Buscar
Usuario

Noticias

El plan de Tomás Gimeno para que los rastreadores nunca encontraran su cuerpo, ni el de Anna y Olivia

La jueza desgrana en su auto cómo fue la noche en la que se produjo el crimen de las niñas de Tenerife.

El plan de Tomás Gimeno para que los rastreadores nunca encontraran su cuerpo, ni el de Anna y Olivia El plan de Tomás Gimeno para que los rastreadores nunca encontraran su cuerpo, ni el de Anna y Olivia

Foto: Redes Sociales

El auto de la jueza encargada del caso de las niñas de Tenerife ha explicado cómo actuó supuestamente Tomás Gimeno y no deja lugar a dudas: "Se llevó a sus hijas para darles muerte de forma planificada y premeditada".

La magistrada explica que el padre de Anna y Olivia actuó con el objetivo de provocar un dolor "inhumano" a su expareja, Beatriz Z. Además, relata que acabó con la vida de las menores y que las "envolvió en toallas y las introdujo en bolsas de basura y, estas a su vez, en bolsas de deporte".

En su texto, califica estos hechos como "actos atroces" e indica que se produjeron en el domicilio de Tomás Gimeno, en la finca situada en Igueste de Candelaria, donde vivía el padre cuando se produjeron los hechos.

Después de estos hechos, continúa el texto de la jueza, metió las bolsas en su coche para dirigirse a Santa Cruz de Tenerife. Pero, antes de llegar, paró en la vivienda de sus padres donde "a escondidas" dejó a su perro, dos tarjetas de crédito con sus claves y dos juegos de llaves de su coche.

Cuando estaba en el mar, arrojó las bolsas de deporte al agua, según la jueza, que "contenían el cuerpo sin vida de Olivia y presuntamente el de la pequeña Anna". Ambas, estaban "amarradas a un ancla por medio de una cadena y un clavo".

La magistrada asegura en su texto que la actuación de Tomás Gimeno tenía una clara finalidad: dejar "en la incertidumbre sobre el destino de sus hijas al ocultar sus cuerpos y lanzarlos en lugares lejos de la costa y profundos donde nunca, según pensaba él, serían encontrados".

Premeditación

En el auto, la jueza del caso también indica que Tomás Gimeno actuó en todo momento con premeditación, aloqué se puede comprobar en varios hechos: los mensajes que envió a Beatriz diciéndole que no volvería a ver a sus hijas. Por otro lado, el estuche que entregó a su actual pareja con 6.200 euros y una carta de despedida.

Por todo ello, la jueza la orden internacional de detención contra él por dos presuntos delitos de homicidio y otro contra la integridad moral en el ámbito de la violencia de género.

Artículos recomendados

Comentarios