¿Por qué hay polémica con el relator de Sánchez en Cataluña? ¿Hasta qué punto se equivoca?

¿Por qué hay polémica con el relator de Sánchez en Cataluña? ¿Hasta qué punto se equivoca?

Pedro Sánchez enfrenta la mayor crisis que ha vivido su Ejecutivo y a pocos meses de las elecciones autonómicas, municipales y europeas.

Cuando las aguas parecían calmadas tras alinear la posición hacia Venezuela con el resto del eurogrupo, Pedro Sánchez se ha visto inmerso en una de las peores crisis de su gobierno. Y ya han pasado 'unas cuantas'.

Este enésimo quebradero de cabeza se resume en una simple palabra: 'relator'. Una figura, según argumentó con complicaciones la vicepresidenta Carmen Calvo, que busca dirigir las conversaciones entre Moncloa y el Govern para dar buena fe de todo lo que se recoge en esos diálogos.

Pero... ¿qué es un relator? ¿Por qué hay tanta polémica? ¿Hasta qué punto se equivoca o acierta Pedro Sánchez en esta decisión? Vamos a explicar y analizar las claves de este conflicto:

1 ¿Qué es exactamente un relator?

La figura del relator nace en el seno de la ONU para conflictos violentos y relacionados con regímenes de dudosa calidad democrática "La figura del relator nace en el seno de la ONU para conflictos violentos y relacionados con regímenes de dudosa calidad democrática"

La figura del relator tiene especial incidencia en el seno de la Organización de las Naciones Unidas, donde hay un cuerpo de 43 expertos que se dedican a ejercer este tipo de tareas. En ningún caso forman parte del personal de la ONU ni reciben retribución por ello.

Los relatores están nombrados por el Consejo de Derechos Humanos para examinar y dar buena cuenta sobre la situación de un país en conflicto y garantizar el buen desarrollo de las negociaciones entre ambos bandos. Sobre todo, es fundamental cuando no hay especial credibilidad sobre el papel de los interlocutores.

Entre las misiones más destacadas de este cuerpo, cabe destacar Corea del Norte, Somalia, Eritrea o Haití. Pero también aparecen en algunos casos concretos, como violaciones de derechos humanos, tráfico de personas, violencia contra las mujeres, falta de acceso a agua potable, pobreza extrema, venta de menores, prostitución o pornografía infantil.

2 ¿Realmente es necesaria la figura del relator como propone Pedro Sánchez?

Partiendo de esas premisas, podríamos llegar a la conclusión -nada descabellada- de que aceptar la figura de un relator llega a equiparar simbólicamente la situación de España con la del conflicto colombiano y bajo un mantra de violación de derechos humanos por parte de las instituciones.

Es la retórica que ha empleado constantemente el independentismo que, en un afán de internacionalizar el conflicto catalán, ha apelado a la presencia de presos políticos en España y ha conseguido apoyos de renombre, entre los que destaca Julian Assange.

3 ¿Se está afrontando una salida política?

Mariano Rajoy ha recibido múltiples críticas por judicializar el conflicto catalán "Mariano Rajoy ha recibido múltiples críticas por judicializar el conflicto catalán"

La vicepresidenta ha justificado la presencia del relator como una de las primeras medidas para buscar una salida política al conflicto. Es uno de los puntos que más se criticó al Ejecutivo de Mariano Rajoy, que dejó todo en mano de los jueces y fiscales con el resultado que ahora comprobamos.

Esta vía política se realiza en paralelo al argumentario que está difundiendo el titular de Exteriores, Josep Borrell, a través de las misiones diplomáticas para dar a conocer la posición del Gobierno de España.

Es una de las necesidades que enfrentaba nuestro país, tal y como denunció la periodista francesa, Sandrine Morel en su libro 'En el huracán catalán': los miembros del Govern estaban en contacto constante con periodistas del extranjero mientras que el Gobierno central estaba completamente desaparecido.

