Buscar
Usuario

Noticias

Una mujer reconoce en juicio que se inventó por celos que su marido la había apuñalado

La supuesta víctima, natural de Alicante, asumió que "se volvió loca por celos" ante la relación de su marido con otra mujer.

Proceso judicial atípico en Alicante. Una mujer ha admitido en un juicio en el que se juzgaba a su marido por supuestamente haberla apuñalado, que era realmente una agresión inventada. El incidente, que se dio en Daya Nueva, pueblo de la provincia de Alicante, no fue más que una agresión por un ajuste de cuentas con drogas de por medio, alejado de un caso de violencia machista.

En el juicio, celebrado en la sección primera de la Audiencia Nacional el pasado martes, el acusado reconoció que en el día del incidente ni siquiera se encontró con la víctima, la que alegaba que luego de recogerla en casa de su cuñado la apuñaló en dos ocasiones en el costado. La mujer, en el día de autos, decidió ocultarse en casa de su cuñado para evitar el encuentro con los traficantes. Huyendo de su casa en el pueblo de Almoradí hasta Daya Nueva, allí sería donde finalmente sucediera la agresión sin la presencia de su marido

Por parte de la víctima, en su alegato se terminó por descubrir la verdad. Ella, consumidora habitual de cocaína, en el día de los hechos estaba siendo perseguida por una deuda contraida con los traficantes, suceso que terminó con el apuñalamiento, en manos de la persona que le suministraba el consumo del estupefaciente. 

Lo que parecía un caso de violencia de género ha resultado ser un problema con las drogas "Lo que parecía un caso de violencia de género ha resultado ser un problema con las drogas"

Acusó a su marido por evitar hablar de drogas

El objetivo fundamental de la víctima era el de justificar la agresión y evitar que se le asociara con la cocaína. Todo esto unido a los celos que la mujer acumulaba por sospechas hacia su marido y una posible infidelidad terminó en querer culparlo de la agresión. Su pareja, que le insistió en más de una ocasión para que dejara la droga, terminaría por ser un estorbo para la adicta, desembocando en un hartazgo que concluyera con la acusación falsa. La adicción a las drogas unido a los celos terminó con el marido en prisión por un acto que no había cometido.

La supuesta víctima aprovechó la vista judicial a la que acudía como testigo para pedir perdón tanto a su pareja como a todas las mujeres que sufren violencia machista de manera real. El acusado por esta causa lleva desde diciembre del año pasado encarcelado ante un posible intento de homicidio. La mujer finalmente ha asumido que es el momento de que ella acabe en la cárcel y se exculpe a su marido definitivamente. 

Artículos recomendados

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados