Buscar
Usuario

Noticias

La inusual rapidez de Jorge Palma: descuartizó el cuerpo de Marta Calvo en hora y media

La Guardia Civil investiga si la madre de Jorge Ignacio Palma colaboró con su hijo en el descuartizamiento de Marta Calvo.

La inusual rapidez de Jorge Palma: descuartizó el cuerpo de Marta Calvo en hora y media

Jorge Palma es el descuartizador confeso de Marta Calvo, la joven desaparecida la madrugada del 7 noviembre en el municipio de Manuel. El hombre, que era el principal sospechoso desde el primer momento, ya que se perdió la pista a la joven en su casa, se presentó ante la Guardia Civil de Carcaixent el 4 de diciembre para confesar que, tras una muerte accidental, había descuartizado el cuerpo de Marta y lo había depositado en diferentes contenedores de municipios cercanos.

Desde entonces, continúa la búsqueda del cuerpo de Marta Calvo en diferentes puntos mientras se esperan los resultados de los restos encontrados en casa de Jorge Palma. Los investigadores tienen como propósito encontrar los restos de la joven para analizar si, como dijo el acusado, la muerte de la misma fue accidental o en realidad la asesinó. Esta cuestión es clave, ya que el hecho de descuartizar el cadáver de una persona a la que no has matado no constituye un delito en sí.

La investigación avanza y ya se ha ampliado a Madrid, Cataluña e Italia. La policía, además, piensa que puede haber otros casos relacionados con el detenido, como la muerte de dos prostitutas en Valencia, que habían realizado prácticas similares con Palma y la droga.

La rapidez del acusado

El acusado depositó los restos de Marta Calvo en varios municipios valencianos "El acusado depositó los restos de Marta Calvo en varios municipios valencianos"

La forma y rapidez de actuar que tuvo Jorge Ignacio Palma tras ver a Marta muerta, según él, a las cinco de la tarde, ha sorprendido a los investigadores. El detenido debió pensar rápido, puesto que condujo ocho kilómetros para tirar la ropa, el bolso y el móvil de la joven en un contenedor.

Tras ello, volvió a conducir a tres pueblos diferentes para comprar bolsas y guantes en un supermercado, ácido en un centro comercial y serruchos en una ferretería de Lollería. Cuando volvió, se quitó la ropa y en tal solo hora y media ya había descuartizado el cuerpo de Marta Calvo.

Después, metió sus restos en nueve bolsas y al día siguiente los dispersó en diferentes contenedores de pueblos cercanos. De los serruchos se deshizo aun más lejos, a unos 50 kilómetros. Volvió a su casa, limpió y tiró los utensilios. Aquella misma tarde llegó su madre, y ahora la Guardia Civil investiga si la mujer ha podido estar implicada o si ha colaborado con su hijo.

La mujer, por su parte, ha declarado que fue por el cumpleaños de su hijo, pero enfermó y no salieron de la casa de Lollería, en la que Jorge la estuvo cuidando. Admite que acudieron a la casa de Manuel, pero únicamente a pagar al casero. Mantiene que no ayudó a limpiar nada y que al volver a Mallorca se llevó la ropa, la Tablet y el router de Jorge Ignacio.

Artículos recomendados

Comentarios