Buscar
Usuario

Noticias

La Policía libera en Murcia a dos jóvenes secuestradas por su tío desde 2014

Había cuatro mujeres que presentaban malnutrición y extrema delgadez: dos eran sus sobrinas, sobre las que hay denuncia y el resto sus hijas.

La Policía libera en Murcia a dos jóvenes secuestradas por su tío desde 2014 La Policía libera en Murcia a dos jóvenes secuestradas por su tío desde 2014

Foto: Policía Nacional

La Policía Nacional ha liberado a cuatro jóvenes, dos de ellas sobrinas del acusado y el resto sus propias hijas, retenidas por un vecino de Cartagena. Las primeras habían sido secuestradas hacía ocho años y durante este tiempo habían recorrido varios países sin problema alguno.

El detenido, un hombre de 54 años, abandonó su país, Yemen, en 2014 junto con sus hijas y las dos jóvenes, una de ellas menor de edad. A todas les había dado un trato degradante, en el que solo podían hablar con otras mujeres y únicamente ante su presencia. También estaban completamente aisladas del mundo exterior, y les había retirado cualquier aparato electrónico.

La Policía comenzó a realizar indagaciones en septiembre de 2020, cuando el coordinador de una ONG de Cartagena, que acoge y da protección internacional a personas en vulnerabilidad o exclusión, denunció que cuatro mujeres de una familia de acogida vivían en plena sumisión hacia el acusado.

Los agentes comenzaron a realizar las gestiones oportunas y comprobaron que había llegado al aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas en marzo de 2020 acompañado de las cuatro mujeres. Sobre el paradero de la madre de sus hijas y los padres de sus sobrinas, dio diferentes versiones durante el interrogatorio.

Las cuatro mujeres solamente interactuaban con otras mujeres de la ONG y siempre en presencia del detenido, hasta el punto de necesitar su aprobación para responder a las preguntas que les formulaban. Cuando fueron al piso en el que residían, pudieron comprobar que los alimentos básicos se almacenaban en la habitación del varón, que gestionaba y administraba en exclusiva los alimentos.

Todo ello se suma a que las cuatro mujeres presentaban problemas de malnutrición y extrema delgadez. El detenido había retirado todo tipo de aparatos, como televisión, radio y similares, bajo el pretexto de que ellas no necesitaban tener ningún contacto con el exterior. El piso tenía las ventanas forradas con propaganda, los colchones sucios y sin ninguna condición de habitabilidad.

El viaje y su madre: seguía buscando a las jóvenes

La Policía ha conseguido reconstruir todo lo sucedido. El acusado había abandonado Yemen con sus hijas y sobrinas en 2014. Pasó un largo periplo en el que recorrieron varios países: Malasia; Corea del Sur, donde estuvo 15 días; Indonesia, donde permaneció sobre un año; Ecuador, donde solicitó asilo y permaneció cuatro meses; Colombia, donde aceptaron su asilo y de donde salió, tras casi dos años, hacia Turquía.

Ya allí, presentó en el consulado de Yemen una solicitud para renovar el pasaporte y le notificaron que tenía una denuncia pendiente por el secuestro de sus dos sobrinas. Para evitar que les quitasen a las jóvenes, abandonó rápidamente el país con destino a España.

Los agentes, a través de la Interpol, pudieron confirmar que la madre de las sobrinas seguía buscando a sus hijas. Localizaron a la madre a través de la Agregaduría de Interior de la Embajada de España en Arabia Saudí. Las mujer explicó mediante videoconferencia que su cuñado se había llevado a sus hijas y que no sabía nada de ellas desde entonces. También afirmó que desconocía cómo obtenía el dinero para sobrevivir.

La Policía solicitó autorización al juzgado de Cartagena, que instruye el caso, para entrar en la vivienda y detener al acusado. Ha ingresado en la cárcel tras su declaración ante el juez. Las cuatro jóvenes, mientras tanto, han recibido asistencia. Se incautaron en la casa 5.000 euros en efectivo y alrededor de 2.500 en dólares americanos.

Artículos recomendados

Comentarios