Exigen castigo para la menor que se grabó mientras mataba a hachazos a su gato

Exigen castigo para la menor que se grabó mientras mataba a hachazos a su gato

La petición abierta en Change.org ya lleva más de 23.000 apoyos en tan sólo 24 horas e incluso el parlamento ruso ha pedido que se la castigue.

Noticias 25 Julio 2018 18:11

Con el pequeño gato en la mano y entre risas, una menor rusa cogió un hacha y mató al menino sin ningún remordimiento. Tan poco arrepentimiento le invade que, incluso, compartió en sus redes sociales el momento en el que decide acabar con la vida del pequeño animal. Unas imágenes muy fuertes que no todo el mundo puede ver, y es que  la chica no sólo asesina al gato, sino que después del primer golpe decide propinarle más.

Así que la sociedad rusa quiere que la menor pague por lo que ha hecho. Por eso Olga Tabor inició una petición en Change.org para pedir a las autoridades rusas que castiguen a la joven de 16 años que mató al animal. En menos de 24 horas ya han firmado más de 23.000 personas apoyando su propuesta. "Es fácil ofender a alguien débil que no te puede responder. Últimamente estos casos se han multiplicado y ahora un pequeño gatito ha caído víctima de una señorita", explica la mujer en el escrito de su petición. 

Después de que se conociese la noticia a través de la prensa rusa, las autoridades iniciaron una investigación para conocer los detalles de lo sucedido. E, incluso, los políticos del país se han hecho eco, ya que en la Duma, la Cámara de diputados, también han solicitado una "minuciosa investigación" de lo ocurrido. Además alegan que el asesinato del gato ha sido denunciado por "una ingente cantidad" de ciudadanos.

El asunto se debate en el Congreso 

Asimismo, los diputados recordaron a la población que el maltrato animal está penado por la ley en Rusia desde el pasado mes de diciembre y que es un delito que conlleva hasta cinco años de cárcel. De lo que sí se arrepintió la joven es de haber colgado el vídeo, ya que lo borró después de que se convirtiese en viral y todo el mundo dijese que era una asesina. Por otro lado, la prensa asegura que su padre es un cargo público local de Altái y que pidió perdón a través de sus redes sociales antes de cerrarlas: "Estamos en estado de shock", dijo tras lo ocurrido.

Mientras que la madre explicó que su hija no es ninguna asesina porque, según cuenta, el gato estaba enfermo y su hija lo sacrificó para que "no sufriera". "El gato estaba enfermo y ella quería ser veterinaria... No es una justificación, pero lo hizo para que no sufriera". 

Comentarios