño del grupo de Casado por conseguir un puesto en la mesa del Congreso para los naranjas y de ahí los movimientos de Arrimadas por forzar una reunión a tres bandas (PSOE-PP-Cs) para sondear la formación de Gobierno. Una apuesta que Génova rechaza de plano y que permite a Ciudadanos respirar en su búsqueda de la centralidad política que siempre le caracterizó.

Inés Arrimadas quiere imprimir un giro de timón en su liderazgo "Inés Arrimadas quiere imprimir un giro de timón en su liderazgo"

Ciudadanos, que hace un año estaba buscando tránsfugas en las filas populares (véase los casos de Ángel Garrido, hoy consejero de Transportes en Madrid o la aspirante en Castilla y León Silvia Clemente, posteriormente dimita por 'pucherazos'); ahora vive un auténtico esfuerzo por retener cargos.

En los últimos días, en Génova se ha sondeado a varias personas destacadas del partido con el objetivo de 'devolver la jugada' a los naranjas. Los nombres más sonados son el exportavoz Juan Carlos Girauta, la vicealcaldesa Begoña Villacís (que tiene muy buena sintonía con su socio Martínez-Almeida) o la exdiputada Patricia Reyes, vinculada con ciertos colectivos sociales y uno de los puntos que la nueva dirección quiere reforzar aún con el eco de lo sucedido el 28 de abril (en redes sociales ya hay varios movimientos en este sentido, como la campaña Ruta Social).

Por el momento, todos han rechazado la propuesta, pero la posición para los populares es muy ventajosa. Pablo Casado asegura que quiere ser "generoso" con sus socios y no hay que olvidar que muchos de estos cargos se han quedado actualmente sin puesto de trabajo (Patricia Reyes, por ejemplo, se encuentra en trámites para recuperar la actividad privada). Además, los gobiernos de coalición que mantiene en múltiples ayuntamientos y comunidades autónomas, permiten mantener un canal abierto a la hora de incorporar a cargos, con la excepción de la Comunidad de Madrid, donde los equipos de Aguado y Ayuso mantienen una relación pésima.

El mantra de 'España Suma' y la "refundición" de la derecha

El líder del PP apuesta por la "El líder del PP apuesta por la "refundición" de la derecha, es decir, la unión de todas las marcas bajo un solo liderazgo"

Los movimientos del PP por el momento pasan por la 'pesca' de cargos en Ciudadanos, pero los rumores sobre la OPA continuan por encima y, entre los miembos que apoyan con mayor ahínco esta operación, se encuentran la portavoz en el Congreso Cayetana Álvarez de Toledo.

El plan de Álvarez de Toledo pasa por abandonar la marca del PP, que muchos consideran desgastada por los casos de corrupción, para abrazar una coalición de la derecha llamada 'España Suma', similar a la experimentada en Navarra. Pablo Casado parece apoyar poco a poco esta tesis, a la que se mostró reticente en un principio.

Los beneficios, a juicio de sus defensores, pasan por el sorteo con mayor efectividad de los resquicios de la Ley D'Hondt, que castiga la división de los bloques. No hay que olvidar que, actualmente, la fragmentación es más alta en el ala conservadora.

Cuesta creer en las capacidades de aglutinar bajo unas siglas a un espectro que abarque desde el ala socioliberal de Ciudadanos hasta el populismo de ultraderecha que se encuentra en VOX. Pablo Casado nunca ha ocultado su deseo de, en sus propias palabras, "refundir", volver a unir a la derecha en un solo partido como ya hizo el Partido Popular en el pasado. Una ensoñación que esquiva las tendencias políticas a nivel global y el mundo político construido en España en la etapa posterior al 15-M.

La duda en torno a la actual cúpula de Ciudadanos

Hay dudas sobre las personas que actualmente dirigen la gestora, como Melisa Rodríguez, que actualmente no tienen escaño "Hay dudas sobre las personas que actualmente dirigen la gestora, como Melisa Rodríguez, que actualmente no tienen escaño"

Volviendo a Ciudadanos, el partido vive actualmente un período de transición hacia el nuevo liderazgo de Inés Arrimadas, que quiere marcar su propio perfil y un giro de timón en su sucesión.

Actualmente, la gestora que dirige el partido se encuentra ocupada por 'pesos pasados' de la época de Rivera, entre ellos, el secretario general José Manuel Villegas, Miguel Gutiérres, Melisa Rodríguez o Fran Hervías. Todos se han quedado sin escaño, por lo que actualmente tienen un futuro más que incierto. Por el momento, Patricia Reyes, Ignacio Prendes y Juan Carlos Girauta tienen previsto su vuelta a la vida privada.

Estos miembros que actualmente dirigen el partido son los que evitan las tentaciones de volver al PP. Pero, ¿qué cargos ocuparán en el futuro sin capacidad de participar en los debates del Congreso de los Diputados? Esto planteará una cuestión fundamental en el futuro de la formación.

En cuanto al liderazgo de Arrimadas, su fotografía en los actos del Día de la Constitución Española dejó un fuerte cambio respecto a la realizada 12 meses atrás, cuando Rivera llegó junto a su entorno más cerrado.

Arrimadas ha repetido pocos nombres de aquella instantánea. Entre ellos, se encuentran el eurodiputado Luis Garicano (muy crítico con la derechización del partido), Edmundo Bal, Marta Martínez, la vicealcaldesa madrileña Begoña Villacís y el alcalde de Granada, Luis Salvador, regidor de la ciudad más grande que gobierna el partido. Menos visibles, también se pudo percibir a la activista gitana Sara Giménez y el vicepresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio Aguado, que hizo amago de presentarse a las primarias nacionales del partido.

La mayoría de ellos representan el poder institucional que aún mantiene Ciudadanos y uno de ellos, también, el giro hacia el centro. Por cierto, Arrimadas también quiere recuperar a Toni Roldán (dimitido por los cambios de Rivera), no así a Manuel Valls. ¿Serán estos resortes fundamentales para sobrevivir con 10 escaños y recuperar todo el terreno perdido? Arrimadas confía en ello y repite que con solo dos puntos más, en otras elecciones, puede conquistar hasta 20 escaños nuevos. Ahí estará la clave del futuro de la formación.

Artículos recomendados

Comentarios