Rebelión interna dentro del partido de Puigdemont

Rebelión interna dentro del partido de Puigdemont

PDeCAT, el partido de Carles Puigdemont, prefiere centrarse en su posicionamiento antes de apoyar su nueva formación Crida per la República.

Política Julio Plaza Torres Julio Plaza Torres 10 Octubre 2018 10:15

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, quiere poner en marcha el próximo 27 de octubre su nueva formación Crida per la República, mediante la cual quiere oficializar como partido el grupo parlamentario Junts per Catalunya (JxCAT), y así poder presentarse a las elecciones con nuevas caras y nuevas siglas.

Para ello, pide el apoyo de su partido, Partido Demócrata Europeo Catalán (PDeCAT), pero ellos no tienen tan claro de querer apoyarle. Según ha declarado un alto cargo del partido, parece haber cierto malestar en por el ninguneo que sienten en PDeCAT por parte de Puigdemont, de Junts per Catalunya y del Govern de Quim Torra.

La pasada semana, de la grave crisis entre JxCAT y ERC nos enteramos por la prensa. En el PDeCAT no se comenta nada ni se informa de nada. Es más: el PDeCAT no cuenta para nada. Quien negoció en esa crisis fue JxCAT, y al PDeCAT lo dejaron arrinconado. Parece que solo cuenta la gente de Puigdemont. Por eso, hay un creciente malestar entre las bases. No tienen en cuenta que el partido fue la maquinaria que trabajó durante meses para ganar las elecciones, que es el que peleó pueblo a pueblo y ahora no pinta nada. En otras palabras: resulta que el PDeCAT fue la base sobre la que se hizo el trabajo de un proyecto político al servicio de la ciudadanía y ahora no se cuenta con él

Fuentes cercanas al partido han hablado con El Confidencial, y han afirmado que todavía está por ver si la nueva formación será apoyada por PDeCAT, porque Puigdemont no controla a la mayoría del consejo nacional del partido.

Quim Torra, presidente de PDeCAT y Carles Puigdemont "Quim Torra, presidente de PDeCAT y Carles Puigdemont"

Sin duda, el partido heredero de Convergència, se preocupa más por su propio posicionamiento que por otras formaciones externas: "Queremos, primero, marcar perfil, tener personalidad propia; en segundo lugar, estar en el lugar que nos corresponde, y no los últimos de la fila, y, por último, queremos una hoja de ruta posibilista. La gente ya no quiere una hoja de ruta de confrontación y también ve mal que se vayan dando golpes de timón desde el Gobierno. Nos parece una vergüenza el espectáculo que se está dando desde el Govern".

Problemas internos que hacen ver la delicada situación del partido

El PDeCAT no pasa por su mejor momento, pues anteriormente era uno de los partidos más importantes de Catalunya y actualmente no tiene tanta presencia política. Esta situación se ve reflejada en la organización interna que tienen, y en los problemas que están sufriendo. Miriam Nogueras, vicepresidenta impuesta por Puigdemont, desautorizó a los diputados de su partido en el Congreso al negar el acuerdo con el PSOE que ya habían anunciado anteriormente.

Las fuentes del partido hicieron unas declaraciones con respecto a Quim Torra, el presidente del partido, diciendo que "no es militante del PDeCAT, y si ha de marcar la línea política, vamos mal. Lo único que hace desde el Govern son discursos y manifestaciones, pero no hay gestión (...) En realidad, el Govern está roto".

Con esto queda claro que desde el PDeCAT destacan la mala situación interna que tienen, con unos nombres impuestos al frente del partido que no les representan, como Quim Torra, Elsa Artadi (consejera de Presidencia y portavoz del Ejecutivo), Josep Costa (vicepresidente del Parlamento), o Eduard Pujol (portavoz adjunto).

Comentarios