Muere el expresidente de Egipto, Mohamed Morsi, tras desmayarse ante el tribunal que le juzgaba

Muere el expresidente de Egipto, Mohamed Morsi, tras desmayarse ante el tribunal que le juzgaba

El único presidente electo de Egipto y derrocado mediante un golpe de Estado ha fallecido mientras comparecía ante un tribunal.

El expresidente de Egipto Mohamed Morsi ha fallecido mientras comparecía ante los tribunales a los 67 años. El también líder de los Hermanos Musulmanes, de ideología islamista, había sido el único presidente electo y fue depuesto tras un golpe de Estado militar en el año 2013. Morsi se ha mostrado indispuesto mientras comparecía, se ha desmayado y ha sido trasladado hacia un hospital, donde han certificado su muerte, según relata la televisión oficialista.

Las condiciones en las que el expresidente se encontraba en prisión habían sido motivo de polémica y debate durante los últimos meses. Precisamente, el año pasado varias ONG denunciaron que estaba recibiendo un "severo maltrato" en la cárcel que llegaban a calificar como "tortura".

Mohamed Morsi llegó a la presidencia de Egipto tras vencer en las elecciones de 2012, las primeras democráticas en el país tras la Primavera Árabe y obtener el 51% de votos en las urnas.

Sin embargo, su mandato duró poco: un año después fue depuesto en un golpe militar tras la llegada de Abdelfatá al Sisi. Desde entonces, el expresidente había permanecido detenido y enfrentado a constantes procesos judiciales.

Denuncias constantes

Manifestación en apoyo a Mohamed Morsi celebrada en Estambul "Manifestación en apoyo a Mohamed Morsi celebrada en Estambul"

Varias ONG han denunciado de manera constante que las circunstancias en las que Morsi cumplía condena no se ajustaban a las 'ideales'. Sefgún un documento elaborado por un panel de parlamentarios británicos y abogados internacionales, el exmandatario permanecía confinamiento solitario 23 horas diarias, dormía sobre un suelo de cemento, comía comida enlatada y en ocasiones podrida y solo había podido ver a su familia en una ocasión durante los últimos tres años.

Morsi pertenecía a los Hermanos Musulmanes, el movimiento político islamista que cogió fuerza en varios países del mundo árabe tras las revoluciones que acabaron con el Baathismo de Gadafi en Libia o Mubarak en Egipto.

A pesar de representar a un sector ideológico determinado, el golpe militar de 2013 ha dejado a varios líderes opositores en prisión, incluyendo a los sectores islamistas, liberales e izquierdistas.

Uno de los principales aliados internacionales del expresidente, el mandatario turco Reccep Tayyip Erdogan, con quien comparte una visión más rigorista del Islam, ha lamentado la repentina muerte del "mártir" Morsi. Un gesto que, sin duda, evidencia que las tensiones de la región se podrían ver aumentadas por un suceso de estas características.

Ahora, la muerte del expresidente abre un problema para el actual presidente, Al Sisi. El informe de los parlamentarios británicos concluyó que, en caso de muerte, el responsable último sería el Ejectivo egipcio, por lo que podría ser juzgado como responsable en virtud de la legislación internacional actual.

Comentarios