Golpea y asfixia hasta la muerte a su bebé de cinco meses porque no dejaba ver el fútbol

Golpea y asfixia hasta la muerte a su bebé de cinco meses porque no dejaba ver el fútbol

El acusado ha reconocido los hechos, mientras que el juez ha imputado también a la madre como posible encubridora.

Un hombre ha sido detenido en El Paso, Texas, por golpear y asfixiar a su bebé de cinco meses en el interior de su vivienda. El imputado, que ha sido identificado con el nombre de Pedro Favela Salgado, ha reconocido todos los hechos y se encuentra detenido.

Según su declaración ante las autoridades, Salgado empezó a irritarse porque el bebé no paraba de llorar mientras él estaba visualizando el encuentro entre el Águilas y el Veracruz con motivo de la Jornada 17 de la Liga MX del fútbol mexicano.

El acusado ha reconocido que, ante el incesanto llanto de la menor, la sujetó con fuerza y la sacudió tomándola del rostro. Posteriormente se dirigó a la habitación para continuar viendo el partido hasta que terminó y regresó al comedor, donde había dejado al bebé, según recoge la cadena Telemundo.

La Justicia ha imputado a ambos padres porque sospecha que la progenitora podría haber encubierto las agresiones "La Justicia ha imputado a ambos padres porque sospecha que la progenitora podría haber encubierto las agresiones"

Siempre según su versión, Salgado se percató entonces de que el bebé no respiraba, pero no decidió llamar a los servicios de Emergencia y esperó en el interior de la vivienda a la llegada de su esposa, identificada con el nombre de Michelle Gutiérrez, para decir que la menor se había caído accidentalmente del carrito en el que se encontraba.

El hombre también cuidaba un niño de un año mientras que la madre trabajaba

La pareja del acusado era la principal fuente de ingresos de la familia, por lo que el padre se encargaba de cuidar de los dos hijos de ambos. El otro tiene un año y 9 meses y actualmente se encuentra atendido por las autoridades para comprobar si pudo haber sido objeto de algún tipo de maltrato por parte del progenitor.

A pesar de la brutalidad de los hechos, el vecindario aún no puede creer todo lo sucedido y define a la pareja como "normal". Mientras tanto, el juez ha decidido imputar a la madre ante la sospecha de que hubiera podido encubrir malos tratos contra sus hijos durante todos estos años.

Comentarios