Dejando de lado estas necesidades, el punto del relator sí ha abierto un cisma incluso dentro del Ejecutivo, donde todos los miembros no habían sido conscientes. Pero... ¿Hasta qué punto se equivoca Pedro Sánchez? Analizamos:

Legitima la falta de credibilidad del Estado

La figura del relator pone en duda la solidez de la democracia española "La figura del relator pone en duda la solidez de la democracia española"

Como hemos comentado, la figura del relator se emplea en casos de violación de derechos humanos y en diálogos con gobiernos de dudosa credibilidad democrática, en el caso de que no hablemos de flagrantes dictaduras.

Moncloa, aceptando esta figura, reconoce que no cuenta con la credibilidad que tradicionalmente se ha exigido a un gobierno plenamente integrado en el seno de la Unión Europea.

Si no hay credibilidad en aquello que negocia el gobierno, ¿qué credibilidad puede ofrecer su sistema democrático? Esta imagen, que buscaba el independentismo, ahora se ofrece en bandeja.

No hay visos de solucionar nada

Quim Torra apuesta por mantener la vía dura de Puigdemont "Quim Torra apuesta por mantener la vía dura de Puigdemont"

A pesar de las diferencias en el independentismo, la vía moderada de ERC se encuentra en un segundo plano. No podemos olvidar que Carles Puigdemont cuenta con mayor influencia de la que aparenta y que el activista-presidente Quim Torra es quien maneja la batuta en el Palau.

La salida de Artadi, de viaje al Ayuntamiento de Barcelona, evidencia que el Govern se encuentra muy lejos de abandonar la línea dura. Y, en este camino, no interesa Pedro Sánchez: realmente se necesita una Moncloa más cercana a las tesis de Pablo Casado, Abascal o Albert Rivera. 

Sin concesiones explícitas, como la celebración de un referéndum, ¿qué interés puede mostrar el Govern en alcanzar una conversación fructífera y, de paso, aprobar unos presupuestos que permitan a Pedro Sánchez alcanzar las elecciones de 2020 con un buen músculo?

Daña las perspectivas electorales de la izquierda

El asunto catalán ha dañado las perspectivas electorales de la izquierda "El asunto catalán ha dañado las perspectivas electorales de la izquierda"

En una época alejada de las mayorías absolutas, las negociaciones electorales se antojan fundamentales para alcanzar gobiernos. Y, sin duda, el eje izquierda-derecha se ha dinamitado en virtud de Cataluña.

La derecha es consciente y por ello explota el mantra de la 'Unidad de España' al máximo, bajo el pesar de un Podemos en sus horas más bajas y un PSOE que ya ha perdido la Junta de Andalucía.

Las concesiones al independentismo son la mejor campaña para el resto del arco parlamentario. Pero no solo eso. Ciudadanos, quizás, será fundamental para que el PSOE alcance gobiernos autonómicos, ya que necesita pactar con ambos bandos para ofrecer una imagen de centro político.

Quizás por ello, algunos barones como Emiliano García-Page (Castilla-La Mancha) o Javier Lambán (Aragón) han criticado duramente la figura del relator. Sí, eran dos de los barones más enfrentados con el secretario general, pero también tienen serias necesidades de mantener dos plazas importantes para la izquierda. No podemos olvidar que la macrocita electoral (autonómicas, municipales y europeas) se encuentra a la vuelta de la esquina.

4 ¿Qué queda de la vía política?

El único precedente, el Plan Ibarretxe, terminó tras el bloqueo del Tribunal Constitucional "El único precedente, el Plan Ibarretxe, terminó tras el bloqueo del Tribunal Constitucional"

Este es el punto más complicado. La labor de diálogo que se está realizando a lo largo del mundo por parte del Gobierno está ayudando a posicionar la visión de la Moncloa fuera de nuestras fronteras.

Pero, hay un problema interno: la posición dura del nacionalismo catalán. El único precedente que teníamos en España se llamaba 'plan Ibarretxe' y fue retirado inmediatamente en cuanto el Tribunal Constitucional lo paralizó.

La incertidumbre es máxima en estos momentos, con el juicio por el procés a punto de comenzar y un posible vuelco electoral, con VOX subiendo como la espuma, con un bloque conservador alejándose del centro a pasos agigantados y con una izquierda que no consigue aunar una postura común.

Comentarios