Buscar
Usuario

Vida

La reina Letizia carga contra el rey Juan Carlos y le acusa de "cargarse la monarquía"

La mala relación entre ambos se ha ido evidenciando con el paso de los años, aunque ahora la consorte ha conseguido darle la vuelta a la tortilla.

La reina Letizia carga contra el rey Juan Carlos y le acusa de "cargarse la monarquía"

La relación entre los miembros de la Casa Real española siempre ha sido uno de los temas que más interés ha generado. Todo lo relacionado con la familia suscita interés, sobre todo desde que la llegada de una plebeya a los círculos de la realeza dejó perpleja a todo el país. Tanto, que a día de hoy, la reina de España ha conseguido ganar muchos apoyos, a la par que detractores. De la misma manera que ocurre con el resto de su familia, incluidos los reyes eméritos. 

Si hay quienes llevan intentando limar asperezas todos estos años, al menos para que la convivencia y la imagen pública de la monarquía se vea respetada, esos han sido el rey Juan Carlos y doña Letizia. Sin embargo, parece que no lo han conseguido, y es que el emérito ya veía a la experiodista con el ceño fruncido cuando su hijo les anunció la decisión de comprometerse con ella. De esto hace ya más de una década. 

Mucho ha llovido desde entonces, tanto él como doña Sofía han abandonado el trono, que ha pasado a ocupar Felipe VI; la llegada al mundo de sus dos nietas, una, futura reina de España y la otra, infanta; lo mucho que han crecido los otros hijos de sus hijas, las infantas Elena y Cristina; la relación de ambos con los maridos de ellas, una divorciada y el otro, en la cárcel por un escándalo financiero.

La imagen de la monarquía no goza de muy buena reputación, pero si en algún punto dio comienzo, fue con la llegada de Ortiz a Zarzuela. Las cosas se les han ido de las manos y es que se han llegado a enfrentar en público, ante las atónitas miradas de la prensa. De ahí, que muchos medios de comunicación y entendidos hayan conjeturado siempre con las desdichas relaciones de los miembros de la Familia Real española. 

El rey don Juan Carlos quedó muy dolido después de que su nieta, la princesa Leonor, no lo nombrara durante su primer discurso en los Premios Princesa de Asturias "El rey don Juan Carlos quedó muy dolido después de que su nieta, la princesa Leonor, no lo nombrara durante su primer discurso en los Premios Princesa de Asturias"

Don Juan Carlos nunca pensó que la reina Letizia fuese la adecuada para subir al trono con su hijo. Dejando a un lado sus propias polémicas, la relación de ambos siempre ha estado marcada por altibajos y ajustes de cuentas constantes. Una especie de reto personal del que, a estas alturas, han hecho partícipe a todo el pueblo español.

El que fuera elegido por Francisco Franco para llevar la corona y liderar el Estado español tras su muerte siempre ha establecido que doña Letizia es la responsable de la caída de la monarquía, sin embargo, las cosas parecen haberse dado la vuelta con los últimos acontecimientos. Hechos que se han agravado desde que Leonor de Borbón y Grecia, diera su primer discurso en Oviedo en los Premios Princesa de Asturias. La sucesora al trono español dedicó unas palabras a su abuela, la reina Sofía, pero no abrió la boca para nombrar a su abuelo, algo que a él le ha sentado muy mal y ha puesto en tela de juicio. 

La infanta Elena se lo aconsejó y él, como buen padre que escucha a sus hijos, siguió sus recomendaciones y finalmente, en junio de 2019, se retiró de la vida pública para dejar paso plenamente a su hijo, el rey Felipe VI, que más que nadie sabe lo que se cuece entre bambalinas. De hecho, el pasado 5 de enero, su mujer no quiso permanecer demasiado tiempo en el cumpleaños de su suegro: "Me quedo un rato, me hago la foto y me marcho". Cero emoción y cero sentimiento en lo que es una especial velada anual más de la monarquía española. Y cumplió, porque ni siquiera bebió ni comió nada, algo que Felipe Vi y su hija, la infanta Sofía, sí hicieron. 

