Buscar
Usuario

Noticias

El juez archiva el caso Yéremi Vargas y exculpa al principal sospechoso

La causa abierta contra Juan 'el Rubio' ha sido archivada por la falta de pruebas contundentes.

La causa abierta contra el principal sospechoso del caso Yéremi Vargas, el niño grancanario de siete años desaparecido en 2007, ha sido archivada por Juan Manuel Hermo Costoya, el magistrado titular del Juzgado de Primera Instancia número 2 de San Bartolomé de Tirajana de la isla de Gran Canaria.

Sobre Antonio Ojeda Bordón, alias 'el Rubio', recaía una acusación de homicidio y detención ilegal del menor. El sospechoso residía en la misma localidad que el pequeño desaparecido. En 2016, fue llevado a prisión preventiva en Algeciras (Cádiz) hasta que se solucionara el conflicto legal que permanecía abierto. Se le acusaba de otro presunto delito de abusos sexuales a un menor en 2012.

Un sospechoso polémico

El principal sospechoso del caso Yéremi Vargas, Antonio Ojeda Bordón "El principal sospechoso del caso Yéremi Vargas, Antonio Ojeda Bordón"

El auto de 45 folios que el juez Hermo Costoya deglosó que no es posible continuar con la línea de investigación que apuntaba a 'el Rubio' debido a que no se han encontrado pruebas suficientes hasta ahora sobre la desaparición de Yéremi Vargas, según informa el periódico isleño Canarias7. La relación entre el acusado y la víctima es, por tanto, nula debido a la escasez de indicios.

"Se puede concluir que no existen en este momento medios de prueba, siquiera indiciarios, que de un modo objetivo y razonable permitan dirigir la causa contra una persona o personas indeterminadas", explica el juez en las 45 páginas del auto. Asimismo, el magistrado asegura en su resolución que la causa abierta contra Antonio Ojeda Bordón no se sostiene debido a que "no dejan de ser meras afirmaciones y valoraciones subjetivas de los miembros del equipo de investigación".

El juez afirma que tras realizar una labor de investigación basada en los argumentos y las pocas pruebas que tenían contra 'el Rubio', "no existe ningún indicio de la partipación de Antonio Ojeda Bordón en la desaparición investigada en las presentes actuaciones, ni de ninguna otra persona. Por lo tanto, ha de acordarse el sobreseimiento provisional y archivo se la causa".

Este archivo se produce, según explica el propio juez, de manera provisional. La familia de Yéremi Vargas puede presentar un recurso ante la Audiencia Provincial de Las Palmas. Algo que, con toda probabildiad, llevará a cabo.

Un caso que lleva abierto 10 años

Diez años de la desaparición de Yéremi Vargas "Diez años de la desaparición de Yéremi Vargas"

El 10 de marzo de 2007 desaparecía el menor Yéremi Vargas a la edad de siete años en el municipio grancanario de Vecindario. Desde entonces, se comenzó una búsqueda que ha marcado a toda una familia y a la población de la isla para siempre. La sociedad se volcó con los familiares y, en especial, con la madre de Vargas, Ithaisa Suárez.

Ciudades enteras eran empapeladas con la cara de Yéremi Vargas para encontrar al pequeño. Los medios de comunicación dieron la voz de alarma y toda la ciudadanía mostró su solidaridad con los afectados. Más de 500 vecinos, amigos, familiares y agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado participaron activamente durante los primeros días. El Ejército se ha visto involucrado en su búsqueda. Todos los ministros de Interior que han pasado por la cartera desde entonces han mantenido una línea directa de contacto con la familia, según afirman ellos mismos.

Ocho años después, concretamente en 2015, se hallaba un cráneo en un parque de Vecindario que acongojó a toda la familia de Vargas. Sin embargo, respiraron "aliviados" al determinarse que no pertenecía al menor, sino a una mujer de mediana edad.

En marzo del mismo año, aparecía en acción Antonio Ojeda Bordón, alias 'el Rubio', de 56 años, en una entrevista al programa de Antena 3 'Espejo Público'. Durante esta charla televisada, Ojeda afirmó haber sido testigo del secuestro por parte de una mujer y entró en un bucle de contradicciones y lapsus mentales que sirvieron a las autoridades policiales para atar cabos y señalarle directamente, entre otros motivos. 

El Rubio dando una entrevista en Antena 3 afirmando que había sido testigo del rapto del menor "El Rubio dando una entrevista en Antena 3 afirmando que había sido testigo del rapto del menor"

Asimismo, los delitos de violencia de género, abusos sexuales a menores y agresión a un policía recreaban el perfil de un psicópata y le hacían el principal sospechoso de la desaparición de Yéremi Vargas. En 1988 agredió a un agente y en 2005 fue condenado por violencia de género. Sobre él pesa una denuncia de abuso sexual a un menor en 2012, por la que fue ingresado en prisión provisional en Cádiz.

Las autoridades estrecharon las labores de investigación tras su historial delictivo, sus contradicciones en entrevistas y por ser propietario del coche Renault 5 blanco que se buscaba tras su posible relación con el presunto secuestro del hijo de Ithaisa. Además, no son los únicos motivos: el mismo Ojeda aseguró a los agentes durante el proceso de investigación que había sido testigo del rapto del menor grancanario: "Estaba tirado en el suelo con su tía, una mujer rubia. Les pregunté por qué estaba el niño llorando", afirmó entonces.

Tras esta crónica de acontecimientos, los agentes se personaron en la cárcel de Algeciras en la que se encontraba de manera provisional para leerle sus derechos e informarle oficialmente de su imputación el pasado 31 de mayo de 2016 en el 'caso Yéremi Vargas'. El acusado negó todos los hechos.

El dolor para la familia de Yéremi Vargas aún no ha acabado "El dolor para la familia de Yéremi Vargas aún no ha acabado"

Pocos meses después, los diarios Canarias7 y La Provincia informaban que un preso compañero de celda había relatado al juez la confesión de Ojeda del asesinato de Vargas. "Se me fue de las manos, echó a correr y tuve que desaparecerlo", le dijo presuntamente 'el Rubio' a su colega de prisión.

Sin embargo, ahora, más de un año después de su ingreso en prisión por la otra causa abierta en su contra, la justicia archiva la causa contra él debido a la falta contundente de indicios. 

La angustia emocional y judicial continúa, diez años después, para Ithaisa y el resto de familiares del menor. Solo el tiempo podrá resolver este enigma si se logra capturar al culpable y esclarecer los hechos que llevaron a que una persona sin ningún tipo de humanidad acabara con la ilusión de toda una familia y le arrancara de sus brazos a un niño de tan solo siete años de edad.

Artículos recomendados

Comentarios