A juicio los tres yihadistas detenidos en Madrid por un ataque terrorista "inminente"

A juicio los tres yihadistas detenidos en Madrid por un ataque terrorista "inminente"

Las investigaciones policiales determinaron que estos radicales intentaban perpetrar un golpe en Madrid.

En noviembre de 2015 tres presuntos yihadistas fueron detenidos por amenazar con un ataque terrorista "inminente" en Madrid. Las investigaciones policiales dieron su fruto tras ser intervenidas las comunicaciones y ser analizada la actividad realizada por los acusados en sus redes sociales. Ahora, dos años después, la Audiencia Nacional los sienta en el banquillo para juzgarles por pertenencia al Estado Islámico.

Sobre ellos podría recaer una pena de nueve años de cárcel y la expulsión inmediata de España cuando se les conceda el tercer grado. Es la condena exigida por la Fiscalía tras considerar que existen indicios suficientes de que los marroquíes Yassin El Mourabet, Abdessadek Essalhi y Walid Oudra formaban parte de las redes de los radicales terroristas y que planeaban un golpe en la capital de España.

Lavado de cerebro

La Fiscalía solicita nueve años de prisión y su posterior expulsión de España "La Fiscalía solicita nueve años de prisión y su posterior expulsión de España"

Las pesquisas policiales comenzaron en enero de 2015 tras la compra de dos pistolas Smith & Wesson en una armería por parte de dos individuos. A este establecimiento acudieron en el vehículo del presidente de la mezquita de la calle Peña de Francia. Sin embargo, este integrante religioso no ha sido imputado de ningún delito.

Essalhi fue el primero de los investigados por los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Su actividad compartida en Facebook llevó a los agentes hasta El Mourabet. Este segundo marroquí estaba dentro de un grupo cerrado de la mencionada red social cuyo nombre era "guardianes de la fe" y portaba la bandera libre de Siria. Dentro de este clan virtual, se encontraba Oudra, con quien El Mourabet tenía contacto.

Sobre este último presunto terrorista, las indagaciones determinaron que su misión era la de captar a posibles víctimas para integrarlas a esta corriente extremista y que llevaran así a acabo los atentados. Se encontraba en un primer nivel de la subestructura terrorista dentro de estos grupos y se mantenía en contacto con Essalhi.

Por su parte, Oudra mantenía informado a Essalhi sobre la actividad que realizaba en un centro religioso del barrio de Prosperidad en el que asistían otros musulmanes de credo sufí para rezar, según las conversaciones mantenidas a través del teléfono y que fueron intervenidas por la policía. La rama a la que pertenece el Estado Islámico es la suní. El detenido aseguraba a su compañero de ideales que quería liberar este lugar "con una espada o un bazoca" a lo que el otro presunto terrorista le respondía que mejor con la espada para "que haya sangre". 

Las pesquisas policiales comenzaron tras la compra de dos pistolas "Las pesquisas policiales comenzaron tras la compra de dos pistolas"

La Fiscalía ha descrito el contenido de estas charlas telefónicas. Según han explicado, Essalhi tenía un especial odio hacia los españoles y aseguraba que estaba adoctrinando a un contacto de Marruecos. Asimismo, Oudra mostraba su insatisfacción con la vida y relataba varios intentos de autolesionarse tras una ruptura sentimental y un cambio de domicilio, unos hechos que le llevaron a ser puesto bajo la vigilancia de la policía.

Las turbulencias personales por las que estaba pasando Oudra fueron aprovechadas por Essalhi para adoctrinarle e infundarle ideas extremistas que le llevaran a cometer un grave atentado contra los ciudadanos de Madrid. El objetivo de este manipulador era aislar a su discípulo y guiarlo hacia la destrucción total.

En cuanto a El Mourabet, las investigaciones han determinado que se mantenía en contacto con terroristas del ISIS y combatientes de estos terroristas. Entre ellos se encontraba Ayoub El Khazzani. Este yihadista intentó cometer un atentado en París en un tren entre Ámsterdam y la capital francesa, pero afortunadamente fue reducido por otros viajeros y solo causó dos heridos.

Comentarios