"Una divorciada más"

El que haya sido rey de España durante casi 40 años, a pesar de los sucesos privados en los que se ha visto involucrado y que inevitablemente han ido saliendo al descubierto con el paso de los años, estuvo al servicio de todos los españoles tras el final de la dictadura, aunque esos tiempos eran otros. Lo que sí es cierto es que la reina Letizia llegó para quedarse. Y parece ser, que para cambiar las cosas en Palacio, por lo que desde el primer momento su relación con su suegro se podría definir como difícil, delicada, tensa, frágil, y más bien débil. Especialmente, particularmente desde que ascendió al trono con su marido en 2014. 

Todo empezó en 2003, con aquel famoso "lo que duren", que don Juan Carlos pronunció en una cena íntima con algunos amigos. Se dirigía a su hijo y a la que por aquel entonces, todavía no se había convertido en Princesa de Asturias. Así es, desde el principio fue uno de los grandes escépticos a que ambos siguieran con su relación sentimental. De hecho, así lo mostraba también el telefilme de Telecinco, 'Felipe y Letizia'. Sin ficción alguna detrás de estas palabras, su relación se fue deteriorando con el paso de los años y doña Letizia habría sufrido desplante tras desplante. Por no mencionar las ridiculeces a las que le ha sometido, como lo ocurrido en la cena que mantuvieron con Constantino de Grecia y su mujer Ana María, en la que hablaron de lo que acontecía en Irak en aquel momento. Esto tenía lugar en el año 2005. Unos 10 años más tarde, uno arriba, uno abajo, el esposo de la reina Sofía le decía a un amigo: "Desde que es reina la vemos más contenta, ¿no?". La prensa se enteró y por supuesto, Letizia Ortiz Rocasolano también.

Desde hace años, don Juan Carlos y doña Letizia evitan coincidir juntos en eventos públicos y rara vez posan juntos ante la prensa y los medios de comunicación "Desde hace años, don Juan Carlos y doña Letizia evitan coincidir juntos en eventos públicos y rara vez posan juntos ante la prensa y los medios de comunicación"

Actualmente, el emérito ha caído por su propio peso ante la royal, pero es que a doña Letizia le ha salido demasiado bien la jugada tras lo ocurrido con las cintas de Corinna. Ahora es él quien ha manchado la reputación de la monarquía, tanto entre el pueblo español, como en el panorama internacional. Si bien las monarquías como jefaturas de Estado son realmente queridas, apreciables y destacables en otros países de Europa, los Borbón son cada vez menos aceptados por las nuevas generaciones. Al menos eso es lo que se dice y oye a pie de calle. Los escándalos, amoríos e infidelidades del rey Juan Carlos han terminado por evidenciar muchas historias que desde hacía años eran un secreto a voces.

Con la cinta publicada por el diario El Español el pasado 11 de julio, la reina de España puso el grito en el cielo, mientras que al padre de su esposo le daba un ataque de ansiedad en Palacio. Por si acumulaban poco, otra desdén más que apuntar a la lista de despropósitos en los que la Casa Real del Reino de España ha tenido que hacer frente en los últimos años. La madre de la futura reina española no parece que vaya a cambiar de parecer sobre sus suegros y por lo que parece, ni siquiera pretende guardar cordialidad con ellos, o por lo menos con don Juan Carlos. Ella tiene una imagen, respetada por muchos y criticada por otros tantos, pero los acontecimientos que rodean a su familia le están dando involuntariamente la razón

"Para ella es un momento dulce, porque al final se demuestra que ella no es tan mala, ¿no? Puede que saque los pies del tiesto alguna vez, pero sigue siendo impecable en el desarrollo de su labor como reina", comenta una amiga íntima de doña Letizia. Fuentes de Zarzuela describen toda esta trama como "el cuento de nunca acabar". Bien, pues ya queda todo dicho. Por ahora, ya que la obviedad del asunto atiende a que como suegro y nuera que son, tendrán que seguir viéndose las caras.

Artículos recomendados

Comentarios