Buscar
Usuario

Noticias

¿Por qué hay huelga en Renfe? Claves de las movilizaciones de los maquinistas

Todos los servicios de Renfe, como Cercanías, Media Distancia o AVE están sufriendo paros y cancelaciones: estos son los motivos.

¿Por qué hay huelga en Renfe? Claves de las movilizaciones de los maquinistas ¿Por qué hay huelga en Renfe? Claves de las movilizaciones de los maquinistas

Foto: CC | Wikimedia

Han pasado dos jornadas de paros en Renfe y aún quedan otros seis días por delante, mientras que la posibilidad de acuerdo entre las partes parece lejana. Mientras tanto, las imágenes de aglomeraciones en los andenes y trenes constantemente cancelados son la orden del día, generando malestar entre los usuarios y el primer conflicto laboral al que tiene que hacer frente la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, desde su llegada al cargo.

¿Qué sucede en Renfe? Lo cierto es que actualmente hay dos convocatorias de movilizaciones, no una. La primera de ellas, de ocho días de duración, ha sido organizada por el sindicato mayoritario de maquinistas, Semaf. Se inició el pasado jueves 30 de septiembre y terminará el 12 de octubre, coincidiendo con el regreso del puente y día festivo.

La segunda convocatoria, por su parte, es parcial y está secundada por el Sindicato Ferroviario (SF), minoritario entre los maquinistas y que representa a otros colectivos laborales, como trabajadores de talleres, limpieza o taquillas. SF ha convocado paros los mismos días, pero solo durante dos franjas, de 07:00 a 09:00 horas por la mañana y de 18:00 a 20:00 por la tarde. Otros sindicatos como UGT o CCOO no han apoyado estas movilizaciones.

Se trata de ocho días, larga duración, porque Semaf considera que se trata de una larga duración que implica una lucha aplicable a un conflicto en el que existe poco diálogo con la empresa. SF, por su parte, opta que la batalla de desgaste no es una opción aunque la batalla sí sea larga. CCOO, por su parte, no percibe motivos para iniciar una huelga.

Los motivos de la convocatoria

Los convocantes aprecian tres motivos para iniciar estos paros: la falta de trenes en la actualidad, falta de maquinistas y el miedo a que Renfe rompa la integridad del servicio ferroviario, en plena transferencia de competencias a Cataluña y, después, a otras Comunidades Autónomas.

En cuanto a la falta de trenes, Semaf y SF aseguran que todavía no se ha recuperado el servicio que Renfe ofrecía antes de la pandemia. Indican que actualmente se ofrece una frecuencias en larga distancia del 70% en larga distancia, del 65% en media distancia y del 90-95% en Cercanías.

Aprecian poca transparencia por parte de Renfe a la hora de explicar el motivo por el que no se pueden recuperar las frecuencias previas al coronavirus y ven difícil recuperarlas porque no se están dando las tasas de reposición de empleados correspondientes. Los datos lo atestiguan: en 2020, Renfe contaba con 5.250 maquinistas, la cifra más baja desde 2016; mientras que al cierre de 2019 era de 5.485.

El tercer motivo se encuentra en la transferencia de Cercanías a las Comunidades Autónomas que así lo vayan solicitando. La Generalitat Valenciana, por ejemplo, es una de esas autonomías que tiene la intención de quedarse con el control de este servicio.

Cataluña, por ejemplo, ya gestiona el servicio de Cercanías a través de las Rodalies, mientras que Renfe opera sus trenes. Sin embargo, los convocantes denuncian que el secrertario del departamento de Vicepresidència i Polítiques Digitals i Territori, Ricard Font, ha pedido el traspaso total de las competencias. De hecho, ha aprovechado el caos generado por las huelgas para, por última ocasión, volver a pedir dicho traslado.

¿Cómo afecta la huelga a nivel nacional?

La huelga a afecta a nivel nacional, aunque no tiene la misma repercusión en todos los territorios. Los problemas se han encontrado, principalmente, en Cataluña, Madrid y la Comunidad Valenciana, donde denuncian que no se han cumplido los servicios mínimos porque los maquinistas no han acudido a sus puestos de trabajo, algo que niegan los trabajadores.

Los manifestantes, por su parte, aseguran que están cumpliendo con lo establecido y culpan a Renfe de una mala planificación. Señalan que la Audiencia Nacional rebajó los servicios mínimos fijados por el Ministerio, del 100% al 75% en horas punta y del 75% al 50% en horas valle porque consideraba que eran un "exceso" por parte de la Administración. En Cataluña hay una excepción, ya que se han fijado en un 85% por parte del Departament d'Empresa i Tribal.

Esta decisión llegó el miércoles y los trabajadores denuncian que Renfe no hizo llegar a tiempo todas las cartas en las que instaba a trabajar a los maquinistas cubriendo todos sus turnos. La compañía indica los contrario, que no cumplen con lo exigido y que por ello puede haber consecuencias. De hecho, ya ha abierto los primeros expedientes sancionadores.

Renfe, además, no ve motivo para la huelga y niega que vaya a efectuar traspasos de competencias como mencionan los sindicatos, tan solo que va a recibir la consignación presupuestaria por parte de la Generalitat de Cataluña para cubrir el servicio en la región, como corresponde.

En cuanto a la recuperación del servicio, reconocen que todavía no se ha alcanzado la cifra previa a la pandemia, pero apelan a un trabajo progresivo en función de la demanda, que se ve mermada por este hecho. Y sobre las contrataciones, indican que 2021 terminará con 5.270 maquinistas, 500 más que en enero. Con ello, alcanzarían el número más alto desde el inicio del Plan de Empleo de 2016.

El salario de los maquinistas y la solución al conflicto

Los salarios actualmente no entran en esta batalla, aunque los sindicatos aseguran que podrían estarlo en un plazo no muy lejano de tiempo. El último convenio colectivo de Renfe se aprobó en 2016 y venció hace un año. Se prorrogó con el respaldo de CCOO y UGT, la abstención de CGT y el rechazo de Semaf y SF.

Un maquinista que entra en la empresa percibe 17.567,61 euros al año, a los que puede sumar 1.028 como complemento anual. En el caso de un maquinista jefe, el salario anual alcanza los 39.844 euros, más otros 7.200,9 euros como complemento.

En cuanto a la solución al conflicto, los sindicatos indican que, si no ven voluntad de negociación por parte de Renfe, el final de los paros no parece que llegará próximamente. Lamentan los trastornos generados a los usuarios, pero indican que están combatiendo por un servicio mejorado.

Artículos recomendados

Comentarios