Los juegos de toda la vida ahora son apps para el móvil: ventajas e inconvenientes

Los juegos de toda la vida ahora son apps para el móvil: ventajas e inconvenientes

Antes nos sentábamos a jugar todos alrededor de una mesa, ahora, podemos jugar cada uno en nuestra casa sin necesidad de reunirnos.

Juegos Maribel Baena Maribel Baena 21 Enero 2018 13:29

Que las nuevas tecnologías han cambiado por completo nuestra vida no es ningún tipo de secreto. Hace unos años (bastantes ya) salíamos a la calle acompañados únicamente de nuestras llaves y algo de dinero; ahora necesitamos también el móvil y, en muchas ocasiones, el cargador portátil del móvil para que el primero no nos abandone en todo el día. Nuestra forma de comunicarnos con los demás ha cambiado, así como nuestra forma de relacionarnos con nuestro entorno. Ahora dependemos de estas pequeñas pantallas para prácticamente todo.

Y esto, en sí mismo, no tiene por qué ser algo negativo. El mito de que cualquier pasado fue mejor no es más que eso, un mito. Las posibilidades (prácticamente infinitas) que las nuevas tecnologías nos ofrecen son en su mayoría positivas, y no solo debemos aceptarlas... ¡Sino que queremos hacerlo!

Incluso nuestra forma de jugar, con los clásicos juegos de toda la vida, ha cambiado. Aunque solo ligeramente. Los juegos que antes necesitaban de un tablero y fichas, como el parchís o la oca, ahora se juegan a través de una aplicación móvil, y sin necesidad de que los jugadores estén presentes en la misma habitación. Con conexión a internet no hace falta prácticamente nada más. 

Los juegos han pasado a ser online "Los juegos han pasado a ser online"

Mas sí es cierto que hay que hacer una objeción bastante grande a esto: los llamados millennials (entre los que, por edad, me incluyo) continúan jugando a juegos de mesa, solo que ahora son mucho más novedosos e ingeniosos. Son juegos como el Bang, el Jungle Speed, el Munchkin... Juegos divertidos, que requieren de un grupo bastante amplio de gente para funcionar, y que han superado con creces a los clásicos de toda la vida como el parchís o las cuatro en raya. Porque exigen mucha más estrategia, mucho más esfuerzo y son bastante más entretenidos.

Pese a todo, es innegable que mucho de los juegos que se han considerado clásicos ahora han pasado a ser digitales en lugar de analógicos. Ahora hay quien prefiere jugar un parchís por internet, sin tener que depender de ver o no a la persona físicamente. ¿Y tiene esto algo de malo? Eso es lo que vamos a ver a continuación: cuáles son las ventajas de los juegos de mesa en versión aplicación de móvil, y cuáles son sus inconvenientes. Todos ellos matizados, por supuesto.

Las ventajas y los inconvenientes van de la mano

Realmente, por cada ventaja podríamos sacar un inconveniente, y por cada inconveniente podríamos sacar una desventaja. Y es que los aspectos positivos de poder jugar a un juego mediante una aplicación también pueden ser tomados como negativos, dependiendo de la perspectiva de la que lo analicemos.

Por ejemplo, una posible desventaja es que no necesitamos, per se, estar con nuestros amigos en la misma habitación. Esto hace que no compartamos las mismas risas, que el momento de reunión no sea más ameno, que no compartamos confidencias... Se pierde el factor reunión de los juegos, algo que siempre se ha valorado mucho. Mas no tiene por qué ser exactamente así; puede ser que, cuando se tenga la opción, se prefiera jugar físicamente y, cuando no, los juegos a través de una aplicación acaben siendo el sustitutivo perfecto. No hemos de olvidar que con las nuevas tecnologías, las distancias son relativas. Antes solo podíamos hablar con la gente que teníamos cerca, pero ahora podemos mantener relación de amistad con gente a la que no hemos visto en la vida. ¿Cómo compartimos una tarde de parchís, por ejemplo, con alguien que vive a mil kilómetros de nuestra casa? ¡Pues con una videollamada y una aplicación!

¿Nuevos juegos, o juegos antiguos? "¿Nuevos juegos, o juegos antiguos?"

Eso sí, un inconveniente claro y contra el que no hay defensa posible son los anuncios invasivos. Esos anuncios contra los que la única alternativa es o apretar los dientes, o pagar el plus que la aplicación te pide para que estos desaparezcan. En el caso de que se pueda pagar para eliminar los anuncios, deberíamos ser sinceros con nosotros mismos: el tablero del juego de mesa nos hubiera costado mucho más caro que el euro que nos piden para jugar sin publicidad.

No obstante, hay una peor jugabilidad en general a este tipo de juegos cuando se trata de recurrir a los clásicos. Es complicado que un tablero en una pantalla de cinco pulgadas (en el mejor de los casos) iguale, siquiera, a un tablero de treinta o cuarenta centímetros.

Aunque, como hemos dicho, estas aplicaciones no son en sí mismas sustitutivos de los juegos de mesa tradicionales, sino más bien complementarias. Son la opción ideal para cuando queremos echar una partida a algo con nuestros amigos, pero estos están demasiado lejos y nos es imposible quedar para pasar la tarde juntos. Además, tienen algunas ventajas que difícilmente conseguirán igualar los clásicos. Por ejemplo, añaden efectos tanto sonoros como visuales, haciendo que la experiencia sea mucho más interactiva y emocionante. Son mucho más inmediatos y mucho más rápidos, ya que las partidas duran bastante menos.

Los juegos de toda la vida ahora son aplicaciones

Hay aplicaciones que complementan los juegos de mesa "Hay aplicaciones que complementan los juegos de mesa"

Lo positivo de todos estos cambios es que ahora podemos encontrar todos los juegos que antes teníamos que comprar en la tienda gratis en la tienda de aplicaciones. Como el Parchís Online, el Conecta Cuatro, el Ajedrez, la Oca... Las tiendas de aplicaciones tienen una diversidad increíble, y nos permiten elegir entre distintas aplicaciones, incluso. Sí es cierto que las más famosas son las que más se usan, pero hay otras tantas que se pueden encontrar y pueden ser bastante interesantes.

También han surgido nuevas aplicaciones que tratan de imitar juegos típicos, pero mejorando. Por ejemplo, el Trivial pasó a ser el Atriviate, del que han derivado preguntas como Preguntados, cuyas mejoras han sido tan interesantes que incluso podrían llegar a superar las primeras versiones. También está el Apalabrados, el Rise Wars... ¡O incluso el Clash Royale! Todas estas aplicaciones superan a las que han versionado, sin lugar a dudas.

Aunque lo más llamativo de todo es que ahora hay aplicaciones que nos permiten complementar a los juegos de tablero fisico, consiguiendo que estos sean mucho más interactivos. Por ejemplo, el Monopoly tiene una aplicación que te permite crear nuevas casillas para imprimir y colocar sobre el tablero clásico; hay cientos de aplicaciones de dados que hacen que no tengamos que estar tirando dados sobre la mesa en ningún caso. 

¿Qué preferís vosotros? ¿Las versiones físicas, o las aplicaciones?

Comentarios