Buscar
Usuario

Política

El PP abandona a Rajoy: "Tiene que estar muy preocupado por lo que se esconde sobre él"

El PP no entiende el "mal trato" al hombre que podría tirar de la manta: "Le deberían haber aforado, aunque fuera en la Asamblea de Madrid".

El PP abandona a Rajoy: "Tiene que estar muy preocupado por lo que se esconde sobre él"

La nueva dirección del Partido Popular abandona por completo a Mariano Rajoy tras las últimas revelaciones publicadas en el marco de la investigación por la Trama Kitchen.

Lejos de mencionar una causa general contra el partido o de un ataque a su figura o legado, la nueva dirección de la formación conservadora intenta distanciarse por completo de un escándalo que podría hacer un daño mayúsculo al partido.

De hecho, lejos de apaciguar los ánimos, en el PP atacan a Rajoy: "Tiene que estar muy preocupado por lo que se esconde sobre él", ha señalado un miembro de la cúpula del partido a la periodista Carmen Morodo en el diario La Razón.

En el partido señalan que Rajoy dejó una especie de "herencia maldita" fruto de "un asunto muy turbio" y describen: "Estamos hablando de la presunta utilización del aparato del Estado para obstruir a la Justicia y en beneficio propio".

Según confiesan en el PP, los problemas en los que se ha mantenido la antigua cúpula están relacionados con el "nerviosismo" del entonces presidente por controlar "los mensajes que se había intercambiado con Bárcenas".

El 'único resto' del marianismo que se contempla en el PP es Alberto Núñez Feijóo, por sus mayorías absolutas en Galicia "El 'único resto' del marianismo que se contempla en el PP es Alberto Núñez Feijóo, por sus mayorías absolutas en Galicia"

En el PP ni siquiera se esfuerzan en asegurar que Rajoy no tenía conocimiento de lo que sucedía: "No se hacía nada que no tuviera el visto bueno de Rajoy [...] Las decisiones no se tomaban ni siquiera en el Ministerio del Interior, se tomaban en el Palacio de La Moncloa. Otra cosa es lo que se pueda probar penalmente".

Nadie comprende, en estos momentos, el "mal trato" que el partido dio al ex secretario de Estado de Interior, Francisco Martínez, que ahora podría tirar de la manta y que ha señalado a Cospedal, Fernández Díaz y Rajoy como "los miserables" a los que debe todos sus problemas judiciales.

"Es un hombre joven, con tres hijos, al que no se le ha dado ni siquiera la oportunidad de tener un amparo, un aforamiento, en la Asamblea de Madrid, nada. Puede verse inhabilitado de por vida. Trabaja en un despacho, y ahí también tiene el riesgo de que el descrédito le haga perder su puesto. La orden viene de arriba, lo que supuestamente hizo mal, lo hizo para proteger y tapar a otros, y ahí es donde está el problema", indica un alto cargo del Gobierno de Rajoy al diario La Razón.

El problema de las herencias y una posible refundación del partido al estilo de Convergencia

En el PP crecen las voces que piden un cambio de sede e incluso una refundación al estilo de la vivida por la antigua Convergencia "En el PP crecen las voces que piden un cambio de sede e incluso una refundación al estilo de la vivida por la antigua Convergencia"

El actual PP tiene un problema grave, especialmente a nivel territorial. El único 'resto' del marianismo podría considerarse a Alberto Núñez Feijóo; pero el resto de barones intentan apartarse tanto de Rajoy como de Aznar.

Los casos en Valencia, Madrid, y en la propia sede de la calle Génova pesan a la hora de reivindicar lo que debería ser un legado, la herencia de un partido que ha gobernado y que debería tener más solvencia que las nuevas formaciones políticas que han surgido durante los últimos años.

Nadie se atreve en público a romper de una manera tan tajante con los expresidentes del Gobierno, pero todas las informaciones que aparecen en los medios asustan. No solo porque pueda castigarles electoralmente, sino por el miedo a recuperar un voto de centro y unas alianzas (especialmente con el PNV) que son fundamentales para regresar algún día al Palacio de La Moncloa.

Dentro del PP, mientras tanto, surgen las voces que piden un cambio drástico. Incluido un estudio para el cambio de sede que aleje la sombra de la calle Génova que está ligada a la corrupción e incluso un cambio de siglas, al estilo del vivido por la antigua Convergencia y su cambio al PDeCAT.

Es una de las salidas que en estos momentos se contemplan. Porque todavía queda mucho por sacar, en especial las grabaciones a Mariano Rajoy, que en teoría se habrían destruido durante la presunta acción de la denominada 'policía patriótica' del comisario Villarejo.

Artículos recomendados

Comentarios