Buscar
Usuario

Noticias

Muere una gatita de dos meses después de que le metieran petardos en el hocico

Los veterinarios no pudieron hacer nada por reconstruir su boca tras el macabro suceso que se produjo durante las fiestas de Sant Joan en Lleida.

Muere una gatita de dos meses después de que le metieran petardos en el hocico

Una protectora de animales de Lleida ha denunciado la muerte de una gatita de dos meses de edad a causa de un petardo que produjo unas heridas de tal calibre que impidieron salvar su vida.

Este terrible y denigrante acto inhumano sucedió durante la celebración de las fiestas de Sant Joan en la provincia de Lleida el pasado 22 de junio de 2019. La gata, de nombre Dulcinea, fue encontrada en muy mal estado por un amigo de un voluntario de la asociación Amics Dels Animals del Segrià, el cual la trasladó al veterinario en busca de un profesional que pudiera salvar su vida.

Los reponsables aún no han sido identificados pero desde la protectora declararon que "algún malnacido le había puesto un petardo en la boca". La gatita también contaba con una infección en los ojos y solo se le podía alimentar con suero debido a las heridas. 

Luchó hasta el final

Cuando Dulcinea fue ingresada en una clínica veterinaria de Lleida le administraron el antibiótico necesario para bajar la inflamación que tenía, además actuaron de urgencia para intentar reconstruir su boca, que estaba en un estado más que catastrófico. Solo pudieron hacerle las primeras curas, que corrieron a cargo del joven que se la encontró, pero al no poder hacer frente asu cirugía y hospitalización en la clínica, contacto con la asociación de su amigo. Sin embargo solo pudo aguantar tres días, a pesar de que fue operada con éxito. 

Dulcinea fue encontrada y operada de urgencia debido a las heridas que le produjo la implosión de un petardo en su boca "Dulcinea fue encontrada y operada de urgencia debido a las heridas que le produjo la implosión de un petardo en su boca"

La propia asociación, entristecida, se lamenta por lo ocurrido y no entiende "cómo pueden existir humanos capaces de hacer algo así simplemente para divertirse". "Lo triste y lo que nos genera auténtica impotencia es que los animales no tengan una ley que les proteja de la verdad, y que cualquier engendro pueda hacerles daño y abusar de ellos de forma casi impune", añaden. 

La protectora apela a la prohibición del uso de petardos, pues consideran que solo "generan víctimas de accidentes". Asimismo, animan a los familiares y allegados de quienes hayan sido, a que denuncien a estas personas antes de que puedan ensañarse con otra víctima, "animal o humana". 

Artículos recomendados

Comentarios