Buscar
Usuario

Política

El líder de Chechenia quiere acabar con la Yihad con citas a ciegas de parejas divorciadas

El Gobierno está obligando a la población a tener citas a ciegas con sus exparejas para que se reconcilien y sus hijos sean "normales".

El presidente de Chechenia, Ramzam Kadyrov, conocido por crear campos de concentración para exterminar a todas las personas homosexuales, vuelve al centro de la polémica. 

Este hijo de imam, que primero combatió a la ocupación rusa y después se pasó al bando de Putin cuando le convino, ha propuesto una vía para evitar el auge del yihadismo en sus fronteras: obligar a las parejas divorciadas a reconciliarse.

El principal argumento de Kadyrov es el siguiente: De cada diez parejas que se divorcian, "tan solo 7 u 8 hijos son normales". No habéis leído mal. El resto de los hijos son claramente proclives a abrazar al Estado Islámico como respuesta a la separación de sus progenitores.

Para ello, el presidente ha lanzado una campaña en la que está reconciliando a parejas ya divorciadas. Y como podréis imaginar, en una república en la que el presidente acostumbra a ganar con el 97% de los votos, la medida está siendo un rotundo éxito: todo el mundo quiere reconciliarse.

Kadyrov es el hombre fuerte de Putin en Chechenia "Kadyrov es el hombre fuerte de Putin en Chechenia"

El plan del presidente pasa por, textualmente, crear comisiones gubernamentales para "armonizar las relaciones matrimoniales y familiares". Porque en Chechenia, el Estado también se encarga de decirte cómo tienes que vivir tu vida en familia.

El modelo a seguir es completamente surrealista. Al más puro estilo 'First Dates' pero sin gracia, el Gobierno convoca por separado en un bar a cada uno de los cónyuges sin que sean conscientes del motivo al que acuden.

Allí, un funcionario del gobierno se encarga de sentarles juntos en una mesa, de la que no podrán salir hasta que ambos hayan decidido hacer las paces y reconstruir su hogar antiyihadista de acuerdo a la moral del presidente.

Decir que se trata de una obligación quedaba mal. Por ello, el procedimiento sobre el papel es el siguiente: "si el mulá ve que al menos hay un 2% de deseo de restablecer la familia, entonces se habla con los padres de la pareja para que ellos ayuden a convencer a sus hijos de que tienen que volver a vivir juntos", asegura el secretario de la organización de Grozni (la capital), Rasul Uspánov.

Imagen de algunos de los campos de concentración para homosexuales en Chechenia "Imagen de algunos de los campos de concentración para homosexuales en Chechenia"

Si la situación queda en duda, entonces los funcionarios pasarán a reclamar la intervención del consejo de ancianos, que decidirá la vía a seguir en estos casos. Es decir, que la opinión de los cónyuges importa y poco.

El Gobierno asegura que desde que llevó a cabo este plan, hace dos meses, han conseguido reconciliar a un total de 948 parejas divorciadas y todo 'gracias al líder': "Deseo subrayar que en ningún país del mundo existe programa parecido, es decir, no está registrado en la historia. Este es el único caso en el que la gente responde tan bien al llamamiento del líder regional. Es el reflejo del respeto y el amor hacia nuestro líder, porque sus palabras y sus hechos siempre se han correspondido", asegura el responsable de organizaciones religiosas y sociales, Rustam Abázov.

Algunas voces aseguran que las parejas se reconcilian por miedo, por temor a represalias, porque nadie puede contradecir al cacique Kadyrov, que está gestionando Chechenia como su finca. Que obliga a las mujeres a vestir pañuelo si quieren acudir a la universidad. Que quiere asesinar a miles de personas por el simple hecho de ser homosexuales. Que está callando a la oposición a golpe de armas.

Artículos recomendados

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados