Buscar
Usuario

Política

La Policía Nacional desmiente a Ciudadanos: no hubo agresiones en el Orgullo LGTBI

Las autoridades limitan las agresiones a lanzamientos de agua con pistolas de juguete y varios insultos.

La Policía Nacional desmiente a Ciudadanos: no hubo agresiones en el Orgullo LGTBI

La Policía Nacional desmiente a Ciudadanos. Según un informe elaborado por la Jefatura Superior de Policía de Madrid tras los incidentes del Orgullo LGTBI de Madrid, "no hay constancia" de que se produjeran "agresiones físicas" contra los miembros del partido naranja y limita las actuaciones a lanzamientos de agua con pistolas de juguete y varios insultos.

Durante todo el escrito no hay ninguna mención al lanzamiento de orines, como han repetido en varias ocasiones los miembros del partido ni tampoco el lanzamiento de ningún objeto contundente. El único artefacto "no peligroso" al que se apela es una botella de agua de plástico vacía.

Las autoridades también lamentan que Ciudadanos no siguiera "en ningún momento las instrucciones policiales ni sus consejos" y recalca que su seguridad nunca se vio en peligro porque iban acompañados por agentes de paisano.

Hay más. La policía también señala que advirtió en reiteradas ocasiones sobre la posibilidad de la sentada y que indicó varias alternativas para poder llegar al final de la marcha sin complicaciones. Alternativas que los miembros del partido rechazaron en todo momento.

Una de esas alternativas se produjo cuando una decena de manifestantes iniciaron una marcha lenta ante la comitiva naranja con el objetivo de ralentizar su paso. La policía les ofreció en ese momento una pequeña ruta lateral con el objetivo de sortear el grupo y continuar hacia adelante. Los miembros del partido prefirieron continuar enfrentándose al grupo que, finalmente, terminó aglutinando a más gente y terminó con la sentada de la polémica. El partido desoyó este tipo de consejos en dos ocasiones más, según cita una fuente de la policía al diario El País.

Ciudadanos critica el operativo policial

El informe de la policía se hace público un día después de las críticas vertidas por la vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís, que acudió a la marcha y la abandonó poco antes de que comenzaran los actos de boicot.

En una entrevista emitida en TVE, Villacís ha asegurado que el operativo fue "ineficiente" y que no actuaron a tiempo para evitar el conflicto: "Tardaron mucho en llegar".

El informe también destaca esa máxima a lo largo de todo el escrito y también señala que no disolvió a las personas que se habían congregado en la sentada porque podía originar "más alteración ciudadana que la que se trataba de evitar".

El bloqueo, de una hora y media, produjo "verdadero miedo" en las personas que componían la comitiva del partido de Albert Rivera, según Villacís. El informe, sin embargo, lo desmiente en otra ocasión: "Se incrementaron los gritos e insultos, se lanzó agua con pistolas de juguete y alguna botella de plástico vacía, que no llega a impactar en nadie ni causar lesiones".

La Policía Nacional señala que el operativo estaba compuesto por varios agentes de paisano "camuflados" a lo largo de la manifestación. Su único objetivo era "actuar si fuera necesario" ante cualquier intento de "agresión directa", que finalmente no se produjo. También se había preparado un grupo de efectivos de la Unidad de Intervención Policial (UIP), los antidisturbios, "preparados para una evacuación si fuera necesario".

"Salieron voluntariamente sin agresiones"

Finalmente, el informe señala que la situación terminó con la comitiva de Ciudadanos abandonando la marcha por voluntad propia sobre las 10:30 de la noche.

"Fue necesaria una mínima intervención policial", señala el escrito. La salida se los miembros del partido se saldó "sin que se produjeran agresiones directas, ni siquiera un contacto físico" e indican que un pequeño grupo les siguió, muy alejados, increpándoles con insultos.

Con ello, la Policía Nacional concluye que el operativo fue "suficiente y adecuado para garantizar la seguridad" y que se optó por hacer un "mero acompañamiento tranquilizador" con el objetivo de evitar situaciones de riesgo que se habrían producido, asegura el informe, si se hubiera actuado como pedía el partido naranja.

Artículos recomendados

Comentarios