Buscar
Usuario

Vida

Crean una línea telefónica para espantar a los acosadores a los que no quieres dar tu móvil

Esta línea telefónica enviará un mensaje al pesado de turno diciéndole que ha hecho sentirse incómoda a una chica.

¿Quién no ha sufrido al típico pesado que te pide tu número de teléfono de manera insistente? A veces ya resulta tedioso que se acerque a hablar contigo cuando no tienes ganas de hablar con nadie, o con él concretamente, no importa, pero además intenta rematar la faena pidiéndote el teléfono. Incluso a veces, puede que estés pasando un rato hablando con alguien, pero simplemente no quieras compartir esa información con él. Es común, porque muchas mujeres en esa situación lo han vivido, o porque les ha pasado a nuestras amigas y hermanas, o incluso porque es un recurso que hemos visto en numerosas películas, que él se pone pesado.

Los hay que se intentan hacer los "románticos" o "teatreros" acorralándote hasta que les das el número, o montan una escenita para que pases vergüenza. También viene la frase de "¿Es que tienes novio?", como si el hecho de que no quieras y punto no entrara en el campo de lo posible: o eres de otro, o eres mía. Sólo respetaré (o temeré) al hombre con el que estés, pero a ti, no.

Y con el WhatsApp siguen dándote la tabarra "Y con el WhatsApp siguen dándote la tabarra"

Por eso, desde el portal The Mary Sue han ideado un teléfono para emergencias de este tipo. Es un número de móvil para que las chicas lo den al pesado acosador de turno y, cuando él intenta llamar, le saldrá un mensaje de voz que dice:

Oh, Hola. Si estás oyendo este mensaje, es que has hecho sentir a una mujer insegura o le has faltado al respecto. Por favor, aprende a tomar un no como respuesta y respeta la autonomía emocional y física de las mujeres. Gracias

Si optan por mandar un mensaje, este mismo texto les llegará por SMS, eso sí, tardará una hora en llegarles para garantizar la seguridad de la chica, y que le haya dado tiempo a alejarse de él. Por ahora este servicio sólo existe en Estados Unidos, aunque esperamos ansiosamente que llegue a otros lugares del planeta y podamos servirnos todas de él. También existe la duda de si este sistema funcionará para WhatsApp, que es la vía más utilizada para comunicarse por móvil.

Un no es un no, aquí y en la China popular

Sin duda, se trata de una herramienta muy útil y que puede sacar a más de una del apuro. Pese a lo fácil que pueda parecer decir "No, no te doy mi número", las consecuencias que esto acarrea no ponen a las chicas en un lugar seguro. Desde amenazas, agresiones físicas y verbales, insistir, acoso sexual, etc., son las conductas que han desatado en muchas ocasiones el simple hecho de decir "no", sin que venga detrás el: "es que tengo novio", una excusa que nos da mucha rabia tener que utilizar, aunque lo tengamos.

Muchos hombres no entienden un no por respuesta "Muchos hombres no entienden un no por respuesta"

Además, cuando el pesado de turno recibe un número falso, su reacción es básica: lo achaca a que la chica es mala persona, se ha reído de él o "es una puta", por decir algo. Sin embargo, con este mecanismo, también se pueden enterar de que han generado esa sensación de falta de respeto e inseguridad, como dice el mensaje, otra cosa es que quieran ser responsables de su propia conducta y reflexionar sobre ella. Ni siquiera hace falta irse a una discoteca para tener esta experiencia, con las redes sociales también es normal que se te intenten acercar varones tomándose demasiada confianza y pedir tu número privado, fotos, etc., aunque viva en la conchinchina. ¿Por qué? No tengo la menor idea.

A veces no hace falta que nos lleguen a mandar un mensaje de este tipo, bastante pedagógico por otra parte. Escuchar a las mujeres que día a día piden que se les deje de acosar, que se acepte que un no es un no, y que ellas son autónomas de elegir con el derecho a no ser agredidas, humilladas o insultadas, basta para darse cuenta de cómo no se hacen las cosas. O puedes seguir pensando en que es una tontería exagerada y que tú nunca has molestado a ninguna chica, y volverás a sentirte igual de humillado la próxima vez que te digan que no, y les echarás, de nuevo, la culpa a ellas. 

Artículos recomendados

Comentarios